Recursos de Psicología y Educación

Epistemología de la complejidad

Publicado: Oct 7, 09 │ Categorías: Artículos2 Comentarios
  • Víctor Manuel Hugo Sema
    Argentina



Este artículo abordará ideas sobre la complejidad, la estructura de conocimiento del ser humano, el lenguaje. Se buscará en los términos semejanzas, diferencias y correlaciones, con el propósito  de arrojar alguna luz sobre aquellos y no solamente nombrarlos sin analizarlos.

RESUMEN

Desde que se derrumbó el postulado de la simplicidad de la realidad, iniciado desde los albores de la civilización hasta Newton, el estudio de los Sistemas Complejos no sólo adquirió características de necesidad, sino que los mismos deben abordarse con metodologías distintas a las usadas para los sistemas simples. Tal es el caso del estudio de la estructura del átomo que se creía simple, y las investigaciones demostraron la “complejidad de lo simple.” Ambos términos están relacionados y uno no puede definirse sin el otro.

Complejo puede definirse como estando constituido por elementos simples y éste como una síntesis o confluencia de lo complejo.

El presente artículo también abordará  ideas de cómo conoce el ser humano, pues el método de indagación de los procesos de la realidad no puede ser estudiado si no se  analiza la estructura de conocimiento del ser humano que, a su vez, está influenciado por la cultura y por la forma más elaborada de ésta, el lenguaje. Los discursos generan prácticas discursivas.

Se buscará en los términos semejanzas, diferencias y correlaciones, con el propósito  de arrojar alguna luz sobre aquellos y no solamente nombrarlos sin analizarlos.

Si tomamos el lenguaje como constructor de objetos y conceptos (que son la representación de aquellos) podremos rastrear la ideología que subyace tras los mismos (y por ende la metodología que lo sustenta). Se encontró que ciertos  términos derivados de la física, tales como el de simetría, complementariedad, pueden y de hecho se aplican a la teoría de los sistemas y, por lo tanto, a la practica de la psicología que toma ésta teoría.

Introducción

Tomaremos una definición de epistemología, aquella que postula una gnoseología, esto es, los modos que podemos abordar el conocimiento de algún aspecto de la realidad, si es  posible esto; sin entrar en un planteamiento ingenuo, de la posibilidad del conocimiento de la realidad como algo que está allí, ni su extremo contrario, la realidad como incognoscible, adoptaremos una postura intermedia, aquella que sostiene que es posible conocer algunos de los aspectos de la realidad, para operar en ella, indagando algunas de las condiciones características de un fenómeno que lo definen como tal y que lo diferencia de otro, con el propósito de realizar alguna intervención en ellos, ya sea a la manera de indagar sobre los mismos o alguna otra operación de interacción sobre los mismos.

Para entender mejor la temática, es necesario indagar los conceptos básicos que diferencian las epistemologías clásicas que han surgido a través de la historia, llegando así al momento presente.

Para abordar la complejidad (como el estudio inherente a un proceso, a un hecho o a un comportamiento humano) se debe empezar por abordar la definición de sistema:

“En un sentido toda realidad conocida, desde el átomo hasta la galaxia, pasando por la molécula, la célula, el organismo y la sociedad, puede ser concebida como sistema, es decir como asociación combinatoria de elementos diferentes” (Morin, 1995:41).

Prigiogine lo define define como un “sistema dinámico por el hecho de que el movimiento de cada uno de sus puntos queda determinado en cada instante por su velocidad y por la posición del conjunto de puntos materiales que lo constituyen. La dinámica define todos los estados  de un sistema como equivalentes (condición de simetría) ya que cada uno permite determinar todos los demás y predecir la totalidad de la trayectoria que constituyen la evolución del sistema. La predecibilidad de los fenómenos se tomó como una condición necesaria de las ciencias denominadas duras. Por otro lado,  la dinámica hace de la reversibilidad  la propiedad de toda evolución dinámica” (Prigiogine,1983: 89).

Aquí nos detendremos a analizar los términos de reversibilidad y simetría y sus implicancias epistemológicas.

En el desarrollo de las ciencias duras, estos dos conceptos implican fenómenos repetibles, que se puede experimentar con ellos, premisa que ha sido la base del pensamiento positivista, corriente que determina como base del conocimiento científico el manipular los fenómenos (las variables dependientes), como esto no puede suceder con las ciencias sociales por que los fenómenos humanos son impredecibles, quedaban éstas relegadas al papel de ciencias blandas en el mejor de los casos o ciencias de la cultura en otro.

Con el descubrimiento de la irreversibilidad se dio por tierra con la certidumbre y con la reversibilidad y, por ende, con los objetos simétricos.

Dice Prigogine “Hemos descubierto que la irreversibilidad  (de los procesos) juega un papel esencial en la naturaleza y se encuentra en el origen de muchos procesos de organización espontánea, la ciencia de los procesos irreversibles ha rehabilitado en  el seno de la física, la idea de una naturaleza creadora de estructuras activas y proliferantes. Por otra parte ahora sabemos que tanto en la dinámica clásica o en la que concierne al movimiento planetario, ha muerto el mítico diablillo omniscente al que se suponía capaz de adivinar el pasado y el futuro a partir de una descripción espontánea. Nos encontramos con un mundo indiscutiblemente aleatorio, en un mundo en el que la reversibilidad y el determinismo son casos particulares y en el que la irreversibilidad y la indeterminación  microscópica son la regla” (Prigiogine, 1993: 38).

Definición de complejidad

Para  Prigiogine  las ciencias sociales (economía, filosofía, psicología) están regidas por la noción de incertidumbre. Esto no quiere decir que el conocimiento de tales disciplinas no sea certero, probable, incierto, etc. pero, sin embargo, posible, aunque no verdadero. Cuando se descubre la flecha de tiempo, es decir cuando comenzamos a indagar que los sucesos o eventos en curso son irreversibles, que no se pueden volver a repetir, la noción de que todo viene dado  de una sola vez ya no puede sostenerse.

Uno de los conceptos  básicos de los nuevos  enfoques científicos es precisamente la noción de tiempo. Esto implica:

– Sucesos
– Trayectorias
– Complementariedad
– Complejidad
– Tiempo

La introducción del concepto de  la flecha del tiempo implica la consideración de estos conceptos. Por derivación deducimos otros términos importantes, por ejemplo el de probabilidad. Dos son los elementos básicos que eliminamos en la noción de certidumbre en las ciencias clásicas, la ruptura de simetría del tiempo y la noción de sistemas convergentes y  divergentes.

La ruptura de simetría del tiempo     

Dicha simetría (ésta expresa que los estados de un sistema son iguales y que a partir del conocimiento de uno se deduce el otro) fue dejada de lado cuando Prigogine descubre  la formación de las  estructuras disipativas en un sistema. Este autor expresa “Las estructuras disipativas son aquellas de no-equilibrio. Estas sólo existen mientras el sistema disipa energía y permanece en interacción con el mundo exterior. He aquí un contraste entre las estructuras de equilibrio (conservativas) como los cristales que son estables una vez que se formaron” (Prigogine, 1993: 27).

Aquí observamos que la noción de caos disipativo temporal (como cuando un sistema familiar entra en crisis por ejemplo ante la separación de los cónyuges o  la partida de un hijo) y que la irreversibilidad del suceso, una vez que éste se produjo, lleva a fenómenos tales como el nuevo ordenamiento del sistema como no existía anteriormente. El suceso así definido, ya no contiene elementos simétricos, sino complementarios, ya no posee trayectorias iguales entre los componentes, son distintas. La reversibilidad de las leyes de la física clásica es incompatible con la irreversibilidad de los sistemas complejos.

A nuestro entender, la noción de suceso (que implica como mínimo dos entidades en interacción) es la clave de la diferencia entre ambos enfoques. La noción de interacción (que define un sistema) es totalmente distinta de la noción de entidad, pues en ésta no se tienen en cuenta ninguna interacción y cada entidad es considerada igual a la otra.

La noción de irreversibilidad introducida por el segundo principio de la termodinámica no sólo dio un giro total a la física clásica, sino que al hacer equivalentes a la información con la probabilidad estadística, se encontró que las ciencias sociales  (como ciencias que estudian fenómenos probables y no certeros) podían ser consideradas como las  ciencias duras.

La noción de sistemas convergentes y  divergentes

El desplazamiento de Bernoulli expresa que la distancia entre dos trayectorias aumenta exponencialmente con el tiempo. Los sistemas que presentan una divergencia exponencial son por definición caóticos.  La noción de trayectoria que es fundamental en la ciencia física clásica, es una idealización, pues, a lo largo de tiempos prolongados, dichas trayectorias se desvían. Los sucesos convergentes son predecibles. Los sucesos divergentes (como lo son en general los procesos sociales) son impredecibles, esto significa que cualquier estado es  probable en el sentido que puede desplazarse a cualquier otro estado, pero no podemos predecir con certeza hacia cual lo hará.

El desplazamiento de Bernoulli, expresa el prototipo del caos dinámico. No debemos preocuparnos por la noción de caos que implique algo amorfo, complicado, inabordable. Cuando en nuestra práctica psicológica con sistemas familiares observamos conductas en apariencias caóticas significa que son incomprensibles para nuestra manera habitual de observar dicho fenómeno y que el caos  no es una propiedad exclusiva del sistema en cuestión sino también de la manera como realizamos las observaciones nosotros los observadores.  Uno de los mayores méritos de las nuevas tendencias en la ciencia es la de incorporar el observador (con toda su subjetividad) en lo observado, abriendo así nuevas y más interesantes perspectivas en las distintas investigaciones.

La noción de incertidumbre introducida por Boltzman hace más de cien años incorporó una noción de aproximación estadística basada en el cálculo de probabilidades (de aparición de un fenómeno) y dejó de lado la certeza de las observaciones.

El principio de incertidumbre de Heinsenberg (con su principio de que no se puede establecer velocidad y posición de un átomo a la vez) eliminó la idea de certidumbre.

Para Morín complejidad ante todo “Es un fenómeno cuantitativo, una cantidad extrema de interacciones e interferencias entre un número muy grande de unidades (…) Comprende también  incertidumbres indeterminaciones, fenómenos aleatorios, azar” ( Morín, 1995:59-60).

La noción de estado y  de interacción

La física clásica tenía como objetivo descubrir (…) el buen conjunto de variables que define el sistema de manera tal que la descripción tenga la máxima sencillez y economía tal que los principios de la dinámica y en particular el principio de la conservación de la energía pueda aparecer con toda claridad” (Prigogine,1983:99).

Acá se hace necesario realizar una aclaración, para la física tradicional eliminar la interacción (entre los componentes de un sistema) y llegar a las representaciones en donde cada punto se comporta independiente uno del otro es la aspiración habitual, por ejemplo:

.____.____.____.________                                    ……………………….
Las rayas significan interacción entre los puntos

Por ésta vía se suprime formalmente toda interacción (como si esto fuera posible) y esto representa el concepto de integrabilidad. Todo sistema definido en función de ecuaciones diferenciales integrables pueden ser representados como un  conjunto  de unidades cada una de las cuales evoluciona  aisladamente, con independencia de las demás.

Implicando así definir a un sistema dinámico como algo estático y determinista y que en la práctica es o una contradicción o un mal empleo de los términos o una  imposibilidad de observar lo evidente. Sistema es por definición: un conjunto de partes inter -actuantes y dinámico es lo contrario a estático. La física clásica, con Newton en primer término quería (también Einstein lo sostuvo) encontrar una ley única que explicara todos los fenómenos y si es de manera simple mejor. Pero encontraron que la realidad se resiste ser considerada de manera simple y es por definición, compleja.

Esto lo descubren Poincaré y Bruns, cuando demostraron que el movimiento de la tierra, el sol y la luna  no  podían ponerlo bajo la forma de integrables. Esto anunció el fin de que el movimiento dinámico es homogéneo (Prigogine, 1983:106).

Las formas del conocimiento  

Realizada la aclaración entre algunas de las diferencias de la física clásica y las tendencias actuales, intentaremos esbozar la manera como las personas accedemos al conocimiento de algunos de los aspectos de la realidad.

En primer lugar, analizaremos algunas de las maneras de percibir que tenemos los seres humanos, ya que sostenemos que el primer elemento que participa en el conocimiento es la percepción. Lo que se pudo observar es que nuestros órganos y aparatos perceptivos, analizan la realidad de tal manera la descomponen en unidades diferentes, es así que “Todos los niños aprenden en la escuela que el movimiento es algo relativo y que sólo puede percibirse en relación con un punto de referencia. Lo que solemos dejar de lado es que ese mismo principio rige virtualmente para todas las percepciones y por lo tanto, para la experiencia que el hombre tiene de la realidad. Las investigaciones sobre los sentidos y el cerebro han demostrado acabadamente que sólo pueden percibirse relaciones y pautas de relaciones y que ellas constituyen la esencia de la experiencia” (Watzlawick: 1966  32).

Estas son dos unidades diferentes  que denominé procesos binarios, ya que toda la realidad es binaria, al menos desde la perspectiva de nuestra manera de percibir la misma. (Sema, 1988:17). Los procesos de la física clásica son considerados de la siguiente manera:

Procesos:

– Simétricos
– Estáticos
– Unitarios
– Reversibles

Y estos se contraponen a lo expresado actualmente  a procesos:

– Complementarios
– Dinámicos
– Múltiples
– Irreversibles

Lo más similar que encontramos a los procesos binarios es el método dialéctico con su posturas de tesis,  antítesis y síntesis de Hegel y el proceso dialógico expresado por Morin (1995). Una de las ventajas del método hegeliano es que incorpora las contradicciones inherentes a un proceso, que en otros métodos los eliminan.

Kant ya había dejado entrever que un ser vivo que tuviera otra estructura nerviosa percibiría la realidad de manera diferente. Esto de hecho es así, los perros por ejemplo tienen una estructura anatómica y fisiológica que les permite percibir sonidos que los seres humanos no percibimos. Desde este punto de vista, postulamos que la realidad es una función de nuestra estructura nerviosa y nuestra estructura nerviosa está diseñada en función de la realidad.

También las limitaciones culturales nos impiden o nos limitan la apreciación de determinados elementos de la misma, es decir lo social nos ordena que está permitido observar de la misma. Es el caso de Galileo, que tuvo que dejar de lado lo que él observaba que la tierra giraba alrededor del sol en contra de los postulados de la iglesia católica que decía lo contrario.

El objeto

Para Ashby sistema dinámico es algo que puede cambiar en el tiempo (Ashby: 1966: 27) “Una línea de comportamiento estará especificada por una sucesión de estados y por los intervalos temporales que los separan“. Ya aquí comprobamos una definición totalmente distinta de sistema dinámico a la planteada por Newton.

Dice Hepler (1972) “Estado de un sistema en un instante dado es el conjunto de valores numéricos que tengan sus variables. La energía es una función de estado”. En termodinámica encontramos dos funciones de estado, una como la energía y otra como la función de trayecto como lo son el calor y el trabajo.

El segundo principio de la termodinámica (llamado así por Classius, significa convertirse en). La cantidad de desorden se mide en términos de entropía que está ligada al calor y a otros fenómenos incluyendo la información. Una manera de definir la entropía es en el número de estados posibles  de un sistema para una situación dada. El desorden aparece porque no sabemos en qué estado se encuentra el sistema. Entonces el desorden es esencialmente lo mismo que la ignorancia, la entropía es una medida del número de grados de libertad de un sistema. Un sistema con gran entropía puede encontrarse en muchos estados distintos (Hepler, 1972:167). El desorden microscópico (entropía) de un sistema y su medio ambiente (todo lo relativo al universo) no decrece en forma espontánea.

Lewis y Randall (Hepler,1972:175) dieron otra definición generalizándose para todos los fenómenos naturales: cualquier sistema librado a sí mismo, por regla general, evolucionará hacia un estado de máxima posibilidad.

Boltzman descubrió la relación matemática entre entropía y probabilidad haciendo posible, a nuestro entender, el estudio de los fenómenos sociales como estudio de los acontecimientos probables, no certeros.

Todas las otras variables que se ocupa la ciencia pueden aumentar o disminuir  pero la entropía y el tiempo siempre aumentan. Es una variable en un sólo sentido, como lo dijo Eddington, la entropía es la flecha del tiempo, va en una sola dirección.

En 1824 se publicó, en un libro de Sadi Carnot, la base del segundo principio de la termodinámica, allí se encuentran tres ideas fundamentales:

1. Introducción al concepto de ciclo. Una serie de procesos que pueden retrotraer el sistema a sus condiciones iniciales.

2. Reversibilidad. Un proceso reversible es aquel que puede realizarse en condiciones ideales sin fricción o disipación en un proceso reversible la variación de entropía que se produce en la primera parte del proceso está contrarestada exactamente por un cambio de entropía igual y opuesto en la segunda parte del proceso.

3. La fuerza motriz del calor es independiente de los agentes utilizados para obtenerla. Su cantidad queda fijada únicamente por la temperatura de los cuerpos entre los cuales se realiza la transferencia calórica. La termodinámica está asociada a los procesos irreversibles y con única dirección, a la flecha del tiempo.

El sujeto

Descartes construye el sujeto gnoseológico separándolo del objeto. Para él existe una máxima diferencia entre el pensar (lo que el sujeto realiza) de lo pensado (aquello sobre lo cual se piensa). Sin embargo, no se tiene en cuenta el proceso mediante el cual ambos elementos entran en contacto, esto es, el   lenguaje que hace posible el entendimiento de aquello sobre lo cual se piensa. Se desprendió de la tradición aristotélico tomista de la gnoseología para ubicar el individuo como hacedor de su propio conocimiento pero deja de lado la influencia de la sociedad en la producción de todo lo social  incluido ell conocimiento.

El todo para Descartes es oscuro y confuso. El átomo es claro y distinto. Es el concepto de la diferencia. Para él, la verdad está de lado de lo simple. Einstein hizo a la inversa, partió del pensamiento para llegar al objeto.

Spinoza habla de leyes necesarias y juicios contingentes que luego aparecen en Kant y hasta en  éste autor se observa con cierta claridad la influencia de lo religioso en la concepción del mundo. Kant construye un sujeto que da entrada al objeto, el pensamiento filosófico de Hegel  proviene en gran parte de Kant.

Para Morín, toda realidad puede considerarse como sistema y en principio lo complejo es un sistema y éste debe estudiarse no sólo como un objeto sino dar intervención al sujeto que conoce. Nosotros adscribimos a la tesis de que sujeto y objeto forman parte de lo complejo y no puede estudiarse la complejidad sin incluir a ambos.

Y, como lo señala Rush, la participación constituyente del sujeto humano en el mundo conocido por la ciencia es el gran aporte de los idealismos filosóficos, especialmente el de Kant, pero en Prigogine y Stengers sujeto y objeto son sistemas materiales en relación (Rush, 1998 :104).

Sistema abierto

Es aquél que intercambia energía (o información) con el medio circundante, distinto a  sistema cerrado que no intercambia energía con lo que lo rodea.

Ejemplo típico de sistema abierto son los sistemas vivos que tienen a nuestro entender las siguientes características básicas:

– La existencia y la estructura dependen de intercambios energéticos y comunicativos de una fuente exterior a sí mismos.

– Poseen  organización, retroacción, información.

Dice Morín que de esto se desprenden dos condiciones en los sistemas abiertos:

1. Las leyes de organización de los seres vivos no son de equilibrio sino de desequilibrio o también podríamos decir de equilibrio inestable.

2. La inteligibilidad del sistema no sólo debe encontrarse en el sistema mismo sino fundamentalmente en relación con el medio ambiente (nosotros agregaríamos al observador participante).

La consideración de los sistemas abiertos es básica para la comprensión de la complejidad. De tal forma que la manera que un ser humano conoce o se conoce a sí mismo debe necesariamente incluir al medio social,  cultural  e histórico en el cual vive, ya que éste determina su forma de ser, padecer y conocer el mundo, crea y es creado por el mundo circundante.

“… La inteligibilidad (de los sistemas) debe encontrarse en el sistema mismo (no solamente en él) y en su relación (interacción recíproca diríamos nosotros) con el ambiente y esa relación no es una simple dependencia sino que es constitutiva del sistema” ( Morín, 1995: 44).

La información en los sistemas abiertos

El constructivismo, considerado sobre todo del lado de las terapias sistémicas, incluye al observador en lo observado. Para, de tal manera, integrar en el proceso de conocimiento de la complejidad, al objeto y al sujeto. Tarea difícil, ya que una entidad externa al sujeto debe observar lo observado y así sucesivamente.

Sin contemplar a los sistemas cerrados (que son clasificatorios) alguna operación de segmentación de las características de los fenómenos a investigar debemos realizar. La dificultad  radica  en  encontrar “aquellos fenómenos que son característicos de un sistema en cuestión“. Para Marx, estudiar al hombre era estudiar la manera de intercambios de producción y de explotación de unos sobre otros, para Freud era el manejo de los impulsos y para la teoría de la comunicación son los modos por  los cuales nos relacionamos las personas, sobre todo en el seno de la familia y de la sociedad.

Cualquiera que sea el rango de estudio que tomemos, ya éste se nos presenta  mínimamente como complejo, esto es como un todo, que está en relación hacia arriba con un supra-sistema y hacia abajo con un sub-sistema, pero no organizado a nivel de jerarquías ni de orden de clases, sino de momentos perceptivos que  realizamos y que dependen, como dijimos anteriormente, del orden cultural-social que, a modo de mandamiento, nos impone qué fenómenos consideraremos y cuáles no.

Información – organización

En  esto lo básico a considerar a nuestro entender, es la noción de dígito binario. Toda información debe contener una expresión y su contrario, 1 – 0. Nuestro sistema nervioso opera con dos procesos; excitación-inhibición, de allí que concluimos que la realidad es percibida por nosotros como binaria (Sema, 1988:18).

El código genético ADN puede ser concebido como una información codificada (programa) que portamos los humanos y que deben ser transmitidas a la descendencia ( Morín, 1995, 48).

La noción de información que une a la física con la biología, vía del segundo principio de la termodinámica puede ser concebida como estadística, probabilidad (de aparición de fenómenos, de estados, de procesos) (Singh, 1979:87).

Otro concepto básico de la cibernética (concebida como rama estadística de la información ) es el concepto de la diferencia  que  aparece  desde Descartes (ver todo lo claro y distinto) hasta Kant con sus enunciados sintéticos y analíticos (observamos aquí también la realidad como proceso binario ). La introducción de la información  y por lo tanto del lenguaje, el discurso, la comunicación  etc.  ha posibilitado  considerar a las ciencias humanas al igual que la física, al introducir conceptos tales como probabilidad e incertidumbre como constitutivas de lo complejo de la misma.

La entropía crece de manera inversa a la de información:

Negentropia: Información

Negentropía: Información significa adquisición de conocimiento.

Información: Negentropía significa capacidad de organización.

Para Piaget, el concepto central de la biología es el de organización. Para nosotros, el concepto puente entre organismo biológico y organismo familiar y social, es el de  comunicación (que incluye al lenguaje pero es más que éste), ya que en cualquier sistema, desde una ameba hasta una sociedad, lo básico para su funcionamiento es el intercambio comunicativo con su entorno. Desde éste punto de vista, consideraremos que lo complejo puede ser conocido desde una teoría de la información, es la manera como se organiza un sistema, como funciona, sus condiciones características,  núcleo central y no como acumulación de partes (el análisis  cartesiano de partes), ya que éstas son infinitas, conocer significa dejar de lado otras cosas siempre quedará afuera algo.

La sociedad y el modo de intercambio de sus miembros que implica modos de producción, desarrollo tecnológico y del conocimiento, busca responder qué y de qué manera conoceremos la realidad etc., nos proveen de un programa sobre el que está permitido percibir, codificar y en el extremo hasta que hacer y como ser en el mundo. En este sentido, no somos libres de expresarnos totalmente en nuestro potencial cognoscitivo. Para dar un ejemplo, nuestro sistema nervioso está capacitado para percibir más de un millón de tonalidades de color, pero nuestra sociedad sólo nos enseña a discriminar entre unas veinte  posibilidades de tonalidades.

Síntesis

La consideración de la complejidad como parte inherente del mundo que nos rodea es insoslayable.

Hemos podido ver someramente que una manera de organizar el conocimiento es concebir la realidad como un sistema que posee propiedades distintas, consideramos a una parte de ese sistema aislado y a dichas propiedades emergentes de la interacción de sus partes distintas de las que  individuo tomado aisladamente.

Analizamos que la teoría de la información, la teoría de los sistemas y aun la teoría de la comunicación en las ciencias sociales son una parte importante y fecunda para estudiar los fenómenos complejos, que aquella puede derivarse del segundo principio de la termodinámica en su rama estadística (o probabilística) y que dichos principios no sólo se aplican a fenómenos diferentes (físicos, biológicos ,psicológicos) sino que obedecen en su  funcionamiento a órdenes organizativos (o autoorganizativos), de tal manera que se observan en todos, el principio de la entropía y la negentropía.

Proponemos estudiar la manera que conocemos los seres humanos, estudiando no sólo el modo que conocemos la realidad, sino todas aquellas limitantes (culturales, ideológicas, sociales etc.) que impiden un abordaje más fructífero a las disciplinas científicas, sociales, psicológicas, filosóficas etc.

Por último, a diferencia de Lyotard (Rush,1998:73), nosotros observamos en la comunicación (que está más allá del lenguaje y es la base del intercambio humano), un concepto fecundo y pragmático para encarar el estudio de los fenómenos culturales, siendo la relación y contenido del mensaje y ambos relacionados con un programa social explícito e implícito, dado en un momento histórico determinado que algunos (como Descartes que en su momento se atrevió a desafiar la autoridad religiosa para conocer la realidad a partir del sujeto) los que, marcarán ese saldo informativo (Rush, 1998: 75).

En fin, proponemos considerar todas las cuestiones del tiempo, simetría, la complementariedad, sistema metodológico, aspectos cognoscitivos, inclusión del sujeto en lo estudiado, el todo, las partes, las interacciones, el consenso de los investigadores, sus disensos, la complejidad, etc., y colocar los resultados entre “paréntesis” queriendo con esto decir que lo que encontremos en nuestras investigaciones o estudios de la realidad siempre serán aspectos parciales de la misma y no verdades eternas e inmutables.

Referencias

Angrist  Stanley. (1972). Del orden al caos . Edit. Troquel Buenos Aires.

Asbhy Ross. (1966). Introducción a la Cibernética. Editorial Nueva Visión Argentina .
Hepler, Loren G. (1972). Del orden al caos: las leyes de la energía y de la entropía. Edic. Troquel Bs. As.

Morín Edgar.(1995). Introducción al pensamiento complejo. Gedisa editorial. Barcelona España.

Prigogine Ilya. (1993). Las Leyes del caos. Grijalbo. Barcelona España.

Prigogine Ilya E. I. Stengers. (1983). La nueva Alianza Madrid . Alianza.

Rush Alan. (1998). Latinoamérica y el síntoma posmoderno. Instituto Interdisciplinario de Estudios latinoamericanos. Universidad Nacional de Tucumán. Argentina.
Sema  Victor. (1988). Editorial Akadia. Buenos Aires Argentina.

Singh Jagjit. (1979). Ideas fundamentales sobre la teoría de Información, del lenguaje y de la cibernética. Editorial Alianza Madrid.

Watzlawick Paul. (1966). Teoría de la Comunicación Humana. Editorial Herder Barcelona España.


  • ___________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Hugo, V. M. (2009, 7 de octubre ). Epistemología de la complejidad. PsicoPediaHoy, 11(6). Disponible en: http://psicopediahoy.com/complejidad-epistemologia/
    ____________________________________________________

2 Comentarios a: Epistemología de la complejidad

  1. Daniel Quinde dice:

    El aporte epistemológico que nos has compartido resulta una verdadera fundamentación teórica a los que nos estamos formando en la ciencia psicológica. Resulta importante determinar la complejidad de los fenómenos humanos por la inherencia del sujeto en el contexto social, político, económico, -en el momento histórico- que hace su vida cotidiana. El papel de la comunicación como un producto social necesario para el desarrollo del sujeto en las sociedades, resulta comprometedor para desde los sistemas de vida propiciar situaciones de desarrollo que estimulen a convivir en paz con los demás y con la naturaleza. La complejidad es el desafío de las generaciones actuales y veníderas, explotemos esta forma de concebir la realidad y enriquezcamos nuestra ciencia. Gracias por su valioso aporte. Estudiante de tercer año Especialización Psicología Clínica Facultad de Ciencias Psicológicas Universidad de Guayaquil, Ecuador

  2. Sema victor hugo dice:

    Gracias por leer el artículo y por tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *