Recursos de Psicología y Educación

Detección de conductas sobreprotectoras de los padres con hijos que padecen parálisis cerebral infantil en el CRIT Aguascalientes

Publicado: Feb 23, 11 │ Categorías: ArtículosSin Comentarios
  • Ana María Ceballos Rodríguez
    Centro de Rehabilitación Infantil Teletón
    Aguascalientes, México



Se realizó una propuesta para detectar conductas sobreprotectoras, que obstaculizaban  la rehabilitación de niños con Parálisis Cerebral Infantil (PCI). Tuvo 3 vertientes: filosófico (relacionada al amor); humanistas (¿Para qué vivimos?) y sistémico (concibe la familia como un todo, con subsistemas).

RESUMEN

El propósito de este estudio de tipo cualitativo, exploratorio y transversal, consistió en realizar una propuesta para detectar conductas sobreprotectoras, que obstaculizaban  la rehabilitación de los niños con Parálisis Cerebral Infantil (PCI), en el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón  (CRIT) Aguascalientes.

Para elaborar esta propuesta de un universo de 84 pacientes, se aplicó un cuestionario cerrado de 21 preguntas de opción múltiple que consta, además, de 3 preguntas abiertas; y está especialmente diseñado para detectar conductas en los padres de la población objetivo.

Los resultados obtenidos han sido interesantes, de los que se dan a conocer los más significativos, tenemos por ejemplo a nivel enunciativo:

– Se encontraron  contradicciones en las madres,  su queja de que no reciben ayuda de otros miembros de la familia, se topa con la realidad de que ellas mismas obstaculizan que otros miembros de la familia, empezando por el padre, se implique en el tratamiento; otro resultado indica que el diagnóstico médico real y emitido, no es el mismo que ellos comentan, minimizando aun el grado de la lesión; por ejemplo, si era una PCI severa, ellos comentaban que era moderada.

– La mayoría de los padres visten a sus hijos, cuando ellos mismos pueden hacerlo, si no totalmente, si de forma parcial.

– La mayor parte de los padres de familia saben que sus hijos deben dormir aparte, sin embargo, se justifican para el  efecto de poder dormirlo con ellos mismos, una excusa tal se expresa: “porque se enferma”, “porque llora y tiene miedo”; “porque no tiene cuna”, y “porque dicen tener miedo a que broncoaspire por reflujo, o durante una convulsión”.

– Más del 50% de los padres viven preocupados porque aseguran que su hijo necesita algo y no se los pueden  comunicar. Adicionalmente, más del 57% aseguran motivar a los niños en actividades nuevas. Aunque la mayoría de las madres encuestadas no hacen alguna actividad para ellas, o que disfruten de forma personal, se centran en el niño con PCI y su familia.

Palabras clave: Sobreprotección, discapacidad, parálisis cerebral infantil, rehabilitación, padres de familia.

Introducción

En  México tenemos más de 3 millones de menores con alguna discapacidad (INEGI, 2000).

El CRIT es uno de los centros de rehabilitación más grandes de América, abarcando en este momento más de 15 centros distribuidos en toda la República Mexicana. Dentro de estos Centros se atienden en cada uno, menores con parálisis cerebral infantil de 0 a 18 años, se busca que a través de un tren de tratamiento bajo objetivos muy precisos lograr un trabajo interdisciplinario, contando como parte esencial de este equipo a los padres de familia, ya que la rehabilitación tenderá a ser responsabilidad de ellos de por vida.

Durante algunas reuniones cuando el equipo del CRIT se reunía para comentar algunos casos, las quejas de no avance, eran constantes y se repetían las historias de sobreprotección.

Existen estudios previos en CRIT Estado de México, donde se detectó  de una muestra de 50 casos de lesión medular (mielomeningocele), un 44% con datos de sobreprotección, presentándose conductas como baja tolerancia a la frustración, trastorno de angustia por separación, dificultades en el proceso socio adaptativo, y el 36% presentó una problemática emocional relacionada.

Se han realizado estudios en Mérida, Yucatán, los cuales ven a la sobreprotección como una forma de maltrato infantil emocional, en Instituciones de salud (Pérez, 1997).

El presente estudio tiene 3 vertientes: filosófico, en la cual el amor es lo que une a las familias y es a través de ella que se tiene que crecer (Juan Pablo II, 1994); humanistas con teóricos como Rogers (1951) y Frankl (1996). Los cuales tratan de responder a la pregunta: ¿Para qué vivimos? Así como tener clara la misión y meta principal de nuestra existencia, que la persona tienda hacia el bien y hacia la trascendencia; sistémico el cual concibe a la familia como un todo, compuesta por subsistemas. Cuando se altera la estructura la familia se desorganiza, entonces apoyándose en esa crisis familiar, se puede crecer a otra etapa más funcional, ejemplo de este enfoque lo tenernos en Minucchin (1995)

También dentro del marco teórico, se incluyeron algunas definiciones de palabras clave como lo que es una PCI,  los tipos que existen, las recomendaciones que nos dan autores importantes que han tenido contacto con este tipo de niños como Valdez Fuentes (1988). Y etapas de aceptación por las que pasan los padres (Chávez, 2003)

Objetivos

El propósito de esta investigación es la detección  de conductas sobreprotectoras que obstaculizaban la rehabilitación de los niños con PCI en el CRIT Aguascalientes. Para de esta manera corroborar nuestras suposiciones de  que la misma familia,  no permitía el avance en el tratamiento rehabilitatorio y hacer una propuesta concreta en un curso de sensibilización de acuerdo a lo que arrojan los resultados.

Material y método

Para la detección de necesidades, se utilizó  una muestra aleatoria, no probabilística, intencional y exploratoria, se aplicó con el apoyo interdisciplinario, a 84 padres de familia, del total de pacientes que había en ese momento, una muestra representativa del 30%

El instrumento fue un cuestionario diseñado para la investigación, con la finalidad de obtener primeramente datos generales de los padres de familia (como el estado civil, escolaridad, edad, así como cuestionamientos particulares como por ejemplo: si dejaban a su hijo, cuánto tiempo lo dejaban, con quién, si lloraba que hacían, si ya podía hacer algunas actividades le permitían hacerlas o no, si dormían con ellos, si salen de noche, si realizaban actividades para disfrute personal, como hacer ejercicio o visitar amigos, entre otros). El instrumento fue de 21 preguntas cerradas y 3 abiertas. Con una escala que tenía las siguientes opciones en su mayoría de los reactivos: siempre, casi siempre, a veces, nunca, o bien se daban diferentes opciones que podían esperarse en los padres de familia y se agregaba el reactivo  otros.

Resultados

Los resultados que se obtuvieron y  los más significativos, ya que nos dan datos valiosos, son los siguientes: Dentro de los datos generales de la muestra, el 85% que respondió fueron mujeres, entre los 36 y 45 años, con escolaridad básica, dedicadas al hogar y donde más del 80% son casadas. Sus hijos que llevan a rehabilitar son entre los 3 y los 8 años en su mayoría. Es importante mencionar que el 50% de los encuestados  ya se les había brindado información del diagnóstico de sus hijos, pero los padres minimizaron el tipo de lesión que tenían sus hijos, en contraste con el diagnóstico que daban los médicos.

Dentro de las preguntas particulares, se detecta que la mayoría son madres de familia y un 48% responden que que consideran más sobreprotectoras a las mamás, siguiendo los hermanos y abuelos.

Del 41 al 46% de los encuestados, se consideran personas pacientes y alegres;  estando  solos o con otras personas o incluso cuando las demás personas observan a sus hijos. Pero esto contrasta con otro reactivo en el cual más del 50% de los padres viven  preocupados por sus hijos en general, y más de un 40% con temor a que se enferme.

Cuando los papás salen y dejan a su hijo, el 31% realmente se va y lo dejan con otro cuidador. Pero el  23% termina llevándoselo.

El 51% de los papás a veces dan de inmediato lo que piden sus hijos, y el 32% casi siempre. Sólo el 9.5% nunca  lo hace.

Otra respuesta que nos habla de sobreproteger o hacer más de lo necesario es que el 39% de los padres le dan  a veces  de comer a sus hijos o lo ayudan, mientras que el 31% respondió que siempre,  de la muestra sólo el 5%  reconoció que su hijo, no puede comer solo. Además, si el niño puede acudir al baño por sí mismo, el 38% de los padres lo lleva siempre y sólo el 19% dijo que no avisaba.

El 42% de los papás acepta que su hijo se comporta chiqueado con él.

El 36% de los padres ha vestido a su hijo totalmente, cuando el 9.5% no puede hacerlo.

Algo muy común en los padres con hijos que tienen PCI es que duermen con ellos (más en tiempos de frío); la mayoría de los papás racionalizaron al responder este cuestionamiento, ya que  un  57%, dijo que  no  dormía con ellos,  pero dentro de las razones que manejan los padres  por las que no  lo hace es  “porque a el niño le gusta y debe dormir aparte” y dentro de las respuestas que de alguna manera justifican porque sí los duermen con ellos  se encuentran principalmente estas  tres razones: “Llora y tiene miedo”; “No tiene cuna”; “Miedo a que muera, convulsione, tenga reflujo”, por lo que el miedo podría ser un factor para que se desarrolle la sobreprotección.

El 44% de los papás le pregunta a veces al niño cómo quiere vestirse o bien reconocen que terminan decidiéndolo ellos. Y el 13% aseguró que nunca lo hace.

Otra pregunta donde puede verse el temor de que sus hijos se enfermen y los limita es la pregunta 16,  que los cuestiona acerca de si prefieren no  salir de noche en tiempos de frío y el 44% de los papás dijo que a veces prefieren quedarse en casa y un 20% comentó que siempre prefieren  quedarse.

El 57% de los padres afirma ser motivador siempre de su hijo hacia lo nuevo, impulsándolo con esto a nuevos aprendizajes o experiencias  en contraste con un 2% que nunca lo hace.

La pregunta 17 arrojó datos muy importantes, cuestionaba si dejaban a su hijo con otras personas, el 76% de los padres afirmó que sí lo hace, de tal porcentaje el 38% lo deja primeramente con los abuelos, siguiendo con un 19% con los tíos y esta respuesta es mayor que con el papá el cual tiene  sólo un 8%. Tomando en cuenta que el 84%  de las que respondieron el cuestionario son mamás, se puede inferir que ellas muestran mayor apoyo y confianza al dejarlo con los abuelos o con algún tío e incluso con los hermanitos del niño que  con el papá, además el tiempo que lo dejan con otra personas es muy poco de 1 a 3 horas, el 1% se separa de ellos  un día completo.

Otra pregunta que arroja resultados interesantes es la 19, la cual cuestiona si realizan actividades que disfrute de forma personal, como hacer ejercicio o salir con amigos y sorprende  constatar que el 39% nunca  lo hace, y el 36% lo hace sólo una vez por semana.

Conclusión y discusión

Aunque este estudio tuvo algunas limitaciones, como el hecho de que la muestra  tuvo una tendencia a que respondieran las mujeres; se entiende en tanto que  finalmente son ellas las que asisten más a la terapia; o también si es contundente y de destacar que las mismas mujeres y madres se den cuenta que limitan y sobreprotegen al grupo familiar; lo que de ser así, nos permite proponer con firme determinación que: en primer término para ellas, así como es importante para el CRIT Aguascalientes, buscar formas en las que los padres participen más, y se traten de involucrar en el proceso terapéutico de sus hijos.

Además, los resultados concuerdan y confirman nuestras suposiciones en tanto equipo interdisciplinario, en el sentido de que las mismas madres frenan el tratamiento rehabilitatorio, aunque nos comenten que sí hacen las tareas, finalmente no lo hacen en casa y terminan haciéndolo en lugar de ellos, en vez de exigirles al propio esfuerzo; consistiendo su miedo en un factor que les impide dejarlos con más libertad; como es el caso con el temor a que se enfermen. En tanto que “la paciencia” se adopta y entiende como la espera sin límite alguno de tiempo razonable; en lugar de hacer exigibles tiempos y términos definidos. Finalmente, aunque generalmente reconocen que sí motivan al niño/a, terminan  por contradecirse ellas mismas.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que falta que ellas mismas como mujeres detecten sus propias necesidades y de manera consecuente, se den tiempo para disfrutar de sus propios deseos; y no evadirse centrándose exclusivamente en sus hijos y en su familia.

El poder brindar opciones y alternativas sanas para que en lugar de justificar sus actitudes sobreprotectoras, busquen ser más creativas y mas integradoras y así confiar en las personas que conforman su entorno y su red de apoyo.

Los resultados confirman que las mamás tienen el conocimiento de lo que deben hacer, pero que al descender a las acciones concretas, allí es donde se estancan;  por lo cual inferimos la necesidad de apoyar tanto la instancia de la atención familiar, como los medios prácticos mediante los cuales puedan llevarlo a cabo.

Propuesta

Esta investigación se efectuó para obtención del grado de Maestría; y toda vez que se realizó la detección de necesidades y los consecuentes datos obtenidos,  se optó por proponer: Un curso/taller de sensibilización, constando de 5 sesiones, orientado a los padres de familia; para lo cual previamente se citaron (10 padres de familia mínimo), donde generalmente de cada 10 asistían 8 mamás y dos papás. Se buscó que estas sesiones de 1 hora y media, se aprovecharan para sensibilizar a las madres en el uso o administración de su tiempo; para que sintieran lo que es ser sobreprotegido o que hicieran más de lo necesario; así como el motivar a la integración y convivencia familiar, retomando factores agradables desde su infancia; igualmente, que conocieran en qué consiste el manejo de límites, y el manejo de la autoridad aun en niños con una discapacidad.  También se brindó un seguimiento personal, respecto del que se pudo observar la incidencia de cambios de actitudes interesantes.

Referencias

Chávez Cárdenas, Rosa (2003). Discapacidad…encontrarle sentido al dolor. México.

Estudio sobre maltrato infantil .PÉREZ, Ricardo (1997). Mérida, México. Recopilado en Octubre 2004
http://www.monografias.com/trabajos12/invnimalt/invnimalt.shtml?monosearch

Frankl, Víktor E. (1996). El hombre  en busca de sentido. Barcelona: Herder.

INEGI (2000). Boletín de registro de menores con discapacidad. Dirección de estudios demográficos y sociales. Cuadro estadístico, cuadro 1, México: INEGI.

Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI (2000) México. Fecha actualización 9 Junio 2003. Fuente XII Censo General de Población y vivienda 2000. Recopilado Octubre 2004. es http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/discapacidad.aspx?tema=P

Juan Pablo II. (1994). Carta encíclica: Carta a las familias, México: Parroquial de Clavería.

Minuchin, Salvador, (1995). Familias y Terapia familiar. Barcelona: Gedisa.

Jornada de Familia y Discapacidad. ORITEL (2000). Chile: Organización Internacional de Teletones.

Rogers, Carl (1951). Terapia Centrada en el Cliente. Boston: Houghton and Mifflin.

Valdez Fuentes, J. Ignacio (1988). Enfoque integral de la parálisis cerebral para su diagnóstico y tratamiento. México: La prensa Médica Mexicana.

.


Tags: , , , ,

  • ___________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Ceballos, A. M. (2011, 23 de febrero ). Detección de conductas sobreprotectoras de los padres con hijos que padecen parálisis cerebral infantil en el CRIT Aguascalientes. PsicoPediaHoy, 13(1). http://psicopediahoy.com/conductas-sobreprotectoras-padres-hijos-paralisis-cerebral/
    ____________________________________________________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *