Recursos de Psicología y Educación

¿La escuela te estresa?

Publicado: May 7, 08 │ Categorías: Artículos4 Comentarios
  • Arturo Barraza Macías
    Universidad Pedagógica de Durango
    Durango, México



Este artículo ayuda a determinar si estudiantes de educación media superior y superior, sufren o no de estrés académico. Las sugerencias dadas tienen un valor meramente indicativo y no deben de ser consideradas como parte de un diagnóstico o tratamiento.

Advertencia

El presente artículo se elaboró con el ánimo de ser utilizado por alumnos de educación media superior y superior interesados en determinar si sufren o no de estrés académico. Las sugerencias que se dan, a partir de las respuestas que el alumno brinda a las preguntas que se le realizan, tienen un valor meramente indicativo y no deben de ser consideradas formalmente como parte de un diagnóstico o tratamiento. Los valores establecidos para calificar las respuestas brindadas a las preguntas formuladas en cada rubro no tienen un valor estadístico y se pensaron exclusivamente como parámetro  de este ejercicio de autorreflexión.

El contenido de este artículo no debe de ser utilizado con fines de diagnóstico o de investigación; los interesados en esos campos pueden ver la nota informativa  que se agrega al final de este artículo.

Introducción

¿Asistir a clases crea tensión y nervios en los estudiantes? ¿Al presentar un examen hay la sensación y la necesidad de morderse las uñas? ¿Se manifiesta inquietud cuando se solicita la participación en clase? ¿Cuándo se está nervioso o inquieto se tiene la necesidad de hablar con alguien? ¿Es tanta la presión que ejercen la escuela y los maestros en el estudiante que sería preferible quedarse dormido en casa y no ir a clases?

Si como estudiante la respuesta fue “SI” a alguna de estas preguntas, puede que se esté padeciendo estrés académico. Para salir de dudas, la primera información que brindaremos  intenta responder a la pregunta: ¿qué es el estrés académico?

El estrés académico es un proceso sistémico, de carácter adaptativo y esencialmente psicológico que se presenta de manera descriptiva en tres momentos:

1. El alumno se ve sometido, en contextos escolares, a una serie de demandas que, bajo la valoración del propio alumno, son consideradas estresores (ej. el profesor solicita realizar un ensayo no mayor a 5 cuartillas para entregarlo en dos días).

2. Esos estresores provocan un desequilibrio sistémico (situación estresante) que se manifiesta en una serie de síntomas (indicadores del desequilibrio, ej. morderse las uñas, dejar de comer, etc.).

3. Ese desequilibrio sistémico obliga al alumno a realizar acciones de afrontamiento (ej. empezar a bromear sobre el maestro y el trabajo que pidió) para restaurar el equilibrio sistémico.

Más allá de los componentes teóricos o empíricos que presenta esta definición cabe preguntarse: ¿cómo puede saberse con certeza que se padece o no estrés académico? El presente trabajo tiene como finalidad responder esa pregunta e identificar las consecuencias del padecimiento de estrés académico.

¿Qué origina el estrés?

Como parte de las obligaciones del estudiante, la escuela, los maestros y hasta los compañeros de clase exigen al alumno realizar ciertas acciones, como sería el caso de presentar un examen, participar en una competencia deportiva, realizar una exposición en clase, elaborar un mapa conceptual, etc. Sin embargo, algunas veces, el estudiante considera que no puedes responder como quisiera a estas exigencias, que no está a la altura de lo que le piden y, como consecuencia, se pone nervioso o inquieto al tener que cumplirlas. Es en ese momento en que se origina el estrés.

¿Qué es lo que origina este estrés? La respuesta a esta pregunta es totalmente individual y muy propia de cada individuo. Esto es, lo que a uno le estresa a otra persona puede que no y viceversa. Por eso no debe asombrar al lector que en su contexto académico lo ponga nervioso la personalidad de un profesor mientras que al resto de compañeros no les afecte, o que a uno de los compañeros de aula lo ponga nervioso pasar al frente del grupo a realizar una exposición cuando eso para otro no lo es.

Para tener un mejor conocimiento sobre aquellas situaciones que resultan estresantes a cada uno, a continuación se presenta un breve cuestionario que ha de responderse con la mayor sinceridad posible, sobre todo, sabiendo que estos resultados solamente los conocerá el lector que lo conteste.

A continuación aparece una lista de posibles situaciones que ponen nerviosos a algunos estudiantes. Cada una de estas situaciones tiene cinco posibles respuestas que establecen la frecuencia con la que estas situaciones causan tensión y nervios en los estudiantes. Debe contestarse señalando con una X la opción que refleje el caso personal (por ejemplo, si en el ítem uno se marca el número dos, quiere decir que a quien contesta rara vez lo pone nervioso competir con sus compañeros de grupo).

Tabla 1
Posibles situaciones académicas causantes de estrés en población escolar

La escuela

Una vez se han contestado los diez ítems, deben contarse los puntos totales obtenidos, sumando la respuesta que se dio a cada ítem. El puntaje obtenido ha de interpretarse de acuerdo con los siguientes valores:

– Si se obtienen 15 puntos, o menos, debe analizarse qué está sucediendo con el trabajo que se desarrollan como estudiante. Este puntaje refleja que las diferentes actividades que se realizan en la escuela no ponen nervioso al estudiante y esto puede ser un problema. Es necesario recordar que todos los seres humanos necesitamos cierta dosis de estrés para poder actuar y enfrentar las demandas de nuestro exterior. Si las demandas que plantea la escuela no producen nerviosos para nada, entonces, el organismo no se prepara para actuar.

– Si se obtienen de 16 a 30 puntos, definitivamente hay estrés académico, pero dentro de lo normal y es posible ubicarlo como un nivel de estrés bajo.

– Si se obtienen de 31 a 44 puntos, esto significa que se ha trascendido el nivel bajo de estrés y se presenta un nivel alto de estrés. Este nivel todavía se encuentra dentro de lo normal, pero es necesario analizar las estrategias que se están utilizando para afrontarlo, porque todo parece indicar que no están dando el resultado esperado.

– Si se obtiene de 45 a 50 puntos, esto quiere decir que se  está en el límite superior de estrés, lo que ya indica un problema. Este puntaje refleja que las diferentes actividades que se desarrollan en la escuela ponen demasiado nervioso al alumno. Es necesario recordar que todos los seres humanos necesitamos cierta dosis de estrés para poder actuar y enfrentar las demandas de nuestro exterior, sin embargo, una dosis alta de estrés normalmente bloqueará nuestra acción y no nos permitirá actuar para enfrentarlo. Si las demandas que plantea la escuela ponen siempre nervioso al alumno, es necesario buscar ayuda si realmente se quiere seguir estudiando.

Como se observó, los dos extremos son dañinos para el ser humano; que nada nos estrese hace que nos pongamos en una situación de inamovilidad, ya que no hay algo que nos impulse a actuar y a hacer bien las cosas. El extremos opuesto nos conduce a bloquear los esfuerzos de trabajo, lo que también conduce a la inamovilidad.

Para recordar

El estrés es necesario para actuar y responder a las demandas del medio ambiente; el estrés es lo que nos mueve a actuar. En nuestro caso, el estrés es necesario para que poder adaptarnos activamente a los requerimientos que la escuela y los maestros exigen para poder cursar los estudios.

¿Qué síntomas o reacciones se presentan en a consecuencia del estrés?

Cuando existe algo que nos preocupa, nos inquieta o nos pone nerviosos, nuestro cuerpo presenta un conjunto de reacciones que nos indican que estamos estresados. Estas reacciones pueden ser de tres tipos: físicas (ej. sudoración excesiva en las manos), psicológicas (ej. problemas de concentración) y comportamentales (ej. aislamiento de los demás).

Al igual que en el caso de los estresores, los síntomas o reacciones al estrés se presentan de manera muy personal y particular en cada caso. En ciertos casos cuando hay estrés se presenta dolor de cabeza, aumento significativo de consumo de alimentos y ganas de pelear; en otros casos, puede haber leve pérdida de la memoria (olvidar datos recientes), problemas de digestión, erupciones en la piel y disminución en las ganas de trabajar en las tareas escolares encargadas por los maestros.

Para tener un mejor conocimiento sobre los síntomas o reacciones que se presenta al estar estresado, a continuación se ofrece un breve cuestionario, también para contestarlo con sinceridad.

Se presenta una lista de posibles síntomas o reacciones que tienen algunos estudiantes al estar estresados. Cada una de estos síntomas o reacciones tiene cinco posibles respuestas que establecen la frecuencia con la que estos síntomas se presentan en los estudiantes al estar estresados. Debe contestarse señalando con una X la opción que refleje el caso personal (por ejemplo, si en el ítem tres se marca el número cuatro, quiere decir que es ese caso, casi siempre hay dolor de cabeza ante la presencia de estrés).

Tabla 2
Posibles síntomas o reacciones que presentan algunos estudiantes ante el estrés

Una vez se han contestado los 18 ítems, se debe contar el total de puntos obtenidos, sumando la respuesta dada a cada ítem. El puntaje obtenido debe interpretarse de acuerdo con los siguientes valores:

– 27 puntos o menos, “algo anda mal”. O se está equivocado y no se padece estrés, o se ignoran realmente las reacciones ante el estrés. El primer caso no es problemático, simplemente no hay estrés, pero el segundo caso si preocupa y hay que analizarlo. ¿Cómo diferenciar un dolor de cabeza provocado por una enfermedad o de un dolor provocado por estrés? Si no se tienen claros los síntomas o reacciones que se presentan al estar estresado, habrá confusión y se tratará el síntoma como si fuera enfermedad, en este caso se ataca el síntoma (dolor de cabeza), pero no el motivo que produce el estrés que lo origina, de esta forma, el problema persistirá.

– De 28 a 50 puntos. La reacción al estrés es débil, sin embargo, es suficiente para saber que se está estresado y para proceder a analizar el motivo del estrés y las formas de resolverlo. No obstante, el nivel con que se presentan los síntomas obliga a estar más atentos a ellos, por ello se recomienda identificar los tres o cuatro síntomas que puntuaron más alto en el cuestionario.

– De 51 a 72 puntos. La reacción al estrés es fuerte, eso quiere decir que los síntomas o reacciones se presentan con la fuerza suficiente para que ser identificados y saber que se está estresado; esto lleva, en consecuencia, a enfocarse en  resolver el problema o la cuestión que genera el estrés.

– Más de 72 puntos. Debe tenerse cuidado, ya que el puntaje indica que la reacción al estrés se está desbordando y se requiere urgentemente afrontarlo de una u otra manera. En caso de que al identificar la causa del estrés se sienta que no se puede afrontarlo por sí mismo, es necesario buscar ayuda profesional.

Para recordar

Tener dolor de cabeza, sentirse irritable o tener trastornos en el sueño, por mencionar algunos de los síntomas enunciados anteriormente, no necesariamente indican presencia de estrés, pues estos son síntomas que pueden estar presentes como parte de otras enfermedades, o ser ellos, enfermedades por sí mismos. Por eso debe recordarse que se les considera síntomas o reacciones al estrés únicamente al estar asociados a agentes estresores, esto es, a situaciones o exigencias del entorno que producen nervios. Asimismo, debe recordarse que estos son los síntomas y no el origen del estrés; debe enfrentarse la causa origina el estrés.

¿Cómo puedo enfrentarse el estrés?

Cuando somos conscientes de que estamos estresados, se hace necesario enfrentar lo que nos causa estrés; las acciones que hacemos al respecto las denominamos estrategias de afrontamiento. Al igual que en el caso de los estresores y los síntomas, no puede hablarse de estrategias únicas y correctas para cualquier estudiante, sino que cada uno utiliza las estrategias que considera adecuadas y que en otras situaciones le han ayudado.

Para tener un mejor conocimiento sobre las estrategias de afrontamiento que suelen utilizarse al estar estresado, a continuación se presenta un breve cuestionario que ha de diligenciarse con la mayor sinceridad posible. Los resultados sólo los conocerá quien lo conteste.

Se presenta una lista de posibles estrategias de afrontamiento que utilizan algunos estudiantes al estar estresados. Cada una de estas estrategias de afrontamiento tiene cinco posibles respuestas que establecen la frecuencia con la que estas estrategias se utilizan. Debe contestarse señalando con una X la opción que refleje el caso personal (por ejemplo: si en el ítem cinco se marca el número tres, quiere decir que en el caso particular, algunas veces se recurre a autoelogios para enfrentar el estrés).

Tabla 3
Posibles estrategias de afrontamiento utilizadas por estudiantes ante el estrés

Una vez se han contestado los 10 ítems, debe contar el puntaje total obtenido, sumando la respuesta que se dio a cada ítem. El puntaje obtenido se interpreta de acuerdo con los siguientes valores:

– 15 puntos o menos. Es necesario analizar lo que está pasando. O no se tiene claridad en relación con las formas de afrontamiento del estrés, o definitivamente no se enfrenta y eso, por sí mismo, es preocupante, ya que, al no enfrentarlo todo, se deja suelto y cualquier cosa puede pasar. En este caso es urgente comprometerse en buscar  una solución y no esperar a que con el tiempo se diluya la preocupación o a que otros resuelvan la situación.

– De 16 a 30 puntos. Se considera que hay poco uso de estrategias de afrontamiento. En el caso de obtener de 31 a 44 puntos, se considera que se hace mucho uso de las estrategias de afrontamiento. Ahora bien, lo pertinente aquí no es si se usan mucho o poco, sino el uso adecuado que se hace de ellas, por lo que este resultado debe interpretarse con el cuadro que aparece a continuación:

Las columnas representan el nivel con que se presentan los estresores, mientras que las filas representan la frecuencia de uso de las estrategias de afrontamiento.

Tabla 4
Puntuación de cuestionario

Una vez hecho este cuadro, y situando tus resultados en uno de los cuatro cuadrantes, podremos interpretarlo de la siguiente manera:

– Se debe considerar adecuado el uso de las estrategias de afrontamiento si se ubica en el primer cuadrante, donde hay un nivel bajo de estrés y hay poco uso de estrategias de afrontamiento.

– Se  debe considerar inadecuado el uso de las estrategias de afrontamiento si se ubica en el segundo cuadrante, donde hay un nivel alto de estrés y hay poco uso de estrategias de afrontamiento. En este punto se hace necesario incrementar y diversificar las estrategias de afrontamiento que se utilizan.

– Se debe considerar adecuado el uso de las estrategias de afrontamiento si se ubica en el tercer cuadrante, donde hay un nivel bajo de estrés y hay gran uso de estrategias de afrontamiento. En este caso, nuestra hipótesis sería que las estrategias que se utilizan son las adecuadas y han permitido bajar el nivel de estrés.

– Se debe considerar inadecuado el uso de las estrategias de afrontamiento si se ubica en el cuarto cuadrante, donde hay un nivel alto de estrés y hay gran uso de estrategias de afrontamiento. Todo parece indicar que las estrategias son ineficaces y no ayudan a resolver el problema de estrés.

– De 45 a 50 puntos, se está en el límite superior del uso que se les puede dar a las estrategias de afrontamiento y esto ya indica un problema. O se siente que el estrés es demasiado alto y se está tratando de mitigarlo con todas las estrategias de las que se dispone, o bien, se están utilizando todos los recursos con los que se cuenta, pero no de la manera adecuada y, por lo tanto, no hay resultados. En cualquiera de los dos casos se recomienda registrar la frecuencia y el tipo de uso que se le da a las estrategias, así como los resultados obtenidos, para así identificar aquellas que realmente son eficaces y que ayudan a solucionar o mitigar el estrés.

Para recordar

Las estrategias de afrontamiento pueden estar orientadas a la resolución del problema (ej. realizar un plan y llevarlo a cabo) o a la regulación emocional (ej. tomar las cosas con humor). Aunque a simple vista parece que las primeras son las mejores, no es así. Cuando la resolución del problema puede estar a nuestro alcance, es recomendable utilizar estrategias que estén orientadas a la resolución del problema, pero si la situación que preocupa está fuera de nuestro alcance, lo mejor es utilizar estrategias orientadas a la regulación emocional para evitar un desgaste fuerte e innecesario ante situaciones que no podemos cambiar.

Para terminar, quiero recordarles a los lectores que a bien tuvieron llegar hasta el final, que  el estrés académico es más real de lo que aparenta, y el hecho de que la gran mayoría de los maestros y de las escuelas lo ignoren no lo hace menos real. Asimismo, quiero enfatizar que con este artículo pretendo llegar al grupo que más me interesa que conozca lo que es el estrés académico, me refiero a los estudiantes.

Nota informativa

El contenido de este artículo se pensó para propiciar la reflexión y el autoanálisis en los alumnos de educación media superior y superior. A los interesados en utilizar apartes de lo aquí planteado con fines de investigación, les recomiendo la lectura previa de los siguientes documentos:

– Estrés académico; un estado de la cuestión
– Un modelo conceptual para el estudio del estrés académico
– Propiedades psicométricas del inventario SISCO del estrés académico

A los interesados en utilizar apartes del contenido aquí plasmado con fines de diagnóstico, los remito al artículo Propiedades psicométricas del inventario SISCO del estrés académico para que determinen si cubre los requisitos para ser utilizado como un test de diagnóstico.


  • ___________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Barraza, A. (2008, 7 de mayo ). ¿La escuela te estresa?. PsicoPediaHoy, 10(11). Disponible en: http://psicopediahoy.com/estres-en-la-escuela/
    ____________________________________________________

4 Comentarios a: ¿La escuela te estresa?

  1. yohana amparo frausto dice:

    Hola. Pues he leído todo el texto y se me hizo muy bueno para compreder el estrés. Haciendo las encuestas comprendí que tengo estrés, por eso me gustaría saber más del tema.

  2. FANNY dice:

    Felicitaciones por este trabajo. Me gustaría saber cómo puedo desarrollar los item con estudiantes de segundo a quinto. Quiero poner en práctica este interesante trabajo el año que viene.

  3. Nilmo López dice:

    Muy bueno el artículo, refleja muchos aspectos que se viven en las escuelas o colegios, creo que la variable stress, tiene muchas vertientes los que trabajamos en educación podemos tener algunos indicios de donde vienen los problemas de rendimiento en los alumnos, imparto un curso de investigación en la Universidad, el tema me servirá de referencia. Felicitaciones por el trabajo bastante completo.

  4. william dice:

    El problema es que algunos creen que ya lo saben todo cuando en verdad no lo saben como lo deberian de saber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *