Recursos de Psicología y Educación

Indicadores de impulsividad en la técnica de Rorschach

Publicado: Abr 20, 10 │ Categorías: ArtículosSin Comentarios
  • Armando Alonso Álvarez
    Universidad de La Habana
    La Habana, Cuba



El presente trabajo tiene el objetivo de establecer algunos criterios de impulsividad, tanto cuantitativos como cualitativos, que permitan de manera integrada ofrecer una valoración sobre la misma, servir de pauta para la realización de futuras investigaciones que permitirían su validación.

RESUMEN

La impulsividad es una variable frecuentemente evaluada en la técnica de Rorschach. Sin embargo, apenas existe en la literatura revisada una sistematización de los indicadores para evaluarla. El presente trabajo tiene como objetivo presentar varios indicadores cuantitativos y cualitativos de impulsividad, los cuales deben ser valorados integralmente. Se realiza una ponderación inicial de cada uno, que deben ser validados en futuras investigaciones con sujetos impulsivos y no impulsivos.

Palabras clave: Impulsividad, técnica de rorschach, indicadores cuantitativos, indicadores cualitativos.

Introducción

Si bien nos encontramos en muchos de los sistemas de Rorschach así como en los informes de los casos, la valoración de la impulsividad como un rasgo de la personalidad, no encontramos en ellos una sistematización de los diferentes criterios que la evalúa (Coelho y Vergal, 2009).

Es por ello que el presente trabajo tiene el objetivo de establecer un grupo de criterios de impulsividad, tanto cuantitativos como cualitativos, que permitan de manera integrada ofrecer una valoración sobre la misma.

Estos criterios ofrecidos de manera parcial por algunos sistemas, servirán de pauta para la realización de futuras investigaciones, que permitirían la validación de los mismos.

Desarrollo

Rorshach (1967) comprendía bajo el término impulsividad, a las repentinas descargas afectivas que, de acuerdo con la correlación general entre la afectividad y la motilidad, son acompañadas por abruptas y simultáneas descargas motrices.

Para Carrillo de la Peña (1992) la impulsividad tiene dos componentes: la falta de inhibición conductual y la no planificación de las tareas.

Según Pardillo y Fernández (2004), es la tendencia a actuar determinada por un motivo  que no suele ser conciente. Es la tendencia a actuar sin deliberación o a reaccionar inmediatamente, sin reflexión ante una situación.

Según Coelho y Vergal (2009), existen diferentes concepciones de la impulsividad: se puede expresar como  pensamientos precipitados; como hiperactividad y falta de atención; como agresividad y reacción hostil hacia las personas; como  inquietud y alteración motora; como intolerancia a las frustraciones y  búsqueda de recompensas inmediatas; como dependencia (craving), y otras consideraciones, en función de la teoría de partida.

A nuestro juicio, la impulsividad es la disposición a actuar de una manera no reflexiva, con falta de control emocional, que se traduce generalmente en la conducta de las personas. Es la fuerza que impele a hacer una cosa y, además, exceso de la misma, es la dificultad de postergar gratificaciones. La misma no se expresa solamente en las relaciones interpersonales sino también en las relaciones con las cosas materiales, en la solución de las tareas, en el enfrentamiento a los conflictos y en la toma de decisiones.

Es válido aceptar que una dosis de impulsividad podría ser útil en determinadas situaciones vitales, pero su existencia como una característica de personalidad entorpece el buen funcionamiento social. Es innegable que el tipo de temperamento, influido enormemente por el tipo de sistema nervioso y moldeado por la educación, ejerce un papel importante en la manifestación impulsiva en personas normales. Sin embargo, en su expresión patológica, resultan determinantes las influencias psicosociales perjudiciales o la existencia de trastornos psíquicos de causa cerebral o de etiología aún no precisada.

Tanto la impulsividad como la agresividad pueden verse como deseos, impulsos, presentes en la fase de la planificación de la acción hasta la toma de decisiones, y puede que nunca se expresen en el comportamiento, pero también pueden ser evidenciados en su expresión conductual.

Existe una relación entre impulsividad y agresividad. La  presencia de impulsividad favorece la presencia de la agresividad, pero una persona puede ser impulsiva sin llegar a manifestaciones de agresividad, y una persona puede presentar una conducta agresiva que haya sido premeditada, calculada, aunque generalmente las personas agresivas muestran una dosis considerable de impulsividad, precisamente, su conducta agresiva es expresión de una falla en el control en los impulsos. La agresividad verbal o física implica necesariamente una dificultad en las relaciones interpersonales, conlleva un daño moral o material en las otras personas. En aquellos sujetos en los que existen actitudes negativas y menosprecio hacia los demás, falta de sentimientos morales y frialdad afectiva, etc., si coexiste con manifestaciones de impulsividad, el resultado se expresará en actividades antisociales contra la integridad de las personas. Desde el punto de vista de la normalidad, la agresividad sólo se justifica si ésta se expresa como reacciones aisladas en determinadas áreas y no constituye en un patrón típico de comportamiento.

Si bien desde el punto de vista clínico psicológico resulta difícil  la determinación de la impulsividad y la agresividad, esto se hace más complejo cuando lo realizamos a través de la técnica de Rorschach, donde existen aún interrogantes no totalmente esclarecidas.

La consideración de la impulsividad a través del Rorschach  se ha llevado a cabo en distintos grupos: chóferes infractores (Lamounier y Villemor, 2006) en homicidas (Fazzani, 2006; Kriwy, González y Mendoza, 2008).

Una valoración de la impulsividad debe dar respuesta a las siguientes peguntas: ¿A quién está dirigida? ¿Es percibida por el sujeto en su ambiente o es un rasgo del mismo? ¿Es socializada? ¿Es característica de una estructura anómala de personalidad, antisocial? ¿Se expresa como agresividad, como violencia? ¿Es estable o intermitente? ¿Cuál es su intensidad: ausente, leve, moderada, severa o muy severa?

Consideramos que sólo la integración de diversos indicadores cuantitativos y cualitativos es la que permite aproximarnos al conocimiento de tal fenómeno complejo. Si bien partimos del Sistema de Klopfer en la codificación e interpretación, hemos incorporado críticamente algunos aportes brindados por otros sistemas, a los cuales haremos referencia más adelante.

En nuestra práctica utilizamos los siguientes indicadores de impulsividad:

A-  Indicadores cuantitativos

1.-  Índice de impulsividad
Imp = R  ___II+III           > 0,70
R     VIII+IX+X

2.- CF + C > FC
3.- C > CF
4.- 2 FM / M
5.-  F % <30
6.-  FK + F + Fc < 50%
7.- + de 3 respuestas de espacio en blanco (S)
8.- Hd + Ad >  H + A
9.- Gx

Vamos a detenernos en el análisis de cada uno de estos indicadores:

1. Índice de impulsividad

Silveira (citado por Coelho 2004, 2009) señala que las respuestas a las láminas II y III provienen de reacciones más primitivas y poco elaboradas, que las provocadas por las láminas VIII-X, las cuales se vinculan con sentimientos socialmente más aceptados. Constató el carácter diferente de los estímulos cromáticos de las láminas II y III, cuyas áreas rojas intensas contrastan con los tonos monocromáticos más sombríos, llevando a la mayoría de los evaluados a hacer asociaciones con contenidos afectivos primarios, que los estímulos de las láminas VIII, IX y X, totalmente coloridas, con colores y matices diversos en una estructura formal más compleja, que exige mayor esfuerzo en la elaboración de las respuestas y experiencias más diferenciadas  Esto lo llevó a atribuir un índice de impulsividad a la discordancia existente entre estos dos tipos de respuestas, que lo llamó Imp, el cual serviría para verificar la  intensidad con que los impulsos primarios intervienen en el comportamiento afectivo del sujeto. (Silveira, 1985; Coelho y Falcão, 2004)

Imp =    R (II + III)
R (VIII-X)

Este índice de impulsividad atiende al número de respuestas dadas, ya sean con determinante cromático o no. Esto lo realizó a partir del análisis de más de 1000 protocolos, entre los que trabajó con sujetos normales no impulsivos, normales impulsivos y pacientes impulsivos.

En un estudio con 50 pacientes impulsivos encontró un índice de Impulsividad media de 0,90, con 50 normales impulsivos un índice de 0,84, y con 40 normales no impulsivos, que no presentaban dificultades de orden afectiva relacionada a la presión de impulsos primarios, un índice de 0,34.

Estos estudios llevaron a la consideración de tomar en cuenta que el rango considerado normal oscila entre 0,33 – 0,71, y que próximo a 0,71 deberá indicar impulsividad elevada pero dentro de los límites de la normalidad (Coelho, 2002).

Debe ser valorado desde el punto de vista cualitativo, la ocurrencia de un shock en las láminas II y/o III, así como la posibilidad de disminución de respuestas en las láminas IX y/o X, lo cual puede afectar el índice de impulsividad.

Silveira le confiere a este índice un valor importante, pero valora que el mismo tiene que ser analizado en relación a todos los aspectos del protocolo. Entre ellos destaca las respuestas de movimiento M, la cantidad de respuestas cromáticas y su relación, el por ciento de formas, etc.

Rorschach (1967) ya había señalado que la impulsividad exhibe un aspecto exterior totalmente distinto, de acuerdo con la forma en que se combinen los tipos vivenciales y las tres clases de respuestas cromáticas.

Fernández y Pardillo (2004) reconocen el aporte planteado por Silveira, sobre el índice de impulsividad. Estos autores, alejándose en alguna medida de la interpretación de dichos componentes desde la posición interpretativa de colores viscerales que reflejan tendencias más primitivas y colores sociales, que reflejan tendencias más sociales, conciben una diferencia perceptual entre ambos grupos de láminas, dado por el hecho de que en las láminas II y III se produce un contraste entre solo dos colores (rojo y negro), mientras que en las láminas VIII, IX y X participan más colores y tonalidades intermedias entre un color y otro. Señalan que la impulsividad vendría dada por la hiperreacción al grupo de mayor contraste. En 400 protocolos estudiados, los autores consideran que el cómputo del Índice de impulsividad puede aparecer vinculado a cualquier modalidad de tipo vivencial.

Rizzo, Parisis y Pez (1980) igualmente consideran esta importante relación y coinciden con lo planteado por Silveira, acerca de la participación de los impulsos latentes en el comportamiento afectivo, el cual debe ser siempre relacionado con el índice de afectividad. El intervalo de normalidad coincide con el de Silveira, estando situado entre 0,35 y  0,90, estando  la impulsividad clínicamente manifiesta por encima de este valor.

Le asignamos un valor patológico cuando se encuentra por encima de 70.

2. CF + C > FC

Desde Rorschach (1967), se  ha considerado la interpretación de las respuestas cromáticas como indicadoras de afectividad y el papel que tienen en la determinación del tipo vivencial. Señalaba que la presencia de CF era señal de inestabilidad afectiva, de irritabilidad, sensibilidad y también de sugestibilidad, y que las respuestas C eran las representantes de la impulsividad. Las respuestas FC son indicadoras de una afectividad más ajustada, representando la capacidad de recibir y dar afectos adecuadamente.

Lo esencial no está en la cantidad absoluta de cada una, sino en su equilibrio, dado por la relación entre estas respuestas, donde FC debe ser mayor que CF y ésta mayor que C. Se espera que esta relación esté en una proporción aproximada a 4:2:1 Es posible y hasta deseable que un sujeto tenga respuestas CF y C, en proporción menor que FC y, entonces, estaría indicando espontaneidad e impulsividad en situaciones muy limitadas.

En los sujetos impulsivos prevalece la presente de respuestas color inadecuado, la falta de control emocional, la afectividad egocéntrica (CF y C) frente a la afectividad controlada por las condiciones externas (FC). Es decir, el individuo no es capaz de ejercer control sobre sus impulsos y emociones. La persona tiene dificultades en actuar de modo adecuado en las relaciones interpersonales. Este es un criterio bastante compartido (Vaz, 1997; Exner y Sendín, 1998;  Cimbleris y Leite, 2000; Coelho y Vergal, 2009).

3. C > CF

Hemos querido particularizar este índice, ya que la presencia de C siendo mayor que CF nos está expresando con claridad la impulsividad, la explosividad del sujeto. Cuanto más numerosas las C mayor será la tendencia a los actos impulsivos. La presencia de C indica que la presión de los impulsos afectivos es tan intensa que no permite el control motor, expresándose de modo directo, intenso y también violento (Coelho y Falcão, 2006). Cuando C pura > 1 y CF+C>FC en más de dos puntos, los sujetos tienden a presentar expresiones emocionales muy intensas y dan la impresión de ser muy impulsivos; tal situación puede producirse por severas dificultades de control (no puede amortiguarse cognitivamente la descarga por la intensidad de la experiencia afectiva) o por una inmadurez psicológica, que hace que ellos no concedan mucha importancia a la modulación de sus afectos (Exner y Sendin, 1998). En el campo de la patología, aparecen en personas irritables y muy sensibles, en esquizofrénicos disgregados, epilépticos, personalidades antisociales y otras, donde la conducta agresiva es ostensible.

4. 2FM > M

Las categorías de movimiento nos orientan hacia el mundo interior del sujeto, ya sea en cuanto a valores, normas como a tendencias impulsivas. Nos reflejan también los aspectos cognitivos. Las categorías M y FM tienen diversos significados. M representa la capacidad creadora del individuo, la parte madura, reflexiva, conciente de la personalidad, la capacidad de empatía con los seres humanos. En tanto FM indica la inmadurez, la impulsividad, el inconciente, refleja tanto la fuerza de estos impulsos como su posibilidad de aceptación.

Se espera que FM sea igual o ligeramente mayor a M como expresión de que las necesidades e impulsos más primitivos no entran en conflicto con los valores del sujeto. Sin embargo, una relación donde FM sea el doble de M evidencia con claridad el predominio de los impulsos, el poco control que se ejerce sobre éstos, la necesidad de ser satisfechos de forma inmediata, sin tomar en cuenta las condiciones objetivas, reales en las cuales el sujeto se encuentra. Este criterio tiene validez solo cuando CF es mayor que FC.

En el mismo sentido Coelho (2009), Coelho y Falcão (2006), destacan que el aumento de FM con mala calidad formal, están indicando la presencia de una reacción inmediata e impulsiva, donde el sujeto no está motivado ni implicado en el análisis de los datos de la realidad. Esto va unido a una disminución de las M, siendo menor que 2.

5. F % <30

Está comprobado que el determinante F es el más frecuente, esperando que se ofrezca aproximadamente en el 50% de las respuestas, reflejando la capacidad para observar la realidad objetiva, para manejar situaciones sin implicarse emocionalmente, su capacidad para el control intelectual. Los valores muy bajos de F expresa una incapacidad para el control, para ajustarse a lo establecido, una respuesta demasiado personal, nada convencional. Esto se agrava cuando se acompaña de formas mal vistas. Aunque como todo indicador hay que analizarlo en su relación con otros determinantes, sobre todo con la presencia de M y FC.

6. FK + F + Fc < 50%

En el mismo sentido del índice anterior esta fórmula indica que cuando el por ciento es inferior al 50, existen fallas en el control del sujeto. (Klopfer y Davidson, 1971). Este criterio se ve confirmado cuando el F% es inferior al 50.

7. + de 3 respuestas S

La existencia de respuestas de espacio en blanco en un número menor de 3 puede estar indicando autoafirmación del yo, ciertas tendencias oposicionistas o críticas en el sujeto desde el punto de vista intelectual y personal, flexibilidad  y mayor esfuerzo en el análisis de la realidad. Pero una cantidad mayor se vincula con negativismo, terquedad, oposición marcada (Klopfer y Davidson, 1971). Para Coelho y Falcão (2006), el aumento de S puede expresar necesidad de dominio del ambiente que lleva a una actitud crítica exagerada y a valorar aspectos negativos en las situaciones, preocupación exagerada con los obstáculos o una franca lucha contra el ambiente, con reducida identificación a los valores dominantes, con reacciones afectivas egocéntricas y marcada impulsividad, sobre todo si hubiera alteración en el proceso de adaptación a la realidad. Según Bohm (1984) expresa la agresividad inhibida.

Evidentemente, la percepción de partes de humanos y animales, y en particular de personas, en una frecuencia mayor a la percepción integral de las mismas, está reflejando un corte, una mutilación de los seres vivos, una hostilidad hacia los mismos, que si bien puede llegarse a esta interpretación de una manera cualitativa, tomando en cuenta el mecanismo de la proyección, también tiene su expresión numérica. Debe existir un doble de percepción total sobre la percepción en detalle de los seres vivos como expresión de normalidad para este indicador. En el estudio realizado por Coelho y Vergal (2009) en 104 adolescentes con problemas con la ley encontró una relación 3 a 1. Este indicador también puede ser interpretado como tendencia a ser detallista, exigente, ansioso.

9. Gx

Este índice si bien no es tan importante, junto a otros, nos está indicando el grado de oposición, de visión personal y diferente de la mancha, en tanto el sujeto necesita eliminar una parte pequeña de la misma para que se ajuste a su concepto. A partir de nuestra experiencia, consideramos que la existencia de 3 respuestas globales cortadas (Gx) en un protocolo con  una cantidad normal de respuestas, refleja impulsividad, rechazo, inadecuación a las condiciones objetivas.

La explicación por separado de estos indicadores solo tiene un sentido didáctico. Por ejemplo, hay que considerar el valor del índice de impulsividad en relación a la afectividad del sujeto, a la percepción de figuras humanas, etc. Ahora tampoco resulta útil establecer cuantos de ellos deben darse para que exista impulsividad, ya sea en personas normales o enfermas.

Paredes, Montes, Jérez y Silvia (1996) diseñaron una escala para evaluar la dimensión impulsividad, que predice la dificultad o pérdida en el control de los impulsos y la pondera en cinco categorías: ausente, leve, moderada, severa y muy severa. Pensamos  que la ponderación de los indicadores a partir de investigaciones futuras con sujetos impulsivos y no impulsivos pudiera ayudar en la búsqueda de un índice general de impulsividad y de diferentes intensidades o niveles de expresión.

B. Indicadores cualitativos

1. Análisis de contenido.  La impulsividad puede ser evaluada a través de:
1.-  Animales de identificación (tigre, león, búfalo, cocodrilo, etc.)
2.- Personas de identificación (domador, caníbal, monstruos, figuras diabólicas, etc.)
3.- Conductas, cualidades y necesidades atribuidas a animales y personas (pelear, disparar, tirar, lucha, crueldad, herido, atropellado, deformado, etc.).
4.- Contenido no humano (sangre, vísceras, revólver, látigo, cuchillo, fuego, erupción, etc.)

 2. Fenómenos Especiales:
. Hostilidad
. Movimiento proyectado
. Movimiento previo
. Movimiento en extensión
. Crítica al objeto
. Fabulación (en función del contenido)
. Perseveración (en función del contenido)
. Inversión de lámina

El autor, en trabajos previos (Alonso 2000, 2002, 2009), ha destacado la importancia de la interpretación cualitativa para el conocimiento de la personalidad.

En lo que respecta a la característica de la personalidad que nos atañe, la impulsividad, ésta se evidencia a través del contenido referido, pero no como simple suma de la categoría animal (A), humano (H), objeto (Obj). Resulta indispensable ver quiénes son los animales y las personas, si se ven completas o no, que acciones realiza, cuáles son los objetos vistos, etc. Todo ello refleja el mundo espiritual del sujeto, sus necesidades, que son atribuidas a los contenidos vistos. Así, por ejemplo, la percepción de animales feroces versus domesticados, con boca abierta y dientes a la vista, peleando, buscando o comiendo una presa, etc. nos están indicando la agresividad. Está claro que si se ve en una lámina en que no es frecuente esa respuesta, y si está mal vista, etc., se refuerza la interpretación de la cualidad referida. La experiencia en la utilización de técnicas proyectivas como el Cuestionario Desiderativo (Celener y Guinzbourg, 2001), el CAT, la Prueba del Bestiario (Zazzo y Stambak, 1970) demuestran fehacientemente como a través de la identificación con los animales y de las cualidades y acciones a ellos atribuidas, se puede llegar a conocer la subjetividad humana, infantil y adulta.

Cobra especial importancia el carácter de las respuestas humanas, la visión frecuente de respuestas parahumanas (fetos, diablos, monstruos, fantasmas, etc.), señalando la hostilidad y el desprecio hacia los seres humanos. Igualmente, quienes son los seres humanos vistos y que acciones realizan,  pueden dar pie a la consideración de impulsividad. Personas visualizadas como peleando, discutiendo o atacándose pueden revelar los sentimientos hostiles del sujeto. Así, por ejemplo, en la lámina II en la global, dos hombres luchando y lo rojo es la sangre; en la lámina VI, el detalle superior central, un hombre crucificado, aquí se ven los clavos.

No se debe hablar de un simbolismo particular, prefijado, a los diversos contenidos específicos de carácter animal, humano u objetal, como señalan algunos autores  (Cimbleris y Leite, 2000); es necesario siempre conocer al sujeto, aunque existen ciertos contenidos que en nuestra cultura, se asocian a rasgos impulsivos. Como ejemplo evidente, está la presencia de respuesta de sangre, revólver, navaja y otras,  generalmente vinculadas con la expresión de agresividad. Es por ello que, sin dejar de codificar el contenido Objeto, soy partidario de colocar en la cuarta columna del protocolo, el contenido objetal específico referido.

En cuanto a los fenómenos especiales (Alonso, 2000, Passalacqua y Gravenhorst, 2005), no todas los sistemas de Rorschach le asignan el mismo valor diagnóstico, aunque todas los aceptan. Apreciamos que existen algunos fenómenos que se vinculan con la impulsividad. El más evidente es el de Hostilidad, que se vincula mucho al propio contenido dado. Hay sujetos que manifiestan claramente su agresividad, por ejemplo, “un hombre apuñaleando a otro”, “bofe de ser humano desangrándose”, “búfalos enfrentándose, aquí se ve la sangre”. Merece destacar que Exner (1994) incluye el Movimiento Agresivo (AG) dentro de los códigos especiales, para cualquier respuesta de movimiento que contenga una acción claramente agresiva, como luchar, romper, desgarrar, aterrorizar, disputar, mirar de forma amenazante, etc., considerando que la acción agresiva debe estar realizándose, para diferenciarla de las respuestas con objetos que han sido sometidos a agresión. A partir de sus estudios, concluye que un elevado número de respuestas AG indica una mayor probabilidad de conductas agresivas, tanto verbales como no verbales, y la de que estas respuestas reflejan actitudes hacia los demás más negativas u hostiles de lo normal.

Existen tres variantes de las respuestas de movimiento, que indican impulsividad. El fenómeno Movimiento Proyectado es el movimiento que se proyecta en el momento en que se da la respuesta pero que está orientado hacia el futuro. Es un síntoma de liberación de impulsos, o sea, control muy precario de la agresividad. Ejemplo de ello  “un cuchillo para enterrárselo a alguien” “un hombre que va a subir una montaña”, “piedras que están cayendo al vacío”. Hay que analizar la respuesta de acuerdo al contenido, así vemos que cuando los impulsos que contiene la respuesta son de agresividad es peculiar de personalidades explosivas y epilépticos.

El Movimiento Previo o Reprimido nos habla de un movimiento que ya tuvo lugar, índica el pasado, es decir, que la respuesta es la resultante de un movimiento que ya ocurrió. Ejemplo: “Este es un gato al que le pasó una aplanadora”, “Esto es un árbol que fue cortado”. Este tipo de movimiento proyecta una agresividad u hostilidad reprimida.

El Movimiento en extensión puede ser valorado como expresión de energía, vitalidad y también de impulsividad. Así, por ejemplo, “dos personas con los brazos en alto”.

El fenómeno especial Crítica al Objeto expresa la posición critica del sujeto hacia el contenido dado o la propia mancha. Es una proyección de oposición que puede estar relacionada, en ocasiones, con el examinador pero también puede traducir la dificultad que tiene el sujeto en la lámina, reserva, angustia. Ejemplo: “esta lámina está mal pintada”, “a este elefante le faltan las patas”.

En el caso de la Fabulación, la impulsividad se ve en dependencia de lo que el sujeto añade a su respuesta y que no está en la lámina, así en la lámina VIII puede referir “dos tigres bravos”, “un animal esperando que pase una presa para comerla”. Por lo tanto, la fabulación es una proyección gratuita del sujeto producto de su estado interno.

En el caso de la Perseveración sucede algo similar que en la Fabulación. El significado psicológico que tiene el perseverar en el mismo contenido o tema, está en dependencia de lo que se verbaliza. Puede deberse a factores intelectuales pero también afectivos, personológicos, ya sea, como expresión de conflictos o la existencia de necesidades importantes. Así, por ejemplo, en la lámina VIII, referir “animales que huyen del fuego buscando protección en un bosque”, en la IX, “fuego y esta es una vía estrecha para huir”, evidencia la percepción por parte del sujeto de hostilidad en su medio ambiente.

Por último consideramos el fenómeno Inversión de láminas, que algunos no lo incluyen propiamente como fenómeno especial, sino como una conducta vinculada al manejo de las láminas. Aquí el sujeto invierte la lámina siempre que va a dar la primera respuesta como índice de negativismo y agresividad pasiva.

Conclusiones

Consideramos la presencia de evidente impulsividad si:

1- El índice de impulsividad sobrepasa el límite de 0,70.

2.- Cuando hay respuestas de C excediendo a CF

3.- Cuando hay presencia de hostilidad, dado por el contenido mismo (ej. sangre) o por las acciones  que las personas o animales realizan (ej.: luchando, discutiendo) aunque existen sujetos en proceso de peritaje judicial que tienden a evadir la expresión de hostilidad.

4.- Si los signos de control (M, F%, claroscuro diferenciado están muy bajos o ausentes).

No obstante, es la interpretación holística de los indicadores cuantitativos y cualitativos  en cada caso, la que nos permite aproximarnos al conocimiento de la impulsividad en el sujeto.

Resulta imprescindible obtener resultados empíricos en la investigación con sujetos con diferentes tipos y niveles de impulsividad.

Referencias

 Alonso, Armando (2000). Los fenómenos especiales. En Selección de Lecturas de Rorschach. Facultad de Psicología, Universidad de La Habana. Manuscrito no publicado

Alonso, Armando (2002). La interpretación cualitativa en la técnica de Rorschach. Revista Cubana de Psicología, vol. 19, No. 1, págs. 36-43

Alonso, Armando (2009). El análisis de contenido en la técnica de Rorschach. Manuscrito no publicado.

Bohm, Ewald (1984). Manual del Psicodiagnóstico de Rorschach. 8ª. ed. Ed. Morata, Madrid.

Carrillo de la peña, M. Teresa (1992). Un análisis del concepto de impulsividad y de sus implicaciones para la comprensión de la conducta antisocial de los adolescentes. Tesis de doctorado. En: www.cibernetia.com/tesis_es/psicología/personalidad/medida_ de_ la_ personalidad.   Obtenida 3 de abril del 2008

Celener, Graciela y Guinzbourg, Mónica (2001). El Cuestionario Desiderativo. 5ª. ed.  Ed. Lugar Editorial S.A., Buenos Aires

Cimbleris, Maria p. y Leite, Maria da Glória, m. (2000). Rorschach. Interpretação do teste. Ed, FCH/FUMEC, Belo Horizonte.

Coelho, Lucia Maria Salvia (2004). Método de Rorschach. Ed. Terceira imagem, São Paulo.

Coelho, Lucia Maria Salvia (2002). Rorschach clínico. Manual básico. Ed. Terceira imagen, São Paulo.

Coelho, Lucia Maria Salvia y Vergal Furtado, Katia (2009,). Análisis de la impulsividad y factores del Rorschach. Trabajo presentado en el 14º. Congreso Latinoamericano de Rorschach, Goiânia, Brasil.

Coelho, Lucia Maria Salvia y Falcão, Maria Ines (2006). Prova de Rorschach: diretrizes gerais na interpretação dos resultados. Ed. Terceira Imagem, São Paulo.

Exner, Jonh, E. Jr,  (1994). El Rorschach. Un Sistema Comprehensivo. Volumen 1: Fundamentos Básicos, 3ª. ed.. Ed. Psimática, Madrid.

Exner, John, e. Jr. y  Sendin, Concepción (1998). Manual de interpretación del Rorschach para el Sistema Comprehensivo. 2ª. Ed., Ed. Psimática, Madrid.

Fazzani, Roberto (2007). Impulsividade na Prova de Rorschach e seus indicadores. Trabajo presentado en evento sobre Impulsividad y Rorschach, en  la Sociedad Rorschach de São Paulo.

Fernandez, Pedro y Pardillo, Jorge (2004). Rorschach. Una visión integradora. Ed. Ácana,Camagüey. Cuba.

Klopfer, Bruno y Davidson, Helen. Técnica del Rorschach. Manual introductorio. Ed. Revolucionaria, La Habana.

Kriwy, Francis; Gonzalez, Analy y Mendoza, Maria C. (2008). Evaluación neuropsicológica y de la personalidad en homicidas de ambos sexos con rasgos psicopáticos. Obtenido 12 de febrero 2008.    En: www.psicología jurídica.org/psj43.html.

Lamounier, Rossana y Villemor, Anna Elisa (2006). Evidencias de validez para el Rorschach en el contexto de la Psicología del tránsito. Rev. Interamericana de Psicología,  Porto Alegre, vol. 40, no. 2, 167-176.

Paredes, Angelica; Montes, Cristian; Jerez, Sonia y Silvia, Hernan  (1996). Proposición de una escala para evaluar la impulsividad en la prueba de Rorschach. Revista. Psiquiatría Clínica, Santiago de Chile, 33 (1/2) págs. 33-42.

Passalacqua, alicia m. y Gravenhorst (2005). Os fenômenos especiais no Rorschach. Ed. Vetor, São Paulo.

Rizzo, Carlos; Parissi, Salvatore y Pes, Patricia (1980). Manuale per la raccolta, localizzazione e signatura delle interpretazioni Rorschach. Ed. Kappa, Roma.

Rorschach, Hermann (1967). Psicodiagnóstico. Una prueba basada en la percepción. Ed. Revolucionaria, La Habana

Silveira, Anibal (1985). Prova de Rorschach: Elaboração do Psicograma. 2ª. ed., Ed. Brasileira, Ltda., Campinas, Brasil

Vaz, Cicero E. (1997). O Rorschach. Teoria e desempenho. 3ª. ed., Ed. Manole Ltda., São Paulo.

Zazzo, Rene; Stambak, Mira (1970). La prueba del Bestiario. En Zazzo, René: Manual para el examen psicológico del niño. Ed. Ciencia y Técnica, La Habana.

.


Tags: , , ,

  • ___________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Álvarez, A. A. (2010, 20 de abril ). Indicadores de impulsividad en la técnica de Rorschach. PsicoPediaHoy, 12(8). Disponible en: http:http://psicopediahoy.com/impulsividad-rorschach/
    ____________________________________________________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *