Recursos de Psicología y Educación

La intencionalidad del psicólogo

Publicado: feb 17, 05 │ Categorías: Artículos3 Comentarios
  • Miriam del Campo Yecora
    Bilbao, España

    Juan Antonio Tejero Maeso
    Universidad de Deusto
    Bilbao España



Se expone tres modelos de intencionalidad: la promoción de la autonomía, la promoción de la armonía y la promoción de la perfección de la naturaleza humana.  En cualquier modelo se debe adecuar nuestra pertinente intencionalidad como psicólogos a cada paciente.

Introducción

Ser psicólogo no solo consiste en poseer determinado tipo de informaciones, con las técnicas correspondientes, sino también en algo mucho mas profundo, como ser una persona con un conjunto de características cognoscitivas, afectivas y sociales que le promuevan hacia una intención personalizada, haciéndole capaz de interaccionar con sus pacientes, de manera que estos puedan confiar sin tener porque temer.

La intencionalidad (actitud puesta en marcha de manera consciente) a lograr en la relación terapéutica puede ser el desarrollo de la espontaneidad, el cambio, la apertura, la creatividad, la seguridad en uno mismo, la autonomía, tendiendo así a estimular en el individuo la motivación adecuada para lograr la gratificación que él estima como deseable.

Tres modelos de intencionalidad

Podríamos señalar tres escalas, no correlativas, de intencionalidad como son: la promoción de la autonomía, la promoción de la armonía y la promoción de la perfección de la naturaleza humana.

La primera de las escalas, la promoción de la autonomía, tiene como objetivo o meta la autorrealización, con lo que es la propia persona, siguiendo sus necesidades, quien decide lo que debe hacerse a través de la relación.

La segunda escala, promoción de la armonía, pretende no tanto que la persona se mire en el medio exterior, sino que se acomode desde él como ser. Por lo tanto el objeto o meta es la persona bien integrada con su ser. Así, es el propio sujeto quien decide lo que debe hacerse en su evolución, pero buscando aquello que le sea útil, valido como ser.

Y por último, la tercera escala, ayuda a que el paciente no se acomode a las conductas o intereses de una determinada sociedad sino que conduzca su vida de acuerdo con los valores que considera verdaderos en sí mismos. Es decir, el objetivo que persigue es la persona, y en su relación terapéutica buscar el proceso que le permita retomar la dirección correcta hacia su ser interno.

Sea cual sea el modelo que utilizamos, cada caso debe tratarse de forma personalizada y única, adecuando nuestra intencionalidad como psicólogos a cada paciente, ayudando en el logro de los objetivos basados en sus necesidades y que más respeten su condición y posibilidades emocionales, mentales y psíquicas.

Intencionalidad y los principios éticos

Existe una importante relación entre la intencionalidad del psicólogo y principios éticos: Autonomía, Beneficencia y Justicia.

Dentro de nuestra intención como psicólogos debe llevar implícito el deber de hacer bien o al menos el de no perjudicar (Beneficencia). Asimismo, debería ser una actitud intencional basada en el derecho a ser respetado en las decisiones que la persona toma sobre sí mismo sin perjudicar a otros (Autonomía). Por otro lado, actuar mediante el imperativo moral que nos obliga a la igual consideración y respeto por todos los seres humanos, evitando así, todo tipo de discriminación y promoviendo el principio de Justicia.

De igual modo, en estrecha relación con la intencionalidad del psicólogo, se encuentran las tres reglas éticas fundamentales: confidencialidad, veracidad y fidelidad.

La relación de ayuda, en donde se da la confesión, el respeto, la seguridad, intimidad, privacidad; implica la norma ética de confidencialidad, es decir, la protección de toda información considerada secreta.

Respecto a las reglas éticas de veracidad y fidelidad, señalar que deben estar presentes en nuestra actitud como psicólogos. El deber de veracidad se deriva del de fidelidad a los acuerdos, con lo que todo profesional, en su intención con el paciente, debe evitar cualquier tipo de engaño o ambigüedad en cuanto a los objetivos propuestos, haciendo todo lo posible para que su actuación no induzca a malentendidos. Dada nuestra intención ante la situación del paciente deberemos guardar la fidelidad a las promesas hechas, llevándolas a cabo con determinadas conductas técnicas y éticas.

Asimismo, no deberíamos confundir ” promesa” con ” propósito”. Ya que este último implica la voluntad de tener un determinado comportamiento, sin que ello genere una obligación. Por el contrario, el que no cumple una promesa puede ser culpable de perjudicar al otro, debido a las decisiones que puede tomar como consecuencia de la promesa. Es decir, cuando prometemos que haremos algo en relación con el paciente, nuestra intención provoca una confianza cierta, por el hecho de que se afirma como verdadera y prometida.

Conclusiones

El psicólogo tiene una enorme responsabilidad y, por ello, debe ser consciente en cuanto a las técnicas y a su intencionalidad, ya que sus teorías acertadas o no, pueden tener el carácter de ” profecía que se autocumple”.

Aquella actitud puesta en marcha de manera consciente o intencionalidad que se tiene con el paciente se refuerza de manera positiva, inconsciente o conscientemente, lo cual lleva a un aumento de motivación y de autoeficacia, teniendo así más probabilidad de suceder.

La intencionalidad está determinada por la actitud, y esta última determina la acción. Por lo tanto, sin intencionalidad no hay actitud ni acción, convirtiéndose cada paciente en un número más. Por el contrario, si en la relación de ayuda definimos nuestra intencionalidad, de forma personalizada, tendremos una actitud positiva que nos llevara a realizar las acciones necesarias para la consecución de los objetivos. Estando siempre atentos a la evolución del problema para modificar los objetivos si es necesario.

El proceso terapéutico debería implicar tener una intencionalidad, así como la supervisión del mismo, utilizando para ello la evaluación, es decir comparar nuestra intencionalidad, donde queremos llegar, con la realidad, donde estamos o donde hemos llegado. Pudiendo así modificar, si fuese necesario, las acciones que se están llevando a cabo para conseguir determinada meta.

Referencias

Colegio Oficial de Psicólogos. (1998). Perfiles profesionales del psicólogo. España: Autor.

Colegio Oficial de Psicólogos. Comisión D. (2004). Ética y Deontología para psicólogos. España: Autor.

Franca-Tarragó,O. (1996). Ética para psicólogos: introducción a la Psicoética. Desdeé de Brouwer S.A.

Medina, M.; Romero, A. (1994). La psicología como profesión. Murcia: Colegio Oficial de Psicólogos.

Ríos Álvarez, Francisco (2002). Balance Polar Electromagnético. Zaragoza.


  • ____________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Campo, M. & Tejero, J. A. (2005, 17 de febrero ). La intencionalidad del psicólogo. PsicoPediaHoy, 7(2). Disponible en: http://psicopediahoy.com/intencionalidad-del-psicologo/
    ____________________________________________________

3 Comentarios a: La intencionalidad del psicólogo

  1. Diana dice:

    Es muy buena su explicación pero me lleva a plantear más preguntas, además de ser sociable para estudiar psicología, ¿Qué se necesita? ¿Qué se debe hacer en una consulta?¿Cómo interviene la psicología en la vida de las personas? Es muy interesante su espacio de la psicología gracias.

  2. Jesse gongora dice:

    Sorprendente me ha gustado muchísimo la idea de los tres modelos de la intencionalidad es sumamente interesante.

  3. Jesus Uribe dice:

    La explicacion, fue sin duda buena creo que los estandares planteados tanto como la importancia de la intencionalidad estan planteadas perfectamente el psicologo tiene una gran responsabilidad con el paciente pero hay que recordar que no se puede anlcar tanto en un paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>