Recursos de Psicología y Educación

La Internet: nuevas posibilidades, nuevos problemas y nuevos desafíos en la prevención del suicidio

Publicado: Ago 30, 05 │ Categorías: Artículos2 Comentarios
  • Sergio A. Pérez Barrero
    Red Mundial de Suicidiología
    Bayamo - Cuba



Internet cumple un papel protagónico en el comportamiento suicida, desde su contribución a prevenir esta causa de muerte hasta la posibilidad de utilizarla en la realización de pactos suicidas. Necesitamos adoptar medidas que disminuyan suicidios de los usuarios de Internet.

RESUMEN

El autor expone sus puntos de vista con respecto al papel de la Internet en el comportamiento suicida, desde su contribución a prevenir esta causa de muerte hasta la posibilidad de utilizarla en la realización de pactos suicidas, cuyas características expone. Finalmente, realiza algunas sugerencias para disminuir estos actos suicidas por parte de los usuarios de la Red.

Palabras clave: Internet, pactos suicidas, prevención del suicidio.

Introducción

La Internet ha contribuido al desarrollo vertiginoso de las comunicaciones y tal expansión ha permitido que se puedan realizar diversas acciones entre los usuarios de la red de redes, como también se le conoce las cuales no eran posibles con otras técnicas de comunicación previas.

En la actualidad, mediante la Internet, las personas que tienen acceso a dicha tecnología, pueden comunicarse con sus seres queridos que se encuentran distantes, sus amigos o conocidos, con organizaciones, instituciones, y también con desconocidos mediante determinados sitios a los que se puede acceder para conversar o expresar sus opiniones en determinados foros.

Para hacer uso de esta forma avanzada de comunicación se necesitan determinados medios que, por lo general, solo están presentes en aquellos lugares donde existe cierto desarrollo económico y social y que los individuos hayan cubierto sus necesidades básicas para poder dedicarse a este tipo de comunicación. Se infiere entonces, que es muy poco probable que sea la Internet el medio de comunicación principal entre los miembros de una tribu africana o de una tribu del Orinoco.

Este medio en sí es de una utilidad nada despreciable aunque tiene sus inconvenientes, dada la posibilidad de acceder a ella por cualquier persona.

Desarrollo

La Internet es un medio de difusión masivo, mucho más que los tradicionales, pues las televisoras de algunos países solamente se observan en el país en las que se originan, o las emisoras de radio solo son escuchadas hasta donde llegue la potencia de sus transmisores. Esto no ocurre con la Internet, que ha globalizado las comunicaciones y, si es empleada de una manera razonable, inteligente, adecuada, se globalizará lo razonable, lo inteligente y adecuado. Pero si es utilizada con fines sórdidos, enfermizos y mezquinos se globalizará la sordidez, la enfermedad y la mezquindad.

Por tanto, la Internet ha ofrecido nuevas posibilidades en la prevención del suicidio y existen diversas organizaciones encargadas de diseminar sus puntos de vista, unos más científicos que otros, acerca de la forma de evitar esta causa de muerte.

Es posible, mediante la utilización profesional de la Internet, realizar consultas e intervenciones en situación de crisis suicida cuando el presunto suicida recaba ayuda a través de este medio con resultados satisfactorios en muchos casos (Pérez Barrero SA Psicoterapia en la Internet, Inédito). Se realizan congresos de Psiquiatría en línea en los que en la temática de urgencias psiquiátricas se incluyen el suicidio y su intervención. Asimismo, aparecen libros electrónicos sobre la prevención del suicidio (Pérez, En: http://www.psicologia-online.com/ebooks/suicidio/index.shtml).

Las principales organizaciones de salud cuentan en sus páginas con investigaciones, en las que el tema del suicidio y su prevención son obligados (Prenting Suicide, 2000a, 2000b), así como en revistas y boletines electrónicos (Pérez, 2004) en las cuales han sido publicados múltiples artículos sobre dicha temática. La búsqueda de datos y cualquier otra información sobre el tema se facilita extraordinariamente cuando se accede a la Internet.

Sin embargo, no todo es ventajoso, pues las primeras manifestaciones de suicidios a través de Internet fueron detectadas a fines de los años 90 y se han extendido alcanzando, en los últimos tiempos, cifras alarmantes en varios países.

El término cybersuicidio se refiere precisamente a la influencia de la información sobre suicidio aparecida en Internet en la incidencia de los suicidios en quienes navegan en la red de redes. Se pueden encontrar juegos suicidas, chistes suicidas y música para suicidas. Uno de los grupos más activos es alt. Suicide Holiday (ash) aparecido en la década de los 80, para aquellos que quieren discutir las opciones suicidas y para los que consideran el suicidio como una posibilidad abierta a todos. Se describen los métodos suicidas, desde los más conocidos y eficaces hasta los más frívolos, llegando a más de 40, igualmente, pueden aparecer notas suicidas y anuncios incitando al suicidio (Pérez, En: http://www.wpanet.org/sectorial/bulletin/ebspa8.html).

En un reciente despacho de prensa se anunciaba el arresto de un estadounidense de 26 años que planeaba a través de Internet un suicidio colectivo para el 14 de febrero o día de San Valentín. Gerald Krien, el promotor del suicidio masivo, fue descubierto y detenido por la policía bajo la acusación de “instigación al suicidio”. A través del correo electrónico, este individuo logró convencer al menos a 32 personas, entre estadounidenses y canadienses para que todos se mataran al mismo tiempo, en una suerte de ritual. Krien fue descubierto cuando una mujer que de inicio aceptó la idea de un suicidio colectivo, denunció la trama, espantada por la confesión de otra participante quien pensaba asesinar a sus dos hijos antes de matarse.

Se extienden en la Internet los mensajes de personas desajustadas que desean cometer suicidio y, en vez de ser ayudadas a salir de la crisis suicida, se les persuade para que realicen dicho acto o se les invita a unirse a otros que han pensado de manera similar con frases como “Necesito alguien que muera conmigo”, “Deseo suicidarme acompañado” “Si estas convencido de morir, nosotros te llevaremos hasta la muerte” y otras expresiones similares.

Recientemente, se ha informado la ocurrencia de varios episodios de suicidios colectivos en Japón utilizando la Internet, los que han sido considerados como pactos suicidas y que, a juicio del autor del presente artículo no, cumplen todos los requisitos tradicionales para ser considerados como tal, pues un pacto suicida, por definición, es el acuerdo mutuo entre dos o más personas para morir juntos al mismo tiempo, usualmente en el mismo lugar y mediante el mismo método. Generalmente, se trata de parejas muy vinculadas afectivamente como cónyuges, familiares o miembros de una misma organización política o secta religiosa.

En tales casos, no existe ese vínculo afectivo previo entre los participantes, muchos no se conocen, nunca se han visto ni tienen historias en común antes de conectarse a través de la Red. Algunos se encuentran en locaciones distantes en el momento de cometer el acto de suicidio, mientras que otros se pueden reunir por primera y única vez para llevar a cabo el suicidio colectivo. Nos encontramos ante nuevas características del pacto suicida, que difieren de las que tradicionalmente se han descrito en los pactos suicidas.

Típicamente, según reporta Rajagopal, ambos miembros emplean el mismo método. De vez en cuando, ambos compañeros pueden utilizar métodos múltiples para asegurar la muerte. Alrededor de la mitad tienen desórdenes psiquiátricos y un tercio tienen enfermedades físicas.

En una comparación internacional de esta forma de suicidio, los pactos entre esposos fueron encontrados predominantemente en los Estados Unidos e Inglaterra; entre los amantes en Japón, y entre los amigos en India.

La relación entre las víctimas de los pactos suicidas típicamente es exclusiva, aislada de otros, y el disparador inmediato para el pacto es generalmente una amenaza a la continuación de la relación, por ejemplo, muerte inminente de un miembro por una enfermedad física incurable.

Los pactos suicidas también se han asociado a un desorden psiquiátrico raro llamado “follie à deux” (locura de dos). En esta condición, dos personas comparten la misma o una similar creencia que les desilusiona. La relación entre la gente con este desorden psicopático también se enreda y se aísla generalmente del resto de la sociedad. Tal como en algunos pactos suicidas donde una persona instiga al plan, en la locura de dos, la delusión característicamente es impuesta por el miembro dominante de la relación a la otra persona.

Mientras que los pactos suicidas son usualmente observados entre los esposos, la locura de dos es más común entre las hermanas, generalmente solteronas. (Rajagopal, 2004)

Estas características tradicionales distan notablemente de las que se observan en los actuales pactos suicidas que utilizan la Internet para estos fines autodestructivos.

Entre las nuevas manifestaciones de los pactos suicidas se incluyen las siguientes:

– Los futuros suicidas provienen de países con elevados niveles de desarrollo de las fuerzas productivas.

– Todos los cómplices en el pacto suicida tienen acceso a Internet y fue a través de este medio de comunicación que tuvieron su primer contacto a distancia.

– Por lo general, los participantes en el pacto suicida no tienen otros vínculos entre ellos que no sea a través de la Red de Redes.

– Existe una personalidad dominante que es la que propone el pacto suicida y es quien se encarga de realizar la labor de proselitismo, quien sugiere el cómo, cuándo y dónde se ha de realizar el suicidio colectivo.

– Pueden participar del suicidio colectivo personas muy distantes geográficamente unas de otras.

– Por lo general, participan del suicidio colectivo adolescentes y jóvenes de ambos sexos.

El diagnóstico más probable en estos dominadores del grupo sería el de Trastorno de la Personalidad principalmente Trastorno Paranoide, Límite de la Personalidad o Narcisista aunque pudieran encontrarse casos de verdaderas psicosis delirantes.

El diagnóstico más probable entre los dominados sería el de Trastornos de la Personalidad principalmente pasivo-dependientes, histriónico o sujetos que abusan de sustancias adictivas, así como individuos deprimidos por cualquier causa, incluyendo la enfermedad física. Todos los participantes del pacto suicida son sujetos vulnerables y ninguno de ellos goza de una buena salud mental.

Los suicidólogos nos enfrentamos al nuevo desafío que significan los pactos suicidas mediante el uso de la Internet. Para disminuir las posibilidades de estos sucesos se sugiere que se tengan en consideración las siguientes medidas que a continuación se proponen:

1. Incrementar la comunicación oral en las familias.

2. Establecer relaciones paterno-filiales basadas en el afecto no en la satisfacción de bienes materiales única y exclusivamente.

3. Supervisar los sitios que visitan los adolescentes en Internet, y si se descubre que están visitando foros relacionados con el tema de la muerte o la incitación al suicidio pedir ayuda profesional urgente.

4. Publicar en la Internet los factores de riesgo para el suicidio.

5. Publicar en la Red los factores protectores para evitar el suicidio.

6. Publicar en la Internet los mitos y las evidencias relacionadas con el suicidio.

7. Publicar en la Red de Redes los signos de alarma de una crisis suicida.

8. Publicar en la Internet las fuentes de salud mental a las que se pudieran acudir en caso de situación de crisis suicida.

9. Divulgar en el ciberespacio los grupos de riesgo suicida.

10. Divulgar medidas sencillas que permita a la población saber que hacer en caso de detectar un sujeto con riesgo de suicidio como las que a continuación se relacionan:

– Preguntar siempre a la persona en situación de riesgo suicida si ha pensado en el suicidio.

– Si la respuesta es afirmativa, evitar el acceso a cualquier método que pueda dañarlo.

– Nunca dejarlo a solas mientras persistan las ideas suicidas.

– Avisar a otras personas significativas para el sujeto que contribuyan a evitar la ocurrencia de un acto suicida.

-Acercarlo a las fuentes de salud a recibir atención especializada. (Pérez, En: http://www.wpanet.org/sectorial/bulletin/ebspa8.html)

– Que la legislación de cada país adopte sanciones severas a los que cometan el delito de incitación al suicidio.

– Educar a la población en la denuncia oportuna a las autoridades de actos de este u otro tipo que puedan conspirar contra la integridad física de la persona humana.

11. Establecer contratos para el uso de la Internet que obliguen al usuario a respetar una cláusula que prohíba su utilización en la incitación al suicidio. La violación de dicho contrato conllevaría a la denuncia inmediata a las autoridades para que se tomen las sanciones legales correspondientes.

12. Educar a la población en el siguiente principio: la libertad conlleva responsabilidad, pues la libertad sin responsabilidad no es libertad sino libertinaje.

Conclusiones

La Internet esta llamada a desempeñar un papel protagónico en el comportamiento suicida, desde su contribución a prevenir esta causa de muerte hasta la posibilidad de utilizarla en la realización de pactos suicidas. Es por ello que se hace impostergable adoptar sencillas medidas que pueden contribuir estos actos suicidas por parte de los usuarios de la Red.

Referencias

http://www.wpanet.org/sectorial/bulletin/ebspa8.html

Pérez Barrero S. A. (S.F.) ¿Cómo evitar el suicidio en adolescentes? http://www.psicologia-online.com/ebooks/suicidio/index.shtml

Pérez Barrero S. A. (S.F.). Factores de riesgo suicida en el anciano. http://www.geriatrianet.com/articulos

Pérez Barrero S. A. (S.F.) Glosario de Términos Suicidiológicos. http://www.wpanet.org/sectorial/bulletin/ebspa8.html

Pérez Barrero S. A. (S.F.) Los medios de comunicación y el suicidio. http://www.wpanet.org/sectorial/bulletin/ebspa8.html

Pérez Barrero S. A. (2004). Grupos de riesgo. Una nueva estrategia para la prevención del suicidio. En: Urgencias Psiquiátricas. http://www.psiquiatria.com/interpsiquis/2004/12888

Preventing suicide. A resource for general physicians. (2000a). Geneva Switzerland http://www.who.int/mental_health/../panel/media/en/56.pdf

Preventing suicide. A resource for media professionals. (2000b). Geneva Switzerland http://www.who.int/mental_health/../panel/media/en/426.pdf

Rajagopal S. Suicide pacts and the internet. BMJ. 2004 Dec 4; 329 (7478): 1298-9..


Tags: , ,

  • ___________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Pérez, S. A. (2005, 30 de agosto ). La Internet: nuevas posibilidades, nuevos problemas y nuevos desafíos en la prevención del suicidio. PsicoPediaHoy, 7(10). Disponible en: http://psicopediahoy.com/internet-prevencion-del-suicidio/
    ____________________________________________________

2 Comentarios a: La Internet: nuevas posibilidades, nuevos problemas y nuevos desafíos en la prevención del suicidio

  1. Yolanda Quiazúa dice:

    Es cierto lo que comenta el autor. Internet se ha convertido en un problema para la juventud, particularmente para los adolescentes y jóvenes que, inmersos en su soledad o que por problemas de autoestima y para relacionarse con otros tienden a establecer solamente relaciones virtuales, confiando en los receptores del otro lado. Y esos receptores no siempre tienen buena intención, Los jovenes se ven tentados por sectas que motivan el suicidio, o buscan a otros con problemas parecidos para compartir experiencias y muy posiblemente llegar a la conclusion del suicidio. ¿Cómo controlar esta arroladora realidad? Aun no hay politicas claras sobre este punto.

  2. Angeles Urbina dice:

    Al igual que el Autor de este trabajo soy de la opinión de regular el uso de Internet, no sólo en prevención del suicidio, si no en todo lo que pueda afectar o ayudar a hacer peor el comportamiento humano. Artículos como este deberían ser tomados más en serio por las Autoridades correspondientes a nivel mundial. Felicidades y vengan mas artículos o estudios como este. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *