Recursos de Psicología y Educación

Modelos psicopedagógicos del aprendizaje

Publicado: Mar 8, 10 │ Categorías: Artículos2 Comentarios
  • Pastor Hernández Madrigal
    San Luís de Potosí, México



Este artículo resalta la importancia de conocer y aplicar modelos psicopedagógicos como herramientas para la práctica docente centrada en el aprendizaje. Estos modelos responden a una psicopedagogía constructiva que identifica un paradigma cognitivo, sociocultural y constructivista de la psicología educativa.

Introducción

La psicología educativa como ciencia fundamenta su objeto de estudio en el análisis de problemas concretos del proceso de enseñanza-aprendizaje, que permita una intervención eficiente en los elementos del proceso de enseñanza-aprendizaje, a saber: la institución educativa, los docentes, los alumnos y los contenidos así como los procesos formales e informales educativos.

En este artículo hago resaltar la importancia de conocer y de aplicar por parte de los docentes modelos psicopedagógicos que le permitan desarrollar su actividad docente centrada en el aprendizaje, estos modelos responden a una psicopedagogía constructiva en la que se identifica un paradigma cognitivo, sociocultural y constructivista de la psicología educativa.

Bajo esta perspectiva, cabe hacer mención que muestro ciertas propuestas psicopedagógicas como herramientas fundamentales para que el docente realice una labor docente innovadora donde promueva ambientes de aprendizaje diversificados en la enseñanza que implica innovar el proceso pedagógico donde se incluye a los agentes educativos: docente, alumnos, estrategias de enseñanza y contenidos para asegurar la efectividad de los procesos de formación de los futuros profesionales, esto permitirá elaborar nuevas conceptualizaciones en torno al enseñar, el aprender y a la relación con el conocimiento en las aulas.

Estos elementos se concretizan en estrategias de formación docente que implica los procesos de diseño, desarrollo e institucionalización de los cambios educativos, se entiende este cambio como un proceso, en donde las propuestas pedagógicas innovadoras deben ser decodificadas, interpretadas, evaluadas y redefinidas por los docentes ( Alcalá, s.f.).

En estas estrategias de innovación se reconoce el papel activo de los profesores en los procesos de cambio ya que se busca que integren el conocimiento experto de su profesión, el desarrollo de habilidades y actitudes en el trabajo cotidiano con los estudiantes, logrando así el desarrollo de las competencias docentes.

Bajo el planteamiento anterior, a continuación se indican una serie de modelos educativos que su principal característica es estar centrados en el aprendizaje de los alumnos (Ángeles, 2003), y tienen como fundamento teórico los paradigmas psicopedagógicos: el cognitivo, el constructivismo y el paradigma sociocultural del aprendizaje integrados en propuestas didácticas que permiten que los alumnos gestionen su propio aprendizaje.

En esta misma perspectiva, se busca favorecer el desarrollo de las potencialidades de los alumnos para que aprendan más eficazmente, por ello, en estos modelos de enseñanza permite que el docente tenga un papel estratégico al proporcionar ciertos mecanismos de ayuda pedagógica que potencialice el desarrollo de habilidades cognitiva en los estudiantes (Istance, 2006). En la Universidad se ha tenido experiencias en algunas instituciones del trabajo académico de los docentes que en ese proceso de resignificación de su labor han incorporado estas metodologías, es por ello que se ha optado por describir las características generales de los siguientes modelos de enseñanza.

Aprendizaje basado en problemas

Esta metodología responde a las exigencias que actualmente los estudiantes deben prepararse para incorporarse a un entorno laboral flexible que le permita ser capaces de redefinir lo que tienen que hacer, volver a aprender, volver a entrar en saber cómo hacer las nuevas tareas, (Castell citado en Díaz V. Mario, 2002). Los problemas que estos futuros profesionistas deberán enfrentar cruzan las fronteras de las disciplinas y demandan enfoques innovadores y habilidades para la resolución de problemas complejos.

Se caracteriza este método de enseñanza por el diseño de un problema por parte del docente, para desarrollar determinadas competencias en los alumnos. Así mismo, se considera un método de aprendizaje basado en el principio de usar problemas como punto de partida para la adquisición e integración de los nuevos conocimientos (ÍTESM, 2000).

Otra característica es que el aprendizaje está centrado en el estudiante (Ángeles, 2003), promoviendo que sea significativo, capaz de desarrollar una serie de habilidades y competencias indispensables en el entorno profesional actual. Parte importante de esta metodología es la guía del docente como tutor, en donde los estudiantes deben tomar la responsabilidad de su propio aprendizaje, identificando lo que necesitan conocer para tener un mejor entendimiento y manejo del problema en el cual están trabajando, y determinando dónde conseguir la información necesaria (libros, revistas, profesores, internet, etc.). Los profesores se convierten en consultores de los estudiantes y de esta manera se permite que cada estudiante personalice su aprendizaje, concentrándose en las áreas de conocimiento o entendimiento limitado y persiguiendo sus áreas de interés.

Al momento en que los estudiantes confrontan el problema e identifican los temas de aprendizaje, el abordaje para su estudio puede ser en grupo o individual, y vuelven a analizar el problema con base a sus conocimientos. Esto les permite que desde el planteamiento original del problema hasta su solución, trabajen de manera colaborativa, compartan sus conocimientos, habilidades, actitudes y valores en la resolución.

La nueva información se adquiere a través del aprendizaje autodirigido, como corolario a todas las características antes descritas, en la perspectiva del currículo centrado en el estudiante y el profesor como facilitador del aprendizaje (Ángeles, 2003), se espera que los estudiantes aprendan a partir del conocimiento del mundo real y de la acumulación de experiencia por virtud de su propio estudio e investigación. Durante este aprendizaje autodirigido, los estudiantes trabajan juntos, discuten, comparan, revisan y debaten permanentemente lo que han aprendido.

Otro principio cognitivo que aporta esta modalidad es que el aprendizaje es más rápido cuando los estudiantes poseen modalidades para la autorregulación del aprendizaje, es decir, para la metacognición (Diaz, Frida y G. Hernández, 1999). Ésta se percibe como un elemento esencial del aprendizaje experto, ya que establece metas, selecciona estrategias y evalúa los logros. Las habilidades metacognitivas involucran la capacidad de monitorear la propia conducta de aprendizaje, esto implica estar enterado de la manera como se analizan los problemas y de si los resultados obtenidos tienen sentido. Un aprendiz experto constantemente juzga la dificultad de los problemas y evalúa su progreso en la resolución de los mismos.

El trabajo colaborativo es una modalidad que se integra en esta metodología, mediante el trabajo en pequeños grupos, la exposición del aprendiz a puntos de vista alternativos al suyo es un gran desafío para iniciar la comprensión (Schiefelbein, 2003). Al trabajar en grupo los estudiantes exponen sus métodos de resolución de problemas y su conocimiento de los conceptos, expresan sus ideas y comparten responsabilidades en el manejo de las situaciones problemáticas. Al estar en contacto con diferentes puntos de vista sobre un problema, los estudiantes se sienten estimulados para plantearse nuevas interrogantes.

De todo lo anterior se considera que el ABP (Aprendizaje Basado en Problemas), se resume en los siguientes puntos:

– Provoca conflictos cognitivos en los estudiantes

– Promueve el trabajo en equipo

– Actitud positiva hacia el aprendizaje

– Autonomía del estudiante

– Desarrolla las habilidades para el aprendizaje

– Metodología orientada a la resolución de problemas

– Fortalece el trabajo colaborativo

– El aprendizaje es contextualizado

– Facilita la comprensión de los nuevos conocimientos, lo que resulta indispensable para lograr aprendizajes significativos.

– Promueve la disposición afectiva y la motivación de los alumnos

Para concluir, en esta metodología el docente debe enseñar a aprender a los estudiantes ya que con el diseño de problemas y en la búsqueda de soluciones promueve el desarrollo de conocimientos y estrategias cognitivas que fomentan el autoaprendizaje.

Aprendizaje orientado a proyectos

En esta metodología los estudiantes se comprometen a realizar un proyecto de trabajo en un tiempo determinado que abordan situaciones reales, que los involucra en un proceso de investigación, promueve soluciones creativas e innovadoras y hacen uso de las nuevas tecnologías.

Los estudiantes son responsables de su propio aprendizaje, ya que se enfrentan a situaciones que los llevan a confrontar, comprender y aplicar los conocimientos adquiridos en las aulas para proponer proyectos complejos, aplicados a la vida real del trabajo, haciendo uso de sus habilidades, desarrollando competencias cognitivas, de trabajo productivo e incrementa las habilidades del aprendizaje autónomo y de competencias profesionales (Ángeles, 2003).

Esta estrategia involucra a los estudiantes en proyectos complejos del mundo real, y se enfoca en los conceptos y principios de una o varias disciplinas para la solución de problemas u otras tareas significativas.

La presentación de los proyectos implica que los alumnos entiendan, sinteticen y apliquen los resultados, estos productos dan evidencia del aprendizaje adquirido en la realización de su proyecto (ITESM, 2000).

Algunas características del Aprendizaje Orientado a Proyectos, sus siglas AOP, son que:

– Está centrado en el alumno.

– Los alumnos deben entender la tarea a realizar, lo que se espera de ellos en cada una de las áreas (contenidos, destrezas computacionales y habilidades), así como la trascendencia del proyecto.

– Los alumnos deben conocer las características precisas de los productos a elaborar.

– El AOP parte de un planteamiento que se basa en un problema real y que involucra distintas áreas.

– Apoya contenidos académicos y presenta propósitos auténticos.

– Ofrece oportunidades para que los estudiantes realicen investigaciones que les permitan aprender nuevos conceptos, aplicar la información y representar su conocimiento de diversas formas.

– Tiene metas educativas explícitas.

– Se basa en el constructivismo (teoría del aprendizaje social).

– Promueve la colaboración y el aprendizaje cooperativo.

– El profesor actúa como facilitador.

– Requiere que los alumnos se comprometan y elaboren un producto.

– La evaluación es un componente importante del AOP.

Para definir un proyecto (ITESM, 2000) es necesario tomar en cuenta:

– Relacionar el contenido del proyecto con algún tema de otra materia. Los proyectos son una buena oportunidad para crear colaboraciones interdisciplinarias.

– Estructurar los proyectos para que los alumnos construyan un conocimiento nuevo. Además de que los proyectos pueden ser diseñados para que los alumnos apliquen lo que ya saben, el método de proyectos puede ser una forma de que los estudiantes aprendan nuevas cosas. La mayoría de los productos requerirá que los estudiantes utilicen conocimientos previos y agreguen nuevos conocimientos y habilidades.

– Permitir a los estudiantes diseñar algunas partes del proyecto. Incluir actividades diseñadas para que los estudiantes planeen una estrategia, con el fin de lograr las metas particulares del proyecto. Estas estrategias pueden ser debatidas y criticadas constructivamente por el resto de la clase o dentro del mismo grupo del proyecto.

– Incorporar habilidades de la comunidad al proyecto. Existen muchas maneras de que los alumnos contribuyan con sus comunidades mientras aprenden acerca de temas académicos tradicionales.
Uno de los pasos más importantes para la elaboración de proyectos es la planificación de un proyecto, definir las metas u objetivos que se espera que los alumnos logren, así como los aprendizajes que se desea que realicen. Las metas serán muy numerosas si corresponden a un proyecto semestral, y muy específicas si cubren un solo tema o unidad.

Los alumnos mediante el AOP logran desarrollar las siguientes capacidades:

– Aumentan su conocimiento y las habilidades en los contenidos curriculares (interdisciplinario).

– Perfeccionan sus habilidades de investigación.

– Perfeccionan sus habilidades cognitivas.

– Participan en proyectos para aprender a tomar responsabilidades individuales y colectivas.

– Aprenden a usar la tecnología.

– Realizan la autoevaluación y la coevaluación de los compañeros. Aprenden a valorar su trabajo y el de los otros de una manera objetiva.

– Desarrollan un portafolio (conjunto de trabajos elaborados a lo largo del proyecto).

– Aprenden a comprometerse con un proyecto.
Otro elemento en el desarrollo de proyectos, es la definición de los productos, que son construcciones, presentaciones y exhibiciones realizadas durante el proyecto (ITESM, 2000). Respecto de este punto, es importante tomar en cuenta lo siguiente:

– Los alumnos deben entender, sintetizar y aplicar los criterios establecidos para la elaboración y entrega del producto. Los buenos productos obligan a los alumnos a demostrar en profundidad que han entendido los conceptos y principios centrales de la materia y/o disciplina.

– Los resultados del proyecto deben ejemplificar situaciones reales. Esto se puede lograr escogiendo actividades que reflejen las situaciones reales relacionadas con el proyecto.

– Los productos deben ser relevantes e interesantes para los alumnos.

En resumen, esta metodología permite que cuando el estudiante deba aprender algo, tenga claridad sobre los propósitos que persigue así como de las actividades y recursos intelectuales más adecuados para la elaboración del proyecto.

Aprendizaje por medio de casos

Este método permite a los alumnos desarrollar las competencias en un contexto real, que implica enfrentarse a situaciones reales profesionales que promueve el trabajo en equipo, desarrollo de habilidades y actitudes en el mundo laboral.
La principal característica es el análisis completo de un hecho, problema o suceso real con la finalidad de generar hipótesis, alternativas de solución y conocer los diversos procedimientos para enfrentar una situación.

Un caso representa situaciones complejas de la vida real planteadas de forma narrativa, a partir de datos que resultan ser esenciales para el proceso de análisis. Constituyen una buena oportunidad para que los estudiantes pongan en práctica habilidades que son también requeridas en la vida real, por ejemplo: observación, escucha, diagnóstico, toma de decisiones y participación en procesos grupales orientados a la colaboración (ITESM, 2000).

El planteamiento de un caso es siempre una oportunidad de aprendizaje significativo y trascendente en la medida en que quienes participan en su análisis logran involucrarse y comprometerse tanto en la discusión del caso como en el proceso grupal para su reflexión.

Bajo esta modalidad los alumnos logran desarrollar habilidades tales como el análisis, síntesis y evaluación de la información. Posibilita también el desarrollo del pensamiento crítico, el trabajo en equipo y la toma de decisiones, además de otras actitudes y valores como la innovación y la creatividad (Schiefelbein, 2003).

Esta estrategia pedagógica consiste en proporcionar una serie de casos que representan situaciones problemáticas de la vida real, para que los alumnos las enfrenten por medio del análisis y del estudio, en esa medida se van preparando en la búsqueda de soluciones, así es como se entrena a los alumnos en la elaboración de soluciones válidas para los posibles problemas de carácter complejo que se presenten en la realidad futura, al mismo tiempo los entrena para pensar y contrastar sus conclusiones con las conclusiones de otros, a aceptarlas y expresar las propias sugerencias, así aprenden a trabajar de forma colaborativa y a tomar decisiones en equipo (ITESM, 2000).

Dentro del enfoque de casos según Ángeles (2003) se clasifican tres modelos:

– Modelo centrado en el análisis de casos (casos que han sido estudiados y solucionados por equipos de especialistas). Este modelo pretende el conocimiento y la comprensión de los procesos de diagnóstico e intervención llevados a cabo, así como de los recursos utilizados, las técnicas empleadas y los resultados obtenidos a través de los programas de intervención propuestos. A través de este modelo, básicamente se pretende que los estudiantes, y/o profesionales en formación, conozcan, analicen y valoren los procesos de intervención elaborados por expertos en la resolución de casos concretos. Complementariamente, se pueden estudiar soluciones alternativas a la tomada en la situación objeto de estudio.

– El modelo que pretende enseñar a aplicar principios y normas legales establecidos a casos particulares, de forma que los estudiantes se ejerciten en la selección y aplicación de los principios adecuados a cada situación. Se busca desarrollar un pensamiento deductivo, a través de la atención preferente a la norma, a las referencias objetivas y se pretende que se encuentre la respuesta correcta a la situación planteada. Este es el modelo desarrollado preferentemente en el campo del derecho.

– El modelo que busca el entrenamiento en la resolución de situaciones que si bien requieren la consideración de un marco teórico y la aplicación de sus prescripciones prácticas a la resolución de determinados problemas, exigen que se atienda la singularidad y complejidad de contextos específicos. Se subraya, igualmente, el respeto a la subjetividad personal y la necesidad de atender a las interacciones que se producen en el escenario que está siendo objeto de estudio. En consecuencia, en las situaciones presentadas (dinámicas, sujetas a cambios) no se da “la respuesta correcta”, exigen al profesor estar abierto a soluciones diversas.

Los casos que se les presentan a los alumnos pueden estar centrados en la simulación, en las descripciones de la práctica, en generar propuestas en la toma de decisiones, en el análisis crítico de la toma de decisiones, y en la resolución de problemas.

Para concluir, se afirma que este método de trabajo docente en el aula permite establecer una orientación pedagógica centrada en el aprendizaje (Ángeles, 2003), donde los alumnos logran desarrollar competencias cognitivas, competencias de trabajo colaborativo, liderazgo y creatividad, cualidades indispensables del profesionista del siglo XXI.

Aprendizaje colaborativo

Es un enfoque educativo que promueve la interacción entre alumnos y la organización en el aula, en donde los alumnos son responsables de su aprendizaje y del de sus compañeros en una estrategia de corresponsabilidad para alcanzar metas e incentivos grupales.

Esta metodología de la enseñanza permite e incentiva el desarrollo de la interdependencia positiva entre los estudiantes, es decir, de una toma de conciencia de que solo es posible lograr las metas individuales de aprendizaje si los demás compañeros del grupo logran también las suyas, en este sentido, se brindan ayuda y apoyo mutuo en el cumplimiento de las tareas y el trabajo, al tiempo que comparten sus habilidades interpersonales como la confianza mutua, la comunicación, asertividad, resolución de problemas e integración como un equipo de trabajo compartido; todo ello le va permitir a los estudiantes una preparación para enfrentar los retos laborales actuales que implican integración de grupos de trabajo (ITESM, 2000).

Lo más importante en la formación de grupos de trabajo colaborativo es vigilar la interdependencia positiva, la responsabilidad individual, la interacción promotora, el uso apropiado de habilidades sociales y lo más importante el proceso de conformación de grupo de trabajo, que implica la construcción de una identidad grupal en función de metas y tareas definidas con claridad (Schiefelbein, 2003).

La base pedagógica de esta modalidad de enseñanza es el aprendizaje cooperativo, el establecimiento de roles de cada uno de los participantes en el proceso de integración grupal, la capacidad de los alumnos de comunicación con sus pares, para aclarar, cuestionar, constrastar, emitir juicios, compartir valores e interactuar y así lograr integrar o construir procesos de aprendizaje significativos.

En el proceso de construcción de identidad de las personas, un proceso psicológico importante es la socialización, que tiene como base el aprendizaje continuo en la interacción con los otros, este elemento que también es considerado como indispensable en uno de los 4 pilares de la educación “aprender a convivir” (Delors, 1996), es decir, el proceso de formación de las personas se adquiere en la vida cotidiana en los procesos de interacción social.

En base a estas premisas, uno de los grandes retos de la formación de personas en el proceso de enseñanza-aprendizaje, se reflejará cuando los docentes no se preocupen porque el alumno aprenda sino porque “los alumnos o el grupo aprendan de manera conjunta”.

Se puede decir que el aprendizaje colaborativo o cooperativo es el uso instruccional de pequeños grupos de tal forma que los estudiantes trabajen juntos para maximizar su propio aprendizaje y el de los demás. Los estudiantes trabajan colaborando. Este tipo de trabajo no se opone al trabajo individual ya que puede observarse como una estrategia de aprendizaje complementaria que fortalece el desarrollo global del alumno.

Los métodos de aprendizaje colaborativo comparten la idea que los estudiantes trabajan juntos para aprender y son responsables del aprendizaje de sus compañeros tanto como el suyo propio. Todo esto trae consigo una renovación de los roles asociados a profesores y alumnos, tema de este trabajo. Esta renovación también afecta a los desarrolladores de programas educativos. Las herramientas colaborativas deben enfatizar aspectos como el razonamiento y el autoaprendizaje y el aprendizaje grupal.

El papel que asumen los alumnos en este proceso de aprendizaje en grupo (ITESM, 2000) son:

– Responsables por el aprendizaje: Los estudiantes se hacen cargo de su propio aprendizaje y son auto-regulados. Ellos definen los objetivos del aprendizaje y los problemas que son significativos para ellos, entienden que actividades específicas se relacionan con sus objetivos, y usan estándares de excelencia para evaluar qué tan bien han logrado dichos objetivos.

– Motivados por el aprendizaje: Los estudiantes comprometidos encuentran placer y excitación en el aprendizaje. Poseen una pasión para resolver problemas y entender ideas y conceptos. Para éstos estudiantes el aprendizaje es intrínsecamente motivante.

– Colaborativos: Los estudiantes entienden que el aprendizaje es social. Están “abiertos” a escuchar las ideas de los demás, a articularlas efectivamente, tienen empatía por los demás y tienen una mente abierta para conciliar con ideas contradictorias u opuestas. Tienen la habilidad para identificar las fortalezas de los demás.

– Estratégicos: Los estudiantes continuamente desarrollan y refinan el aprendizaje y las estrategias para resolver problemas. Esta capacidad para aprender a aprender (metacognición) incluye construir modelos mentales efectivos de conocimiento y de recursos, aun cuando los modelos puedan estar basados en información compleja y cambiante. Este tipo de estudiantes son capaces de aplicar y transformar el conocimiento con el fin de resolver los problemas de forma creativa y son capaces de hacer conexiones en diferentes niveles.

El rol del profesor en esta metodología de enseñanza, en primer lugar “invitan” a sus estudiantes a definir los objetivos específicos dentro de la temática que se está enseñando, brindando opciones para actividades y tareas que logren atraer la atención de los alumnos, animando a los estudiantes a evaluar lo que han aprendido. Los profesores animan a los estudiantes al uso de su propio conocimiento, asegurando que los estudiantes compartan su conocimiento y sus estrategias de aprendizaje, tratando a los demás con mucho respeto y enfocándose en los altos niveles de entendimiento. Ellos ayudan a los estudiantes a escuchar diversas opiniones, a soportar cualquier crítica de una temática con evidencia, a comprometer en pensamiento crítico y creativo y a participar en diálogos a abiertos y significativos.

Para finalizar, se afirma que bajo esta óptica, cualquier innovación pedagógica por parte del docente implica el desarrollo de trabajo en grupo o colaborativo, ya que permite el desarrollo de competencias cognitivas, de habilidades sociales y de comunicación, básicas para el desarrollo profesional en el contexto actual.

Aprendizaje contextual

Es un método docente que consiste en que los estudiantes aprendan en el contexto de las experiencias de la vida, se trata de aprender haciendo, de compartir e interactuar con sus compañeros, y de la aplicación del conocimiento en nuevas situaciones, a continuación se presenta cinco estrategias del aprendizaje contextual según Crawford (2004) :

– Relación: Consiste en aprender en el contexto de las experiencias de la vida o del conocimiento preexistente, cuando el profesor utiliza la estrategia de conectar un concepto nuevo con algo que es conocido o familiar para los estudiantes, en este sentido cuando el profesor relaciona una experiencia conocida con la definición de una razón, los estudiantes pueden ver inmediatamente la relevancia de su conocimiento previo.

-Experimentación: Consiste en aprender en el contexto de exploración, descubrimiento e invención. Concretamente es aprender haciendo. También se denomina aprendizaje a través de la experiencia. Ejemplos más frecuentes a desarrollar en el aula es el uso de actividades manipulativas, actividades de resolución de problemas o actividades de laboratorio.

-Aplicación: Consiste en aprender conceptos en el contexto de su puesta en práctica, es aquí donde los profesores motivan a los estudiantes mediante el diseño de tareas desafiantes la necesidad de aprender conceptos en la asignación de tareas realistas y relevantes, en donde plantean situaciones de la vida cotidiana y demuestran la utilidad de los conceptos académicos en una de las áreas de la vida de la persona.

-Cooperación: Consiste en aprender mediante la organización de pequeños grupos que les permita a los estudiantes desarrollar su capacidad de compartir e interactuar bajo el enfoque de aprendizaje colaborativo o cooperativo, anteriormente ya mencionado.

-Transferencia: Consiste en aprender en el contexto de la aplicación del conocimiento para aplicarlos a nuevos contextos o en nuevas situaciones, así cómo la facilidad de poder explicarlo a sus compañeros o a otras personas.

Estas estrategias de enseñanza contextuales están basadas en la creencia de que los estudiantes aprenden mejor cuando adquieren conocimiento a través de la exploración y del aprendizaje activo. En estas estrategias se hace uso de actividades prácticas o manuales, alentando a los estudiantes a pensar y explicar su razonamiento en lugar de memorizar y recitar información, y se ayuda a que los estudiantes vean las conexiones entre temas y conceptos a diferencia de presentarlos de forma aislada (constructivismo de Piaget, Vigostky y Dewey).

Como conclusión, para reafirmar el concepto de aprendizaje contextual reconoce que es un proceso complejo y multifacético, que el aprendizaje tiene lugar sólo cuando el alumno procesa la información y conocimientos nuevos de tal forma que le da sentido en sus marcos de referencia y se entiende que tiene lugar en estrecha relación con la experiencia real. Se basa en motivar a los estudiantes a que relacionen el conocimiento con la utilidad y aplicación en la vida cotidiana.

A manera de conclusión, se afirma que cada uno de estos modelos pedagógicos revisados anteriormente tiene una sólida base conceptual basado en el constructivismo (Santillán, 2006), así como propuestas metodológicas, técnicas y recursos interesantes para la educación superior que constituyen nuevas formas de elaboración de propuestas curriculares flexibles ya que permiten la adquisición de un conjunto de estrategias cognitivas y metacognitivas que favorece el desarrollo potencial del aprendizaje de los estudiantes (Ángeles, 2003).

Además, se insiste en los nuevos roles del profesor, las nuevas formas de evaluación así como las nuevas tecnologías y ambientes de aprendizaje. Específicamente sobre el profesor, en donde se reconoce la profesión docente con un profundo sentido humanista (Cassasus, 2006) y como facilitador comprometido con un mejor conocimiento de sus estudiantes y de las bases conceptuales del aprendizaje, así como con el desarrollo de proyectos de innovación (Nieto 2001).

Referencias

Alcalá, María Teresa (s.f.). El papel de las innovaciones pedagógicas en el desarrollo profesional docente. Extraído el 8 de agosto de 2007 de:

http://www.unne.edu.ar/academica/PFD/info_jornada/Conferencia%20Prof.%20M.%20Alcal%E1.pdf

Ángeles Gutierrez, Ofelia (2003). Métodos y estrategias para favorecer el aprendizaje en las Instituciones de Educación Superior en Enfoques y modelos educativos centrados en el aprendizaje. Consultado el: 14 de abril de 2005 del portal de la Subsecretaria de Educación Superior de la sección de Artículos y estudios de la SES de: http://ses4.sep.gob.mx/

Delors, Jacques (1996). La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI. Extraído el 24 de mayo de 2007 de: http://www.unesco.org/education/pdf/DELORS_S.PDF

Díaz Barriga., Frida y Hernández R., G. (1999).Estrategias para el aprendizaje significativo: fundamentos, adquisición y modelos de intervención en Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. México: McGraw Hill, 232p.

Díaz Villa, Mario (2002). Flexibilidad y Educación Superior en Colombia. Colombia: ICFES. Extraído el 20 de junio de 2007 de: http://www.icfes.gov.co/cont/s_fom/pub/libros/libro%20flexibilidad%20y%20educacion.pdf

Crawford, Michael L. (2004). Enseñanza contextual. Center for Occupational Research and Development. Extraído el 22 de Julio de 2007 de : http://www.cord.org/uploadedfiles/Teaching%20Contextually%20Spanish.pdf

Conferencia Internacional OCDE /México. Modelos emergentes de Aprendizaje e innovación. Documentos consultados:

– Cassasus, Juan. Fuerzas impulsoras en la innovación educativa en Modelos emergentes de aprendizaje e innovación. Conferencia Internacional OCDE/México. http://www.ocde.sep.gob.mx/ocde/esp/docs/Documento_012.pdf

– Istance David. Nuevos Modelos de Innovación y Aprendizaje y Aprender para el Mundo del Mañana. Antecedentes y preguntas clave. Extraído el 24 de septiembre de: http://www.ocde.sep.gob.mx/ocde/esp/docs/Documento_01.pdf

Heinz Flechsig Kart y Ernesto Schiefelbein (2003). 20 modelos didácticos para América Latina. Dirección General de la Agencia Interamericana para la cooperación y el desarrollo de la Secretaria General de la Organización de los Estados Americanos. Extraído el 17 de mayo de 2007 de : www.educoas.org/portal/bdigital/contenido/interamer/interamer_72/Schiefelbein-IntroNew.pdf

Hernández Madrigal, Pastor (2003). Formación Docente en Educación Superior: la experiencia de un modelo de intervención en Contexto educativo, ver en:
http://contexto-educativo.com.ar/2003/3/nota-05.htm

Hernández Madrigal, Pastor (2008). Los campos de acción del psicólogo educativo, en la revista de psicologíacientífica.com, ver en:
http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-321-1-los-campos-de-accion-del-psicologo-educativo.html

ITESM (2000). Dirección de investigación en innovación educativa.

– Aprendizaje Basado en Problemas como Técnica Didáctica. Extraído el 18 de mayo de 2007 de: http://www.itesm.mx/va/dide/documentos/inf-doc/abp.htm

– Aprendizaje Colaborativo. Extraído el 18 de mayo de 2007 de: http://www.itesm.mx/va/dide/documentos/inf-doc/colaborativo.html

– Método de proyectos como técnica didáctica. Extraído el 18 de mayo de 2007 de: http://www.itesm.mx/va/dide/documentos/inf-doc/proyectos.html

– Técnica de estudios de casos. Extraído el 18 de mayo de 2007 de: http://www.itesm.mx/va/dide/documentos/inf-doc/casos.html

– Capacitación en estrategias y técnicas didácticas. Extraído el 18 de mayo de 2007 de: http://www.itesm.mx/va/dide/documentos/inf-doc/introduccion.htm

– Ejemplos de estrategias y técnicas didácticas por disciplina. Extraído el 18 de mayo de 2007 de: http://www.itesm.mx/va/dide/documentos/inf-doc/ejemplos-disciplinas.htm

– Técnicas y estrategias didácticas. Consultado el 18 de mayo de 2007 de: http://www.itesm.mx/va/dide/documentos/inf-doc/

Nieto Caraveo Luz María (2001) “De lo fácil a lo difícil. La metáfora del profesor facilitador”.Publicado en Pulso, Diario de San Luis. Sección Ideas, Pág. 4a del jueves 30 de agosto de 2001. versión extensa. Documento web: http://ambiental.uaslp.mx/docs/LMNC-AP010830.pdf [Consultado el 25/04/2006].

Santillán Campos, Francisco (2006). El aprendizaje basado en problemas como propuesta educativa para las disciplinas económicas y sociales apoyadas en el B-learning. Extraído el 13 de agosto de 2007 de : http://www.rieoei.org/deloslectores/1460Santillan.pdf y de: http://www.usal.es/~ofeees/NUEVAS_METODOLOGIAS/ABP/1460Santillan%5B1%5D.pdf

.


  • ___________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Hernández, P. (2010, 8 de marzo). Modelos psicopedagógicos del aprendizaje. PsicoPediaHoy, 12(3). Disponible en: http://psicopediahoy.com/modelos-psicopedagogicos-del-aprendizaje/
    ____________________________________________________

2 Comentarios a: Modelos psicopedagógicos del aprendizaje

  1. Dagoberto Ramírez Alarcón dice:

    Excelente artículo. Amalgama con gran precisión la profundidad de contenido con un léxico directo y simple. Os felicito.

  2. jenny dice:

    excelente articulo, muy completo y muy digerible. gracias =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *