Recursos de Psicología y Educación

Los campos de acción del psicólogo educativo

Publicado: ene 28, 08 │ Categorías: Artículos2 Comentarios
  • Pastor Hernández Madrigal
    Universidad Mesoamericana
    San Luís de Potosí, México



Los planteamientos exponen el papel del psicólogo educativo, sus ámbitos de desempeño y los alcances de la disciplina. Es una reflexión personal que aporta líneas de investigación o de intercambios de opiniones sobre su quehacer profesional y su inserción laboral.

RESUMEN

El papel del psicólogo educativo, su ámbito de acción como profesional competente y como alternativa de formación son los planteamientos que genera este escrito, en donde se realiza un recorrido de la disciplina de la psicología educativa, sus alcances, el campo de acción profesional en el ámbito educativo escolarizado o no escolarizado. Es una reflexión personal que aporta líneas de investigación o con el objeto de establecer intercambios de opiniones, de trabajos o de reflexiones en torno al quehacer profesional del psicólogo educativo y su inserción laboral, en el caso de México.

Introducción

El trabajo que a continuación se expone, presenta algunas reflexiones sobre los siguientes planteamientos: ¿Qué es la psicología educativa? ¿En cuántas áreas de estudio se ha dividido? ¿Para qué nos prepara estudiar como psicólogos educativos? ¿Cuáles son los campos de acción del psicólogo educativo? También se presentan lo que son las funciones de la psicología educativa y los beneficios que aporta a la educación, resaltando la necesidad y la importancia de la presencia de un psicólogo educativo en las escuelas e instituciones educativas de nuestro sistema educativo nacional, denominado SEN, en México.

Es una reflexión que quiere aportar elementos para la construcción de la identidad del psicólogo educativo, una profesión que se ha vuelto necesaria para el Sistema Educativo Nacional, que se requiere en las Instituciones Educativas de todos los niveles. En el caso de México, hablamos de Educación inicial, Preescolar, Primaria, Secundaria, Nivel Medio Superior y Educación Superior en las modalidades escolarizadas, como también en las modalidades No escolarizada, Educación de adultos, Educación a Distancia y Educación en Línea. Por la importancia del tema, se plantearán algunas consideraciones del trabajo profesional del psicólogo educativo.

Hacia una definición de la psicología educativa

La Psicología es el estudio científico de la conducta en el proceso formativo de la persona, de cómo los seres humanos sienten, piensan, aprenden y conocen para adaptarse al medio circundante o en su acepción más amplia, es el estudio de la conducta en un nivel de integración específicamente humano (Begler, 1999).

La psicología moderna se ha dedicado a recoger hechos sobre el comportamiento y el contexto, y a organizarlos sistemáticamente, elaborando teorías que los expliquen. Estas teorías ayudan a conocer y explicar el comportamiento de los seres humanos y en alguna ocasión, incluso a predecir sus acciones futuras, pudiendo intervenir sobre ellas.

La psicología se ha dividido en varias áreas de estudio. No obstante, estas áreas están interrelacionadas. La psicología fisiológica estudia el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso, mientras que la psicología experimental diseña tests y organiza investigaciones para descubrir la conducta del hombre en relación con su medio ambiente y consigo mismo. La psicología educativa desarrolla marcos teóricos sobre el aprendizaje, la relación educativa, la intervención psicopedagógica, sobre el manejo de los contenidos, entre otras líneas de acción.

Las áreas de la psicología pueden también describirse en términos de áreas de aplicación. Los psicólogos sociales, por ejemplo, están interesados en el modo en que las personas se influyen mutuamente y el modo en que actúan en grupo. Los psicólogos industriales estudian el comportamiento en el trabajo y los efectos de ese entorno. La Psicología laboral se desenvuelve básicamente en instituciones de servicio tanto privadas como públicas, interviniendo en los procesos de recursos humanos, organizacionales e interpersonales, así como en los factores psicológicos que inciden en el trabajo y la productividad. La psicología clínica intenta ayudar a quienes tienen problemas en su vida diaria o están discapacitados para la vida productiva (INTEC, 2001).

¿Y la psicología educativa? Los psicólogos educativos ayudan a los estudiantes a elegir sus estudios y su futura profesión, diseñan programas educativos, fortalecen las herramientas de aprendizaje de los alumnos, participa en el diseño planes y programas de estudio, en la formación docente, en el diseño de programas en línea, entre otra muchas cosas más en las que puede participar y contribuir en la calidad educativa.

La psicología educativa es la disciplina que se ocupa de los procesos de enseñanza y aprendizaje; amplía los métodos y teorías de la psicología en general y también fundamenta sus propias teorías en el ramo educativo (Urbina, p. 575) o se conceptúa como un ámbito de conocimiento con una entidad propia, como una disciplina que ocupa un espacio definido en el concierto de las disciplinas psicológicas y educativas (Coll). Sin embargo, Hernández Rojas, en su libro Paradigmas en psicología de la educación, demuestra el aporte que realiza la Psicología educativa desde los paradigmas conductista, humanista, cognitivo, psicogenético y sociocultural, y sus derivaciones desde lo epistémico; desde la relación educativa, concepto de enseñanza-aprendizaje, papel del docente y del alumno, estos paradigmas han logrado contribuir en el desarrollo de la Psicología educativa.

En cierta razón esto ha influido porque las primeras generaciones de psicólogos educativos eran formados desde la óptica de un único paradigma, principalmente en el conductismo, que generaba un diseño instruccional, una práctica educativa que entendía al aprendizaje como una modificación de conducta. Así, el psicólogo educativo realmente lograba especializarse tanto en ese paradigma que su visión y práctica profesional respondía a esos elementos teóricos, en donde fundamentaba su quehacer profesional y después, poco a poco, fueron apareciendo los otros paradigmas que permearon la práctica profesional del psicólogo educativo y abrieron grandes visiones del trabajo educativo.

Los psicólogos dedicados a la orientación vocacional tienen generalmente el título de psicólogos escolares. En su trabajo tratan de encontrar, mediante una combinación de tests y entrevistas, los problemas que afectan a los estudiantes en la escuela. Después de atender algún caso especial, el psicólogo bien podrá recomendar que el estudiante sea aceptado o tome clases especiales para el mejoramiento de su condición. Por otra parte, los estudiantes con problemas de ajustes benignos quizá reciban orientación del psicólogo escolar en forma tan amplia, que bien puede llamarse intervención psicopedagógica.

La psicología educativa incluirá también la escuela, pero los psicólogos educacionales suelen tener también otros campos de acción. Les interesa más aumentar la eficiencia del aprendizaje en las escuelas mediante la aplicación de los conocimientos psicológicos sobre aprendizaje y motivación. En este caso, se les encuentra más frecuentemente como maestros e investigadores en las instituciones educativas (Urbina. p. 576).

La psicología de la educación se refiere simultáneamente a 3 áreas:

- Un corpus de conocimientos psicológicos que se consideran relevantes para la práctica educativa y que se concreta en los manuales y cursos destinados a los futuros educadores.

- Unas áreas de investigación que canalizan los esfuerzos de los psicólogos educacionales en los departamentos universitarios.

- Unas actividades profesionales que desempeñan los psicólogos educacionales en el seno de los servicios de la psicología escolar.

Estaré de acuerdo con César Coll, experto investigador de la Psicología educativa, en que ésta es un disciplina puente; podemos considerar como objeto de estudio de la misma los procesos de cambio comportamental provocados o inducidos en las personas como resultado de su participación en actividades educativas. Al respecto se siguen sustentados aportes, como los de la Dra. Frida Díaz y Gerardo Hernández, entre otros.

El papel de la psicología educativa

Algunas personas piensan que la psicología educativa sólo es el conocimiento que se adquiere de la Psicología y con aplicación en las actividades para el salón de clases. Otros creen que implica la aplicación de métodos de psicología en el aula y la vida escolar.

La psicología educativa es diferente de otras ramas de la psicología porque “su objeto principal es la comprensión y el mejoramiento de la educación” (Alarcón H., 2001). Los psicólogos educativos estudian lo que la gente expresa y hace en el proceso educativo, lo que los maestros enseñan y cómo los alumnos aprenden significativamente en el contexto de un currículum particular, en un entorno específico donde se pretende llevar a cabo la formación y/o la capacitación. También se afirma que en su carácter de disciplina pluriparadigmática ha fundamentado sus núcleos teórico-conceptual, tecnológico-instrumental y técnico-práctico (Coll 1983, Díaz Barriga y Hernández 1994).

La psicología educativa se enfoca en el estudio psicológico de los problemas cotidianos de la educación, a partir de los cuales se derivan principios, modelos, teorías, procedimientos de enseñanza y métodos, prácticas de planeación, instrucción y evaluación; así como métodos de investigación, análisis estadísticos y procedimientos de medición y evaluación para estudiar los procesos que desarrollan los estudiantes en su proceso formativo, ya sea en el nivel escolarizado o en el no formal.

Las metas de la psicología educativa son comprender los procesos de enseñanza y aprendizaje. Los psicólogos educativos desarrollan conocimientos y métodos; también utilizan los conocimientos y métodos de la Psicología y otras disciplinas relacionadas para estudiar el aprendizaje y la enseñanza en situaciones complicadas.

El objetivo principal de la Psicología educativa es entender la enseñanza y el aprendizaje, y la investigación es un instrumento fundamental. Los psicólogos educativos diseñan y conducen muchos tipos diferentes de estudios de investigación en su intento por comprender la enseñanza y el aprendizaje.

Conducir investigaciones para probar respuestas posibles es una de las tareas fundamentales de la Psicología educativa. La otra es la combinación de los resultados de varios estudios en teorías que intentan presentar una perspectiva unificada de áreas como la enseñanza, el aprendizaje en diversos contextos y las características del desarrollo del ser humano.

Tanto los estudios descriptivos como la investigación experimental pueden proporcionar información valiosa para los profesores. La experimentación permite a los psicólogos educativos ir más allá de los pronósticos y en realidad estudian la causa y el efecto. Las correlaciones le permiten pronosticar eventos que es probable que ocurran en el aula. Los estudios experimentales pueden indicar relaciones de causa y efecto, y deben ayudarle a implementar cambios útiles. La psicología educativa implica el contenido y el proceso. Los descubrimientos de la investigación ofrecen varias respuestas posibles para problemas específicos y la teoría ofrece perspectivas para analizar casi cualquier situación que se pueda suscitar. El proceso de análisis de la investigación y la teoría alentará al psicólogo a realizar consideraciones de forma crítica, sin embargo, en las investigaciones se puede hacer uso de una serie de metodologías de investigación inscritas en lo cuantitativo y en lo cualitativo, lo que implica el análisis de lo cualitativamente humano.

Funciones del psicólogo escolar

 En este apartado trataré se mencionarán algunas funciones que realiza el psicólogo escolar:

- Ayuda a buscar soluciones a los problemas tanto académicos como conductuales que surgen en niños, adolescentes y adultos.

- Orienta al pedagogo, a los docentes y directivos escolares sobre las estrategias que puede utilizar para solucionar los problemas que se presenten en las instituciones educativas y en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

- Estimula a la creatividad, al interés hacia los aspectos académicos, tanto del personal docente como de la población estudiantil.

- Busca soluciones junto a la parte directiva sobre problemas de disciplina, respeto, tolerancia, así como a la elaboración de proyectos educativos centrados en el alumno que permiten la innovación en las instituciones educativas.

- Procura dar una formación permanente y colectiva (talleres, diálogos) relacionados con la formación académica a todos los agentes educativos, incluyendo a los padres de familia.

- Participa en el diseño de programas educativos en los diferentes niveles, desde la educación infantil hasta la educación profesional, promoviendo estrategias pedagógicas centradas en el aprendizaje.

- Desarrolla proyectos educativos institucionales para implementar estrategias innovadoras en la búsqueda constante de la calidad educativa.

- Fomenta y favorece la implementación de la orientación educativa en los centros de enseñanza para guiar a padres, profesores, y de manera especial a los estudiantes, para que éstos se conozcan a sí mismos y sepan cuáles son sus posibilidades en cuanto al aprendizaje.

- Se involucra con el personal docente, directivo y padres de familia para la integración de estudiantes con necesidades educativas especiales mediante la sugerencia de estrategias para el desarrollo de sus potencialidades.

- Participa en procesos formativos del trabajo docente mediante el desarrollo de estrategias didácticas que fomenten el aprendizaje significativo, contextualizado y aplicado a situaciones reales.

- Participa en procesos formativos no escolarizados en programas de prevención y correctivos para que los sujetos logren su desarrollo personal e integración a la sociedad.

- Participa en investigaciones educativas, sociales, profesionales y laborales para acrecentar el desarrollo del conocimiento, propio de la especialidad, así como registrar los ámbitos de intervención profesional.

El psicólogo escolar es una figura clave en el desarrollo funcional y equilibrado de una institución educativa, ya que, a través de éste, hoy día se ha demostrado su ayuda principalmente a los alumnos y a todo el personal, en la búsqueda e implementación de la calidad educativa.

El orientador es quien informa a los padres de los objetivos y actividades de la labor educativa y los invita a que acudan a él cuando tengan alguna inquietud. También cita a los padres de familia cuando es necesario en cada una de las problemáticas que se presenten, sugiriendo acciones específicas (Alarcón, 2001). Mantiene una buena comunicación con los padres de familia, para proporcionarles información acerca de la evolución de los niños. Organiza frecuentemente pláticas o conferencias con los padres de familia, sobre temas relacionados con el desarrollo del educando. Proporciona a los padres información clara y precisa sobre los programas de educación, además de que ayuda a los padres para que conozcan las aptitudes, habilidades, intereses, actitudes y desenvolvimiento de los niños.

También se integra al equipo del personal docente de una institución educativa y estructura programas de orientación escolar y vocacional que permiten al alumno realizar una satisfactoria adaptación al ambiente de la escuela, del hogar y de la comunidad. En cuanto a sus labores respecto de los educadores, el psicólogo educativo colabora directamente con los maestros con la finalidad de atender inmediatamente cualquier dificultad que se presente en el aula (Urbina, P. 573).

También éste comparte datos individuales del alumno con los docentes, con la debida consideración de carácter confidencial de los mismos. Brinda ayuda para detectar a los alumnos con necesidades o problemas especiales. Una vez diagnosticados los problemas informa a los maestros sobre el progreso de los niños en tratamiento. Presta atención individual a los casos especiales de alumnos con problemas de aprendizaje o disciplinarios e implementa programas de orientación vocacional, a fin de que los estudiantes elijan su futuro campo de trabajo de acuerdo con sus intereses, aptitudes y otras características de personalidad.

El psicólogo educativo orienta los alumnos de los planteles y les brinda atención individualizada en el caso de notar cualquier dificultad respecto de su desenvolvimiento, o en su defecto, cualquier inquietud, afición o talento especial, con el propósito de que el educando se conozca a sí mismo y con esto desarrolle mejor sus aptitudes y habilidades. También diagnostica y proporciona el tratamiento adecuado a aquellos niños que presenten alteraciones en su desarrollo psico-afectivo, cognoscitivo, físico y sociocultural.

En manos del psicólogo educativo, está que se forme el debido equilibrio entre familia y escuela, ya que forma un lazo de unión entre padres, alumnos y profesores, guiando a cada uno de forma efectiva hacia la meta fundamental que es el debido crecimiento académico y profesional de los alumnos.

Algunos de los lugares donde el psicólogo educativo participa activamente en el área de educación especial son los siguientes:

CAM: Centro de Atención Múltiple, institución educativa que ofrece la opción de integración educativa, educación básica para alumnos con o sin discapacidad, realizando adecuaciones pertinentes al currículo. Se orienta a los padres de familia de las necesidades de los alumnos, sus hijos, para su integración social.

USAER: Unidad de Servicio de Apoyo a la Educación Regular. Reorientación de servicios innovando la gestión escolares las escuelas regulares, favoreciendo la integración escolar de los alumnos con NEE.

Además, el psicólogo educativo puede colaborar en:

- Escuelas de Educación Preescolar
– Escuelas de Educación Primaria
– Escuelas de Educación Secundaria
– Escuelas de Nivel Medio superior, en el área de orientación educativa
– Instituciones de Nivel Superior, en el área de atención a estudiantes, programa de tutorías, orientación educativa

Intervención del psicólogo en el proceso de psicodiagnóstico

El proceso psico-diagnóstico que el psicólogo realiza, le permite identificar los intereses, las necesidades, habilidades, capacidades, actitudes, los valores y las normas inherentes a la formación integral del alumno. Es relevante destacar los avances e identificar cómo se llega a éstos, así como destacar los factores de riesgo que entrelazados, originan o inciden en perturbaciones de su desarrollo, por lo que tiene que dar respuesta en determinar cuáles son los factores o circunstancias de dicha problemática y, asimismo, ofrecer alternativas que favorezcan y fortalezcan al desarrollo del alumno; por consiguiente, es de vital importancia establecer por lo menos cuatro ejes de acción que el psicólogo deberá tener presente, son los procesos de:

Aprendizaje

Es el proceso de la estructura mental del alumno mediante la participación concreta de problemas cotidianos. Es la representación simbólica que el alumno procesa en las estructuras cognitivas (memoria comprensiva, razonamiento, imaginación y creatividad, atención y observación entre otras) y en la utilización de métodos y técnicas donde el alumno se apropiaría de nuevas relaciones de conocimiento. En este sentido, se puede afirmar que el alumno desarrolla conocimientos, habilidades, actitudes y valores mediante el proceso formativo que le permite enfrentar una serie de situaciones complejas en la vida personal, familiar y profesional mediante la integración de las capacidades cognitivas, motoras y socio-afectivas.

Desarrollo de la personalidad o afectividad

Es el rescate de las experiencias vivenciales que le permiten al individuo conocerse a sí mismo en una compleja red de interrelaciones significativas para el alumno, donde a partir de una red de significaciones sociales que tiene origen en la socialización, logra estructurar las competencias sociales, el desarrollo de la autoestima, la auto-percepción, entre otros elementos propios de la personalidad.

Interacción social

Proceso por el cual los alumnos se relacionan entre las personas y sus iguales con el sentido de pertenencia y pertinencia en su actividad familiar, escolar y comunitaria. Esta interacción se desarrolla principalmente en la escuela al interactuar con sus pares y en el aula, cuando el docente emplea estrategias de trabajo colaborativo y aprendizaje cooperativo (el respeto, tolerancia, empatía, asertividad, acciones solidarias entre otras personas).

Salud mental y física

Campo de acción que debe considerar la comunicación con la salud pública, la escuela y los padres de familia, en la medida de las posibilidades de los recursos del área psicológica y de los espacios de la institución educativa. Se trabaja con la premisa de que los alumnos requieren de un tratamiento terapéutico a partir del psico-diagnóstico (Jaén, 1996).

Relación con otras disciplinas

La psicología de la educación en realidad no existe como una entidad autónoma. Es la Psicología operando de lleno en el campo de la educación, al que aporta sus hallazgos. Es una construcción lograda por estudiosos que necesitan dar respuestas adecuadas a las demandas del proceso de aprender. Esa construcción se realiza mediante la confluencia de diversas disciplinas, ya que, a la hora de brindar una respuesta recurre casi inevitablemente al aporte de otras ciencias.

En la actualidad se empieza a ensamblar dinámicamente la pedagogía en cuanto a teoría de la educación con la Psicología en sus ramas general y evolutiva para continuar con la sociología y la economía. Los problemas del aprendizaje se tratan a partir de conocimientos científicos que provienen de diversas ciencias, las comande o no la Psicología (Saldaña, 2000.) En cuanto se relaciona con el ámbito educativo, partiendo de que la educación es propiamente lo humano, la parte humana que construye cultura y sociedades, en este ámbito la psicología educativa permea el proceso del ser humano en relación a la construcción de conocimientos, al desarrollo de habilidades, actitudes y valores que lo forman para que aprenda a aprender, aprenda a convivir, aprenda a hacer y aprenda a ser (Delors, 1998), es decir, cubre todas las esferas de la personalidad desde lo cognitivo, lo social y las capacidades personales que le permiten desarrollar sus propias competencias a partir de su contexto en el sentido más amplio.

Orientación educativa

La orientación educativa es el proceso de apoyo hacia los individuos para lograr el máximo ajuste a la escuela, al hogar y la comunidad mediante auto-comprensión y autoajuste.

La orientación educativa estuvo centrada en resolver los problemas socioeconómicos de distintas sociedades humanas, así como en investigar la inclinación profesional. Así surge la necesidad de contar con una orientación que considere la educación incidental y las necesidades del individuo para propiciar su desarrollo integral (Saldaña, 2000).

En su acepción más amplia la orientación educativa es un proceso de acompañamiento en la trayectoria escolar o proceso de formación, que tendría que abarcar los siguientes campos:

- Orientación vocacional
– Orientación profesional
– Orientación académica
– Orientación psicopedagógica
– Orientación profesional
– Orientación para el desarrollo personal
– Orientación para el desarrollo comunitario
– Orientación a padres de familia
– Orientación familiar
– Orientación a docentes
– Orientación a directivos escolares
– Orientación institucional
– Actualmente se podría incluir la tutoría

La orientación vocacional es el área educativa que pretende elaborar programas de ayuda por psicólogos especializados, dirigidos a los estudiantes de todos los niveles, con la finalidad de que encuentre en sí mismo sus aptitudes e intereses y así logre tomar decisiones por medio de información sobre ocupaciones, vocaciones y la preparación para el trabajo.

Modelos de orientación educativa

- Modelo científico: este proceso se basa en los intereses, la inteligencia, los valores y la personalidad del sujeto a orientar, logrando el mejor rendimiento con el menor número de fracasos.

- Modelo clínico y psicoanalítico: es el enfoque clínico de las teorías hechas con la finalidad de canalizar al individuo a una mejor elección de carrera, ajustando sus emociones y personalidad.

- Modelo desarrollista: trabaja de manera grupal en el desarrollo de la vocación, elaborando programas eficaces para la elección exitosa de los individuos.

Los tests en la orientación vocacional: es la recolección de datos personales para la búsqueda vocacional, por medio de entrevistas, cuestionarios, las calificaciones de los alumnos, etc.

- Tipos de tests y el perfil vocacional: pueden ser de aptitud mental, rendimiento académico, intereses personales, pruebas de personalidad y autoconcepto, valores, motivaciones y metas, temores y aversiones, factores de desorientación e influencia, etc.

- Toma de decisiones: etapa fundamental, ya que marca el futuro afectivo, profesional, económico y social de quien lo asume, eligiendo las oportunidades del medio ambiente, así como la forma de pensar y sentir para desarrollar un proyecto de vida integral y realista.

- Plan de vida y carrera: es la forma de proyectar lo que se quiere en la vida por medio de la elección, estableciendo los objetivos de vida para ello es importante:

- Convertir el sueño en objetivo a través de la vida
– El objetivo debe ser congruente con los valores
– Visualizar el resultado
– Plantear metas inmediatas
– Prever obstáculos y acciones
– Buscar ayuda en todo momento que sea necesario
– Tomar la decisión

El orientador educativo

El papel del orientador es uno de los principales instrumentos en la toma de decisiones de los alumnos en la búsqueda de un proyecto de vida. Entre sus actividades está la de ayudar a la elección profesional y resolver los problemas referentes a conflictos de identidad de los alumnos. También debe abarcar temas de sexualidad y adolescencia ya que son parte de la naturaleza humana en las etapas de transición de un individuo (Jaén, 1996).

La evaluación de los alumnos es muy importante; ésta será mediante entrevistas, registros, comentarios de los alumnos, la observación de la conducta, pruebas de capacidad mental, pruebas de aprovechamiento y pruebas de diagnóstico.

Herramientas para la evaluación: la observación proporciona información sobre los alumnos mediante diferentes tipos de observación como:

- En el aula
– Capacidades de aprendizaje
– De los hábitos de estudio en la escuela
– Características personales
– Las relaciones sociales
– Dificultad de expresión oral
– Puntualidad
– Hábitos nerviosos
– Problemas de salud, entre otras

Función de prevención

- Primaria: cuando se tiene un problema pero aún no se detecta, ya que no está provocando alteraciones en el individuo.

- Secundaria: el problema ya salió a flote, pero no es grave, ya que las alteraciones no son notorias.

- Terciaria: el problema ya es grave y es necesaria la ayuda de un profesional para solucionar el problema. (ejemplo: las drogas, etc.).

Servicios básicos de la orientación

- Se debe brindar apoyo a los alumnos, tanto individualmente como en grupo.

- Se brinda apoyo al docente para lograr un éxito adecuado en el aprendizaje de los alumnos.

- Se brinda apoyo a la dirección de la escuela para que el funcionamiento de la institución sea coherente entre la misión, visión, metas y valores de la misma, para un mejor desarrollo de los alumnos.

Esto se logra mediante la evaluación del estudiante, las asesorías, servicios informativos, de investigación y evaluación y servicio psicológico, como se ha mencionado anteriormente. Así:

- El orientador educativo es el encargado de aproximar a los alumnos a la realidad de distintas asignaturas, profesiones y actividades laborales. Se debe acudir a distintas facultades o empresas donde se explique a los estudiantes la profesión o profesiones que se imparten o la actividad realizada. El orientador-guía, previamente se encarga de establecer las condiciones de la visita como responsable en el lugar a visitar. Debe reunir al grupo para dar a conocer el plan de estudios y centros de trabajo. Se debe desarrollar la actividad una vez por semana tratando de cubrir el total de las profesiones (Saldaña, 2000).

- La orientación académica formula estrategias para el mejoramiento del proceso de aprendizaje, dando alternativas para la solución de los problemas de cada individuo con respecto a su rendimiento escolar, de acuerdo con sus necesidades y adecuando las áreas físicas para lograr un óptimo aprovechamiento escolar y prevenir así la deserción escolar.

Factores o problemas que afectan para la deserción escolar

- Económicos
– Nivel académico de los padres
– Baja autoestima
– Mala conducta
– Rechazo familiar y/o social
– Bajas calificaciones
– Inasistencia
– Desinterés en el estudio
– Casarse a temprana edad
– Embarazo
– Edad o nivel de maduración
– Adicciones, entre otras

Cuando el orientador identifica alumno (s) con bajo rendimiento escolar debe investigar las causas de problema y realizar, en consecuencia, programas para mejorar el rendimiento escolar según las necesidades de cada alumno.

- La orientación personal y/o afectiva: El alumno debe aprender de autoestima tanto como de cualquier otra asignatura. Es importante saber cómo enfrentarse a los problemas, como pensar, etc. “El hombre puede tener el control de su propio destino”, (Maslow, Erikcson y Glasser). Una de las ideas principales de la psicología humanista es la salud mental.

Los programas de educación afectiva ayudan a los estudiantes a saber quiénes son, que es lo qué quieren en su vida y cómo lograrlo sin afectar a los demás. El adolescente debe sentirse acogido, aceptado en una comunidad educativa y más aún en su grupo de clase. Conseguir una transición adecuada y formar un grupo de alumnos con vida propia es en gran parte tarea del orientador. La redacción democrática de las normas de clase, las negociación del sistema de evaluación, decoración cooperativa del aula son actividades que estructuran al grupo lo llenan de vitalidad y provoca que el alumno se sienta integrado y su desarrollo es más firme y seguro.

Lo ideal es que el orientador educativo sea un psicólogo educativo. Respecto a su formación, debe estar preparado para los retos del futuro. Su formación tendrá que obedecer a los requerimientos de la sociedad cambiante, en la que hay avances en el campo científico y tecnológico, con lo que crecen problemas cada vez más complejos (Urbina, 797). Es importante establecer innovaciones curriculares en la formación profesional de psicólogos educativos mediante currículos integrados, como la experiencia de la Universidad de Colima, así como establecer un diseño curricular planteado en términos de competencias profesionales que incluya las competencias básicas o transversales, como lo señalan los libros blancos de la ANECA en el Espacio Europeo de formación universitaria.

En México una de las instituciones educativas en el nivel de Educación Superior orientada a la formación y actualización de profesores contribuye, asimismo, al mejoramiento de la educación y que ha venido impulsando la formación de psicólogos educativos desde de 1979: es la Universidad Pedagógica Nacional, cuyo programa de estudio está basado en el modelo constructivista.

La participación del psicólogo educativo se plantea de acuerdo con los diferentes grupos a los que deberá atender. Por lo tanto, el psicólogo educativo diseña, evalúa, implanta y actualiza los programas de formación de todos los niveles pero, al mismo tiempo, realiza adecuaciones curriculares a nivel personal o grupal, así también en el diseño y coordinación de programas de formación de docentes, en el análisis de los elementos del proceso educativo para orientarlo hacia el aprendizaje o centrado en el desarrollo de las competencias de los alumnos.

Conclusión

Luego de presentada y expuesta la psicología educativa como disciplina multiparadigmática, podemos ver que ésta adquiere una gran relevancia y, a la vez, se convierte en una necesidad para las instituciones educativas, en especial las escuelas, los colegios y las universidades, donde estudian niños, adolescentes y jóvenes, pero donde intervienen los demás elementos de la comunidad educativa como son padres de familia, docentes y directivos, todos ellos implicados para mejorar el proceso educativo.

La psicología educativa, a través de los métodos de investigación, como son los estudios descriptivos, la experimentación, la correlación, la observación, los estudios etnográficos, así como investigaciones cualitativas que permiten detectar posibles problemas en el desarrollo del aprendizaje de los estudiantes, tanto a nivel académico como conductual, se enfoca en la búsqueda de las posibles soluciones a los problemas que se puedan ofrecer.

También hemos podido hacer el recorrido de los diferentes ámbitos de desempeño del profesional de la psicología educativa, que puede integrarse en ámbitos escolares en todos los niveles (inicial, preescolar, secundaria, medio superior y educación superior), al igual que en ambientes no escolarizados (Educación de adultos, Educación para padres, Educación para la salud, Educación para el trabajo, Educación de prevención para las adicciones, y en programas de readaptación social), así como en estudio de las relaciones entre socialización, aculturación y educación entre otros muchos elementos más.

Lo que creo conveniente, en el caso de México, es que las autoridades educativas deben hacer más énfasis en que uno de los profesionales que pueden aportar mayores elementos para alcanzar la “calidad educativa de los centros escolares” es la intervención del psicólogo educativo, que hasta el momento solamente participa en el nivel de educación especial y en educación secundaria dentro del ámbito de la educación básica. Sin embargo, haría falta en que cada centro educativo del nivel básico (Preescolar, Primaria y Secundaria) del país, se integrara la valiosa participación de este profesional que podría trabajar con todos los elementos del proceso educativo (diseño de estrategias didácticas, planeación y evaluación del aprendizaje), así como en la intervención psicopedagógica de los miembros de la comunidad educativa : alumnos, padres de familia, docentes y personal directivo.

Hasta la fecha, las instituciones educativas particulares cuentan con un gabinete, departamento o coordinación de psicopedagogía que tiene múltiples funciones de integración para mejorar los procesos de aprendizaje de sus alumnos, la pregunta sería:

¿Porqué las escuelas públicas no cuentan con una coordinación de psicopedagogía?

Concluyo que no se ha podido valorar la aportación de un profesional competente, ya que, para la Secretaría de Educación Pública en México, no se concibe la participación profesional del psicólogo educativo que puede integrarse como un elemento participativo, reflexivo y transformador de las instituciones de educación básica, media superior y superior.

Referencias

Alarcón Hernández, Laura I. y Zamudio Aguilar, Liliane R. (2001). Perfil del psicólogo educativo en la integración escolar. Tesis U.P.N. México D.F.

Alonso Tapia, J. (1997). Orientación educativa: Teoría, evaluación e intervención. Madrid: Síntesis.

Álvarez González, M. y Rodríguez Espinar, S. (2000). Cambios socio-educativos y orientación en el siglo XXI: nuevas estructuras, roles y funciones. En: Actas del XII Congreso Nacional y I Iberoamericano de Pedagogía (San Sebastián). Tomo I. Madrid: Sociedad Española de Pedagogía, pp. 637-686.

Bisquerra Alzina, R. (1996). Orígenes y desarrollo de la orientación psicopedagógica. Madrid: Narcea.

Fernández Sierra, Juan. (1999). Acción pedagógica en Educación Secundaria: reorientando la orientación. España: Editorial Aljibe.

Delors, Jacques (1998). La educación encierra un tesoro. París: UNESCO.

Díaz Barriga Arceo, Frida, Gerardo Hernández, Marco Antonio Rigo, Elisa Saad y Georgina Delgado. Retos actuales en la formación y práctica profesional del psicólogo educativo. Extraído el 6 de agosto de 2007 de: http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/604/60413702.pdf (Revista de la Educación Superior. ANUIES, Vol. 35-1, No. 137, enero-junio de 2006, pp.11-24. ISSN : 0185-2760).

Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) (2001). Introducción a la Psicología. Área de Sociales Santo Domingo, mayo-julio.

Hernández Rojas, Gerardo (1998). Paradigmas en psicología de la educación. México: Paidós.

Jaén, Rello Ma. del Carmen. (1996). Grupos integrados B como paliativo para los niños con problemas en el proceso de enseñanza-aprendizaje. UPN, México, D. F., pp. 90-91.

Jiménez Gámez, R. A. y Porras Vallejo, R. (1997). Modelos de acción psicopedagógica: entre el deseo y la realidad. Málaga: Aljibe

Marchesi, A.; Coll, C. y Palacios, J. (1999). Desarrollo psicológico y educación. Psicología educativa, Vol. II. Madrid: Alianza.

Saldaña, Ibarra María del Carmen. Tesina: Programa de Orientación Educativa para la Escuela Preparatoria/ UNAM a través de un equipo interdisciplinario de prestadores de servicios sociales. Capítulos 1- 1.2 ,2- 2.2.5 ,3- 3.3.1.

Shea M. Thomas, Bauer, Anne M. (1999). Educación especial. Un enfoque ecológico. 2a. Ed. México: Ed. Mc Graw Hill.

Urbina, Soria Javier (Compilador). El desempeño laboral del psicólogo educativo: Un escenario futuro. En: El psicólogo: formación, ejercicio profesional y prospectiva. México: Universidad Nacional Autónoma de México.

Verdugo-Lucero Julio César, Carlos Eduardo Monroy-Galindo, Claudia Verónica Marquez-González y Maribel Ceja-Castillo. La formación profesional de psicólogos: el currículo integrado y aprendizaje centrado en el estudiante (CIACE-PSICOLOGIA), una experiencia diferente. Facultad de psicología. Universidad de Colima. Extraído el día 6 de agosto de 2007 de www.lie.upn.mx/docs/docinteres/CIACE.pdf

Zamudio, Aguilar Liliane Renne (2000). Perfil del psicólogo educativo en la interacción escolar. Tesis, México D.F.

Páginas electrónicas consultadas:

- Universidad Pedagógica Nacional. www.upn.mx
– Revista Redalyc de la UAEMEX. Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Protugal: http://redalyc.uaemex.mx


  • ___________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Hernández, P. (2008, 28 de enero ). Los campos de acción del psicólogo educativo. PsicoPediaHoy, 10(5). Disponible en: http://psicopediahoy.com/psicologo-educativo-campos-de-accion/
    ____________________________________________________

2 Comentarios a: Los campos de acción del psicólogo educativo

  1. ma. teresa dice:

    No me aclara en definitiva las diferencias entre un psicólogo y un orientador y la información en general, se aboca más, a definir el trabajo de un psicólogo y no el de un orientador.En este minuto los psicólogos desempeñan la misma labor de un orientador y por eso necesito aclarar el tema. Gracias de todas maneras

  2. Carmen Mendieta Rivera dice:

    Quisiera conocer los avances o nuevos roles del psicologo inserto en el ambito universitario, más allá del tradicional clínico que atiende alumnos en la universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>