Recursos de Psicología y Educación

Programa de intervención en alumnos de nivel preescolar con Trastorno disocial

Publicado: Jul 30, 08 │ Categorías: Artículos17 Comentarios
  • Elizabeth Zambrano Sánchez
    Ciudad de México, México

    Yolanda Del Rió
    Instituto Nacional de Rehabilitación Paidopsiquiatria
    México



Para modificar conductas disruptivas e incrementar conductas socialmente aprobadas en sus alumnos, se capacitó a diez educadoras en las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado. Los resultados demostraron la eficacia de aplicar las técnicas conductuales y la retroalimentación a las educadoras.

RESUMEN

El propósito central de la investigación es capacitar a diez educadoras en las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado, para modificar conductas disruptivas e incrementar conductas socialmente aprobadas en sus alumnos. ara ello se trabajó en la formación de 10 educadoras, en el manejo de dichas técnicas para cambiar la conducta de niños que presentaban trastorno disocial, en sus respectivos grupos de trabajo. La investigación se dividió en tres fases:

En la fase I se llevaron a cabo tres mediciones:

– La primera medición consistió en la aplicación de un cuestionario basado en las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado, para evaluar los conocimientos de las educadoras.

– La segunda medición se realizó en el salón de clase, por medio de un registro Plachek para registrar las conductas perturbadoras de los niños.

– La tercera medición consistió en identificar a los alumnos con problemas de conducta, mediante un cuestionario dirigido a las educadoras basado en la definición de trastorno disocial de acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSMIV).

La fase II consistió en la capacitación a las educadoras, en las técnicas del Análisis Conductual Aplicado.

La fase III se centró en la realización de las 3 mediciones, llevadas a cabo en la primera fase.

Entre los hallazgos de la investigación se encuentra que el conocimiento y la aplicación de las técnicas del Análisis Conductual Aplicado son una herramienta muy útil para las educadoras, que les permite incrementar la atención de sus alumnos hacia respuestas deseables. Así, como conclusión, los resultados demuestran que la aplicación contingente de las técnicas conductuales, así como la retroalimentación a las educadoras son eficaces para el logro de tales propósitos.

Introducción

Muchas de las dificultades y limitaciones de los niños que presentan algún tipo de retardo en el aprendizaje, tanto a lo largo de su escolarización, como durante su vida cotidiana, parece que no pueden ser explicadas sólo por la naturaleza de sus condiciones sino que, más bien, podrían estar relacionadas con las oportunidades educativas que les ha brindado su entorno familiar para adquirir determinadas conductas que día a día son reforzadas, principalmente por sus padres y familiares cercanos.

De acuerdo a Bacwin Harry (1979), las principales causas de los problemas de aprendizaje en el sector escolar son: factores intelectuales, retardo mental, trastornos cognitivos de lenguaje, problemas emocionales, problemas de conducta, defectos fisicos, visuales auditivos y enfermedades crónicas y actividades fuera del hogar de tipo ocupacional.

Existe una amplia coincidencia en numerosos autores (Schaffer, 1977 y 1993; Bruner, 1977; Bronfenbrenner, 1987; Wertsch, 1979 y 1988; Kaye, 1986; Rogoff, 1990; Coll et al. 1992) al señalar la naturaleza social del desarrollo humano. Dichos autores afirman que uno de los trastornos de conducta, que afecta considerablemente el aprendizaje en la población escolar es el trastorno disocial, el cual contribuye a la comprensión de una problemática de relevancia social por sus consecuencias como posible predictor del desarrollo posterior de trastornos de la personalidad.

El trastorno disocial, de acuerdo con el DSM-IV, se define como un patrón de conducta repetitivo y persistente que conlleva a la violación de los derechos básicos de los demás o de las normas sociales básicas apropiadas a la edad del paciente. La duración debe ser al menos de 6 meses, durante los cuales se manifiestan síntomas concretos.

Skinner (1979) menciona que a partir de los principios del condicionamiento operante, se derivan las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado, basadas en los principios experimentales que rigen la propia conducta y que, además de haber sido probadas en condiciones rigurosas de laboratorio, se han aplicado a conductas humanas. Dichos principios se han aplicado a la educación, a los problemas clínicos, a la conquista del espacio y a los problemas sociales.

Específicamente, esta investigación tiene como objetivo capacitar a 10 educadoras de un Centro de Desarrollo Infantil, en el manejo de las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado, para modificar conductas disruptiva en sus alumnos. Estos niños, de acuerdo con el DSMIV, presentan un trastorno disocial.

Se pretende comprobar la hipótesis de que las educadoras, al conocer y aplicar las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado en su salón de clases con sus alumnos, lograrán modificar las conductas que caracterizan este trastorno disocial por conductas socialmente aceptables.

Las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado se han usado en diversos escenarios, específicamente en el entrenamiento a profesores y educadoras en la atención sistemática de los niños en el salón de clases; entrenamiento al personal no profesional, que a su vez entrena a niños en la adquisición de conductas de autoayuda; utilización del reforzamiento social por educadoras, en niños con problemas de conducta y la retroalimentación como técnica para incrementar la atención de la educadora hacia respuestas deseables de sus alumnos (May, Madsen, Ward Y Babker, 1968).

Método

Se capacitaron a 10 educadoras, con los siguientes criterios de inclusión: actualmente trabajan en un Centro de Desarrollo Infantil, son responsables de grupo. Atienden a niños entre 2 y 6 años de edad. En sus grupos al menos hay dos niños con problemas de conducta, presentan trastorno disocial de acuerdo a la clasificación del DSMIV.

La investigación se dividió en tres fases:

La fase I consistió en la realización de tres mediciones, para comprobar la efectividad de las técnicas y las modificaciones de conducta en los alumnos. Al respecto:

– La primera medición consistió en la aplicación de un cuestionario basado en las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado, para evaluar los conocimientos de las educadoras.

– La segunda medición se llevó a cabo en el salón de clases por medio de un registro Plachek en el que se registraron las conductas perturbadoras de los niños, durante cuatro sesiones en diferentes días, en un período de 15 minutos dividido en intervalos de 3 minutos. Al finalizar cada intervalo se observó al grupo y se contó sólo a los niños que emitían conductas perturbadoras. Con estos resultados se obtuvo el porcentaje de la conducta del grupo.

– La tercera medición consistió en identificar a los alumnos con problemas de conducta, mediante un cuestionario dirigido a las educadoras, basado en la definición de trastorno disocial de acuerdo con el DSM-IV, en donde se menciona que los niños con este trastorno presentan un patrón de conducta repetitivo y persistente que conlleva a la violación de los derechos básicos de los demás o de las normas sociales básicas apropiadas a la edad del paciente. La duración debe ser al menos de seis meses, durante los cuales algunos de los siguientes síntomas están presentes:

– Rabietas excepcionalmente frecuentes y graves para la edad y el desarrollo del niño.

– Frecuentes discusiones con los adultos.

– Desafíos graves y frecuentes a los requerimientos y órdenes de los adultos.

– A menudo hace cosas para molestar a otras personas de forma aparentemente deliberada.

– Con frecuencia culpa a otros de sus faltas o de su mala conducta.

– Es quisquilloso y se molesta fácilmente con los demás.

– A menudo está enfadado o resentido.

– Manifiesta carácter rencoroso y vengativo

– Miente con frecuencia y rompe promesas para obtener beneficios y favores o para eludir sus obligaciones.

– Inicia peleas físicas con frecuencia

La fase II consistió en la capacitación a las educadoras, basada en un programa en el cual se describen cada una de las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado, previamente elaborado para tal efecto. La capacitación se llevó a cabo durante dos semanas, de 10:00 a.m. a 12:00 m. Se revisaron dos técnicas por día. La actividad se llevó a cabo en el salón de usos múltiples del Centro de Desarrollo Infantil. Al finalizar cada sesión se les pidió a las educadoras que aplicaran lo aprendido en el salón de clases con sus alumnos, trabajando principalmente con aquellos niños que habían identificado con trastorno disocial. Asimismo, después de cada sesión se pasó a cada salón para retroalimentar el uso de las técnicas por parte de las educadoras.

La fase III consistió en la realización de las 3 mediciones, llevadas a cabo en la primera fase.

Al finalizar la capacitación, se les aplicó nuevamente el cuestionario (pretest-postest) para evaluar los conocimientos adquiridos; asimismo, se visitó cada grupo para retroalimentar la aplicación de las técnicas en sus salones de clase.

Dos semanas después de la capacitación, se realizó la segunda medición, se visitó a cada grupo y se registraron las conductas de los alumnos mediante el registro Plachek. De la misma forma, se realizó nuevamente la tercera medición. Se les pidió a las educadoras que según las diez conductas que identificaban en el trastorno disocial en los niños, mencionaran cuáles de ellas habían desaparecido o disminuido su frecuencia de ejecución durante el día.

Actualmente se sigue visitando el Centro de Desarrollo Infantil para retroalimentar el trabajo de las educadoras y dar seguimiento a las modificaciones de conducta de los alumnos.

Resultados

Los resultados muestran que de acuerdo con las calificaciones en el pretest-postest practicado a diez educadoras, sus conocimientos sobre las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado se incrementaron en un 80%. Se observa una diferencia de promedios en ambas calificaciones. En el pretest se obtuvo un promedio de 28.7% y en el postest un promedio de 80.7% (ver tabla 1).

Tabla 1
Distribución porcentual de las calificaciones obtenidas por diez educadoras de un Centro de Desarrollo Infantil

En el pretest se obtuvo un promedio general de 28.7% y en el postest de 80.7%.

Se aplicó la prueba T de Student para p: 0.05, aprobándose la hipótesis de investigación. Se observó diferencia estadísticamente significativa entre las medias de las calificaciones obtenidas por las educadoras en el pretest y postest.

Los resultados de la segunda medición a través del registro plachek mostraron que en la primera sesión se registraron en total 88 conductas disruptivas emitidas por el total de niños pertenecientes a los 10 grupos lo que corresponde a un 23.28%; en la segunda sesión se registraron 41 conductas disruptivas, que corresponde al 10.81%, en la tercera sesión, 104 conductas, correspondientes a un 27.94% y en la cuarta sesión, 71 conductas, que corresponden a un 18.73% (ver tabla 2).

Tabla 2
Distribución porcentual de conductas perturbadoras en el salón de clases, emitidas por los alumnos en sus respectivos grupos

SESIONES

Las mediciones se realizaron en cada salón de clases, durante 4 sesiones en un período de 15 minutos dividido en intervalos de 3 minutos, en diferentes días. Al finalizar cada intervalo se observó al grupo y se contó sólo a los niños que emitían conductas perturbadoras. Los resultados se dividieron entre el número total de niños, multiplicándose por 100, para obtener el porcentaje de la conducta del grupo.

En la primera fase se identificaron 32 niños con trastorno disocial de acuerdo al DSM-IV, diez del sexo femenino y 22 del sexo masculino, de 2 a 6 años. Se observa que en la edad de 5 a 6 años y en el sexo masculino es donde los niños presentaron con mayor frecuencia conductas disruptivas.

Las conductas que con mayor frecuencia se presentaron fueron: desafíos graves y frecuentes a los requerimientos y órdenes de los adultos, a menudo hace cosas para molestar a otras personas de forma aparentemente deliberada, miente con frecuencia y rompe promesas para obtener beneficios y favores o para eludir sus obligaciones, inicia con frecuencia peleas físicas, con frecuencia culpa a otros de sus faltas o de su mala conducta, es quisquilloso y se molesta fácilmente con los demás, a menudo está enfadado o resentido (ver tabla 3).

Tabla 3
Registro de conductas realizadas por 32 niños, que presentan trastorno disocial, de acuerdo con el criterio de su educadora

CONDUCTAS

De acuerdo con la opinión de las educadoras, las conductas que se presentaron fueron:

1. Rabietas excepcionalmente frecuentes y graves para la edad y el desarrollo del niño (llora, patalea, se tira al suelo, trata de golpear a la educadora).

2. Frecuentes discusiones con la educadora o asistentes, cuando se le corrige o da una orden.

3. Desafíos graves y frecuentes a los requerimientos y órdenes de la educadora o asistentes.

4. A menudo hace cosas para molestar a sus compañeros en forma deliberada (les pega, les quita los juguetes, les quita los materiales, no comparte los materiales o juguetes).

5. Con frecuencia culpa a otros de sus faltas o de su mala conducta (golpea, grita o avienta a sus compañeros inculpando a otro).

6. Es quisquilloso y se molesta fácilmente con los demás (frecuentemente molesta a sus compañeros, pero se irrita fácilmente si otro compañero responde a la agresión en forma similar).

7. A menudo está enfadado o resentido (frecuentemente esta enojado y trata de molestar a los demás).

8. De carácter rencoroso y vengativo (frecuentemente trata de agredir que no le permiten hacer lo que el niño quiere).

9. Miente con frecuencia y rompe promesas para obtener beneficios y favores o para eludir sus obligaciones (generalmente le promete a la educadora o a las asistentes que no se portará mal, para lograr salir a jugar o hacer lo que él quiere).

10. Inicia con frecuencia peleas físicas (frecuentemente se ve envuelto en peleas con sus compañeros por cualquier motivo).

De los 32 niños identificados con trastorno disocial, 22 de ellos emitían las diez conductas contempladas en el cuestionario, los demás presetaron de 5 a 9 conductas. Estas conductas las venían realizando al menos en un período de 6 meses.

Dos semanas después de la capacitación, en la tercera fase, se les pidió a las educadoras que nuevamente contestaran el cuestionario por cada niño que habían identificado con conducta disocial.

Los resultados mostraron que la ejecución de las conductas disruptivas disminuyó principalmente en los niños de 2 a 4 años, y en menor medida en los niños de 5 a 6 años. Las educadoras, por medio del uso de las técnicas: tiempo fuera de reforzamiento, castigo, extinción, encadenamiento, moldeamiento, reforzamiento positivo y negativo, lograron disminuir dichas conductas.

Se espera que en la medida que la educadora utilice las técnicas del análisis conductual aplicado, se extingan las conductas disruptivas de los niños, estableciendo conductas socialmente aceptables en el repertorio conductual de sus alumnos.

Discusión

El uso de las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado es un instrumento de mucha utilidad en el ámbito educativo, principalmente para el control disciplinario en el grupo. Asimismo, les permite a las educadoras establecer conductas en sus alumnos desde muy sencillas hasta muy complejas. De la misma forma, logra integrar al grupo y a las actividades educativas a los niños que permanecen indiferentes a las sugerencias de la educadora.

Los resultados de este estudio permiten comprender la importancia del trastorno disocial como un padecimiento que afecta en forma determinante el aprendizaje en los niños, así como las implicaciones familiares, escolares y sociales. De acuerdo a estudios realizados en Colombia, “demuestran una relación entre la historia de violencia y una alta prevalencia de trastorno disocial y del trastorno antisocial de la personalidad, reflejando una clara línea de continuidad entre la violencia infantil y la del adulto, en muchos casos con un origen social previsible y por tanto sujeto a normas de prevención” (Espinosa, 2001).

Según los resultados del Programa de intervención en niños con trastorno disocial, se encontró que: “… se disminuyeron los indicadores del trastorno disocial en los niños quienes sus padres y madres al taller propuesto y lograron compromiso en el proceso de cambio trabajado, así como progresos en las relaciones al interior de la familia” (Espinosa 2001). Asimismo, los resultados de este estudio coinciden con la evidencia, como parte de lo encontrado en el programa, donde se observa una alta proporción de problemas de hiperactividad con y sin problemas atencionales, así como altos índices de agresividad, principal queja por parte de los maestros. En este sentido se concluye que las familias de niños con trastorno disocial necesitan ayuda para comprender la condición de su hijo aprender a trabajar efectivamente con ellos. Pueden recibir ayuda de psiquiatras, psicólogos u otros profesionales en salud mental. Estos niños deben recibir servicios basados en las necesidades individuales. Es importante coordinar todos los servicios entre hogar, escuela y comunidad terapéutica, manteniendo abiertas las vías de comunicación.

Referencias

Barcenas G. (1981). Instrumentos de investigación. México: Edit. Editores Mexicanos Unidos.

Bijou, Sydney. (1969). Psicología del desarrollo infantil. México: Edit. Trillas, pp.313.

Bijou, S. (1980). Análisis aplicado a la instrucción. México: Edit. Trillas.

Bronfenbrenner, U. (1987). La ecología del desarrollo humano. Barcelona: Paidós.

Campell, D. y Stanley, J. (1978). Diseño experimental y cuasiexperimental en la investigación social. Buenos Aires: Amorrortu Editores.

Dixie, V. Lippincott. (1982). La enseñanza y el aprendizaje en la escuela primaria. México: Ed. Educación Abierta Santillana, pp. 231.

Espinosa, A. (2001). Programa de Intervención en niños con trastorno disocial de la personalidad. Bogotá: Universidad Los Libertadores.

Gagné, Robert. (1975). Principios básicos del aprendizaje para la instrucción. México: Edit. Diana, pp. 245.

Gaviria, L. (1993). Sicopatología del padre maltratador. En: El drama de la niñez maltratada en Colombia. Asociación Colombiana para la Defensa del Menor Maltratado. Bogotá: Editora Guadalupe.

Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV. Edit. Masson, SA.

Meyer, C.V. (1982). Terapéutica del comportamiento en psiquiatría clínica. México: Edit. Prensa Médica Mexicana, pp. 278

Papalia, Diane E. (1998). Psicología del desarrollo. México: Edit. Mc. Graw Hill, pp. 628.

Reese, W.H. y Lipsitt, L.P. (1970). Psicología experimental infantil. México: Edit. Trillas.

Skinner, B.F. (1979). Contingencias de reforzamiento, un análisis teórico. México: Edit. Trillas.

*


  • ___________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Zambrano, E. & Del Rió, Y. (2008, 30 de julio ). Programa de intervención en alumnos de nivel preescolar con Trastorno disocial. PsicoPediaHoy, 10(17). Disponible en: http://psicopediahoy.com/trastorno-disocial-alumnos-programa-de-intervencion/
    ____________________________________________________

17 Comentarios a: Programa de intervención en alumnos de nivel preescolar con Trastorno disocial

  1. juanita dice:

    Me encantó esta información. También trabajo en preescolar y a menudo tengo niños con diferentes alteraciones de conducta. Este tipo de material me brinda información para ayudar a mis niños. Gracias!

  2. janeth dice:

    Imposible diagnosticar a un estudiante de preescolar. Se habla de rasgo, porque aún no hay la suficiente madurez cerebral y es a partir del rasgo que se interviene tempranamente. Además una alerta en una comunidad educativa desde el rotulo de un trastorno, puede ser negativo en el proceso de aprendizaje de un estudiante.

  3. Valeria Rodríguez dice:

    Buenas noches. Me pareció importante la parte que dice que los educadores y las educadoras son quienes deben de adoptar diversos métodos de enseñanza para poder ofrecer las mismas oportunidades de aprendizaje para todos los niños, incluyendo a aquellos niños con capacidades diferentes a la de los otros.
    Debemos analizar como identificar rápidamente a los niños que tienen alguna conducta disocial para buscar el origen del trastorno y darle solución.

  4. Buenas tardes , mi opinión acerca de este tema es que realmente los padres de familia, deberían tomar conciencia y hacerse cargo de sus actitudes desde que los ninos están creciendo y desarrollando sus emociones o formas de ser, este programa es realmente aprobado porque ayuda en muchísimas formas, para abrir los ojos de los padres que no están actuando como debe ser. Es realmente bueno que consideren el hecho de los métodos de enseñanza para que todos los ninos puedan llevar la misma educación o el mismo nivel. Y basado en lo estadístico esta comprobado que esto sirve totalmente para ver resultados correctamente y auxilien a ver porque se comienza un problema o cual es el mas común en nuestro país.

  5. Hannia Mercado dice:

    Es un articulo muy interesante e importante, considero que va ligado con la materia hacia como para la carrera, se me hizo muy importante cuando dice que las educadoras son las que deben aprender adaptar diversos métodos para la enseñanza de los niños y ofrecer las mismas oportunidades para ellos como niños con dificultad para aprender, también se debe saber identificar entre los niños con alguna dificultad para aprender.

    Hannia Mercado PSP 1 “A”

  6. Denisse Higuera dice:

    Que se me hace muy bien que haya capacitación a diez educadoras en las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado. Los resultados demostraron la eficacia de aplicar las técnicas conductuales y la retroalimentación a las educadoras y que el propósito central de la investigación es capacitar a diez educadoras en las Técnicas del Análisis Conductual Aplicado, para modificar conductas disruptivas e incrementar conductas socialmente aprobadas en sus alumnos. Que hay Muchas de las dificultades y limitaciones de los niños que presentan algún tipo de retardo en el aprendizaje, tanto a lo largo de su escolarización, como durante su vida cotidiana, parece que no pueden ser explicadas sólo por la naturaleza de sus condiciones sino que, más bien, podrían estar relacionadas con las oportunidades educativas que les ha brindado su entorno familiar para adquirir determinadas conductas que día a día son reforzadas, principalmente por sus padres y familiares cercanos. El trastorno disocial, de acuerdo con el DSM-IV, se define como un patrón de conducta repetitivo y persistente que conlleva a la violación de los derechos básicos de los demás o de las normas sociales básicas apropiadas a la edad del paciente. La duración debe ser al menos de 6 meses, durante los cuales se manifiestan síntomas concretos. semanas después de la capacitación, en la tercera fase, se les pidió a las educadoras que nuevamente contestaran el cuestionario por cada niño que habían identificado con conducta disocial. Y los resultados mostraron que la ejecución de las conductas disruptivas disminuyó principalmente en los niños de 2 a 4 años, y en menor medida en los niños de 5 a 6 años. Las educadoras, por medio del uso de las técnicas: tiempo fuera de reforzamiento, castigo, extinción, encadenamiento, moldeamiento, reforzamiento positivo y negativo, lograron disminuir dichas conductas.

  7. Marisol Fimbres dice:

    Este articulo me parece muy interesante e informativo ya que nos muestra la importancia de la participación de los padres para evitar una conducta disocial en los niños. Las Técnicas del Análisis Conductual me parecen muy útiles ya que comprenden la importancia de identificar a tiempo a los niños con este tipo de conductas y a su vez ayudan a encontrar una solución.

  8. Michelle dice:

    Me parece muy importante que halla estudios donde den a conocer estos problemas como lo que son las trastornos disociables en alumnos ya que también me parece interesante que los mismos padres de familia tienen que ayudar a esos niños porque es principalmente con el mayor apoyo con el que tienen que contar también los tipos de faces te explica detalladamente en cómo consistían las mediciones . Así mismo junto con el apoyo de profesionales y los mismos padres de familia hay que buscar ayuda para evitar el trastorno disocial en los niños

  9. Gutierrez Hernandez Ana Balbina dice:

    EL propósito que tiene este reporte es capacitar a las 10 maestras Técnicas del Análisis Conductual Aplicado para cambiar o modificar las diferentes técnicas que manejaban en el metodo que escogieron dice que e capacitaron a 10 educadoras, con los siguientes criterios actualmente trabajan en un Centro de Desarrollo Infantil, son responsables de grupo. Atienden a niños entre 2 y 6 años de edad. En sus grupos al menos hay dos niños con problemas de conducta, presentan trastorno disocial de acuerdo a la clasificación del DSMIV.
    En lo personal se me hizo muy interesante este reporte ya que conocimos el método que utilizaron en este análisis para llegar a un punto o a una conlcusion.

  10. Lesly alapizco dice:

    Se dice que en la fase I se llevaron a cabo tres mediciones: la primera era para evaluar el conocimiento de las educadoras, el segundo para registrar las conductas perturbadoras de los niños y por ultima consistió en identificar a los alumnos con problemas de conducta.

    Las principales causas de los problemas de aprendizaje en el sector escolar son: factores intelectuales, retardo mental, trastornos cognitivos de lenguaje, problemas emocionales.

    El Trastorno Disocial se refiere a la presencia de conductas distorsionadas, destructivas y de carácter negativo, además de transgresoras de las normas sociales, en el comportamiento del individuo. Este trastorno supone un problema clínico importante por sus características intrínsecas.

  11. janeth veliz dice:

    Fase I se llevaron a cabo 3 mediciones: pues la primera era para sacar todas las evaluaciones para sacar el conocimiento de todas las educadoras, el segundo para apuntar y registrar las conductas perturbadoras de cada uno de los niños y por ultima se baso en identificar a los alumnos con problemas de conducta.
    Los principales problemas de aprendizaje en el sector escolar son:Los factores intelectuales, retardo mental, trastornos cognitivos de lenguaje, y los mas importantes son los problemas emocionales.El Trastorno Disocial nos habla de la presencia de conductas distorsionadas, destructivas y de carácter negativo, y en el comportamiento del individuo. Este trastorno tiene un problema clínico muy importante por todas sus características intrínsecas.

  12. Giselle Villavicencio dice:

    Buenas noches… Me parece de suma importancia que implementen técnicas para ayudar a niños con trastorno disocial, y así detectar con mayor eficacia dicha conducta. Es importante que una educadora pueda ser capaz de ayudar y enseñar a alguien en este caso (niños), con ese tipo de problemas, es indispensable tener dicho conocimiento para ponerlo en práctica, ya que con ello seria mas sencillo trabajar con este tipo de niños que tienen alguna dificultad al momento de aprender y así llevar acabo un aprendizaje con mayor satisfacción .

  13. francisco dice:

    Me parece de suma importancia debido a que de igual modo se trabaja con niños de preescolar, usar tecnicas de analisis conductual ayuda mucho o es de importancia en la educacion y demuestra que existe un modo en el que los niños que requieran educacion especial puedan recibir educacion con las mismas oportunidades a los otros niños.

  14. Romero Amado Gloria dice:

    Buenas tardes a todos. Me parece fabuloso este artículo y principalmente del tema, ya que estamos ablando de la capacidad y principalmente el desarrollo de los niños, ya que se puede tomar un punto de vista muchos con acuerdos y otros no. Pienso que esto nos ayudará a poder identificar cada problema de los niño tomando en cuenta que todos son distintos.

  15. Denisse Campoy dice:

    Buenas noches el tema me pareció muy importante ya que es un problema real y que nos sucede muy a menudo, fue muy interesante para mí la manera con la cual realizaron la investigación ya que pudieron encontrar las bases y posibles soluciones para dicho problema, la parte que se desarrolló el problema de los trastornos y todos sus impedimentos para realizar una vida normal como estudiante sus posibles soluciones son muy eficaces para mí.

  16. Selene Guerrero dice:

    Este articulo que parece, de gran importancia ya que nos ayuda a entender como poder ayudar a los niños de la manera adecuada de acuerdo a cada individuo, conociendo al niño para entenderlo y tomar las medidas adecuadas para que el tipo de trato con el nos lleve al éxito sin mas que decir es una muy buena lectura informativa.

  17. Bibiana Lopez dice:

    Me pareció muy interesante que primero se busca que los docentes aprendan técnicas para que se encuentre cambio en la conducta del niño con el trastorno disocial, es necesario la capacitación de cada uno de los docentes involucrados para recibir respuestas concisas y específicas en el desarrollo y el del niño con el trastorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *