Recursos de Psicología y Educación

Los trastornos de la ansiedad, como problema masivo del mundo actual y la búsqueda de programas terapéuticos específicos

Publicado: Sep 16, 04 │ Categorías: ArtículosSin Comentarios
  • Reinaldo Pérez Lovelle
    Universidad Médica de Moscú
    La Habana, Cuba

En este trabajo se intenta encontrar el fundamento de un conjunto de programas psicoterapéuticos, efectivos en enfermedades de la ansiedad, depresiones situacionales y algunos conflictos familiares. Expone la creación de nuevos métodos de organización e instituciones dedicadas a la profiláctica.

La combinación de las palabras “masivo” e “psicoterapia” puede parecer extraña, ya que psicoterapia, desde sus comienzos en los primeros años del siglo XX, era una “profesión liberal”, los psicoterapeutas eran profesionales elitarios (como sabemos sobre los primeros: Freud y Bleuler), quienes tenían pacientes exclusivamente de pertenecientes a la sociedad media vienesa. También la combinación de términos como “epidemiología” y “psicoterapia” puede parecer inhabitual.

Realmente, en el mundo actual, en el cual los trastornos psíquicos (especialmente neurosis y estados neuróticos) comenzaron a ser muy frecuentes, aparece la necesidad de encontrar la respuesta a una serie de preguntas relacionadas con las enfermedades psíquicas, referentes a la profiláctica y tratamiento de las mismas. De inmediato hay que excluir del análisis la esquizofrenia y las psicosis maniaco-depresivas, ya que estas aparecen aproximadamente en el 1,5% de la población, porcentaje que poco depende de los cambios en la sociedad.

Los resultados generalizados de las diferentes investigaciones especiales que fueran realizados en los Estados Unidos (las estadísticas habituales de los Ministerios de Salud no sirven para la investigación de los estados neuróticos), muestran que más del veinte por ciento de la población adulta de este país, durante el transcurso del año ha sufrido de algún trastorno psíquico. Los criterios de la enfermedad fueron tomados del The Diagnostic and Statistical Manual of mental Disorders (i.e., DSM-III and DSM-IIIR). Los estudios mostraron, que durante un año, al 22-23% de la población adulta de los EEUU les fue diagnosticado alguno de los trastornos psíquicos. Al sumar la cantidad de alcohólicos y drogadictos, resulta que el 28-30% de la población adulta de los EEUU sufre ya sea de trastornos psíquicos, de alcoholismo o de drogadicción.

Los detalles se pueden observar en la tabla 1:

Tabla  1
Porcentaje de la población, desde los 18 a los 54 años, quienes durante un año sufrieron de los trastornos psíquicos (nivel neurótico, sin incluir las psicosis)

ansiedad

A pesar de que estos datos fueron obtenidos en los EEUU, es difícil suponer que en Rusia la situación es mejor. Como podemos ver de la tabla, el problema psicopatológico mas importante del mundo actual, son los trastornos de ansiedad (16.4%). Hay que suponer, que en los desordenes emocionales la depresión ocupa el primer lugar.

Tabla  2
Niños y jóvenes, desde los 9 a los 17 años, que sufren de trastornos nerviosos o de drogadicción

Como podemos ver de la tabla 2, las enfermedades de ansiedad también ocupan el primer lugar en el caso de niños y jóvenes, pero a la vez en este caso, los retrasos en el desarrollo psíquico se observan casi al mismo nivel que las primeras, siendo ésta la diferencia entre los trastornos psíquicos de niños e adultos. De los datos anteriores podemos sacar las siguientes conclusiones:

1. Los trastornos psíquicos del sistema nervioso en el mundo actual se han convertido en un fenómeno masivo, y por lo siguiente, en un problema social, incluso en los países mas desarrollados.

2. Las enfermedades de ansiedad y trastornos emocionales, las que son la fuente de sufrimiento e incomodidad, pueden empeorar el bienestar psíquico de dos tercios de la población de los países desarrollados, lo que en parte hecha por tierra el bienestar que debía producir el crecimiento económico y de otros indiscutibles bienes de la civilización.

3. Las instituciones contemporáneas, métodos de profilaxis y tratamiento actuales, no son eficientes para la solución de este gran problema social.

4. Las instituciones contemporáneas y métodos de educación no garantizan un adecuado desarrollo de generaciones futuras.

Las dos primeras conclusiones nos permiten trazar un límite entre las expresiones “bienestar económico” y “felicidad”, ya que los dos fenómenos no siempre están relacionados. En las conclusiones tres y cuatro requieren de un tratamiento más detallado. Desde el comienzo del siglo XX, las instituciones ocupadas de la salud psíquica de la población (clínicas psiquiátricas y secciones psiquiátricas de los hospitales) asumían la responsabilidad del tratamiento de psicóticos y casos agudos de neurosis. En cambio, los neuróticos comunes, recibían tratamiento en las policlínicas, en consultas de psiquiatras u otros psicoterapeutas (existentes en todo el mundo, desde los años treinta, en Rusia desde los noventa).

En un comienzo, los psicoterapeutas eran psiquiatras. Desde la década de los años cincuenta, el rol de psiquiatras comienza a asumirlo los psicólogos especializados, a causa de que los psiquiatras no podían responder adecuadamente a las crecientes necesidades de la población. En Rusia, este proceso aún esta en parte atrasado, debido al retraso heredado de la legislación socialista.

Un gran rol juega la falta de personal, especialmente el hecho de que no todos los psiquiatras se convierten en psicoterapeutas, y esto ocurre en todo el mundo, no solo en Rusia. Aparte de esto, desde el momento del ingreso del estudiante al primer curso de la carrera de psiquiatría de una universidad médica, hasta finalizarla, pasan siete años, más los tres años necesarios para ser psiquiatra y otros tres años (si ver la carrera con la seriedad necesaria) para ser psicoterapeuta, como resultado son 13 años de estudio. Los psicólogos estudian cinco años, más tres años de especialización, convirtiéndose en psicoterapeutas después de ocho años. Hay que destacar que muchos de las materias que estudian los estudiantes de medicina en la universidad, no tienen nada en común con aquello que hay que saber al trabajar como psicoterapeuta; los psicólogos, en cambio, desde un comienzo, se especializan en la temática necesaria: el ámbito de los procesos y fenómenos psíquicos.

El otro problema consiste en que la psicoterapia en el siglo XX se dividió en escuelas, las que en muchos puntos de vista son enemigas entre sí, y como resultado de esto, no todos los métodos psicoterapéuticos tienen la debida base teórica y experimental. Aquí ya no importa quienes usan los métodos dudosos, los psicólogos o los psiquiatras, el resultado también será dudoso.

De esta manera, aparece la necesidad de encontrar métodos efectivos, probados y bien fundamentados científicamente y la creación de nuevos métodos de organización e instituciones dedicadas a la profiláctica, para así poder debidamente resolver este gran problema de la actualidad: la irrupción de los trastornos neuróticos en calidad de fenómeno masivo.

La realidad de la vida actual obliga a buscar métodos psicoterapéuticos más efectivos, con base científica; capaces de mejorar el estado del paciente en pocas sesiones psicoterapéuticas. En la mayor parte de los países desarrollados, el servicio psicoterapéutico forma parte del seguro médico, y obviamente, por esta razón tanto los psicoterapeutas, como los dueños de las compañías de seguros, están interesados en el trabajo científico consistente en desarrollar métodos psicoterapéuticos rápidos y efectivos.

Un trabajo muy serio en este ámbito comenzó en Australia en el principio de los años ochenta (The Quality Assurance Project), dirigido a un tratamiento eficiente de la depresión y de la agorafobia. La Asociación Americana de Psicólogos (APA) creó un comité (Task Force to identify and publicize treatments) que, hasta hoy en día, promueve métodos psicoterapéuticos y organizativos, recomendaciones que son tomadas muy en serio por los psiquiatras y las compañías de seguro. En el mundo anglosajón, los métodos psicoterapéuticos más recomendados son los cognitivo-conductistas; en Alemania, los símbolo-dramáticos. Casi siempre no son recomendadas las escuelas psicoterapéuticas mismas, sino conjuntos (programas psicoterapéuticos) que integran métodos de las diferentes escuelas, efectivos para resolver problemas específicos y definidos de los pacientes. En el trabajo actual, se intenta encontrar el fundamento de un conjunto de programas psicoterapéuticos, efectivos en el caso de enfermedades de la ansiedad, depresiones situacionales y algunos conflictos familiares.

Obviamente, para poder evitar o tratar exitosamente los trastornos psíquicos, hay que tener en cuenta la naturaleza de estos y algunas características de la patogénesis de los mismos. El punto de partida define el éxito final o el fracaso de todos los pasos siguientes en la búsqueda de la verdad y de métodos adecuados para un tratamiento efectivo y de la profiláctica de la aparición de los trastornos en mientes. No ha pasado mucho tiempo desde que la medicina se convirtió en ciencia. Fue en la mitad del siglo XIX, cuando fue establecida una clara relación entre las macro y micro alteraciones en los tejidos y órganos del organismo y las enfermedades, la medicina comenzó a salir de su estado de oficio empírico y pasar a un estado de discurso científica. Al mismo tiempo, el postulado médico de que “la enfermedad a causa de alteración en órganos y tejidos” trajo algunos problemas para la propia medicina.

Cuando Luis Pasteur descubrió el rol de los microorganismos patógenos en la causa de enfermedades, se vio enfrentado a la incomprensión por parte de la sociedad médica.

La Academia de las Ciencias Francesa rechazó los descubrimientos de Pasteur, principalmente porque los nuevos hechos y teorías quebraban el postulado médico existente en esa época. El hecho de que las infecciones pueden transcurrir sin alteraciones notables en anatomía de los órganos y tejidos, en algunos de los segmentos de la patogénesis de las enfermedades infecciosas, destruía la base de la medicina científica. Al final, Pasteur fue salvado por los vinicultores y los ganaderos de Francia, quienes estaban muy interesados en la salvación de sus bienes y poco preocupados por la estabilidad de definidos postulados médicos.

Esta historia se repitió al comenzar el estudio de las neurosis. Un siglo de investigaciones no basto para encontrar los trastornos anatómicos del cerebro que debían explicar las neurosis. El primer gran científico que teorizó sobre las neurosis fue el neurofisiólogo alemán Sigmund Freud quien encontró un camino muy interesante para tratar de reflejar en sus teorías las particularidades de las neurosis, al mismo tiempo siendo fiel a los postulados médicos de su tiempo. Freud, en su doctorado de neurofisiología, desarrolló una hipótesis, según la cual existe una energía síquica especial, la cual, como las otras formas de energía física conocidas no aparece ni se destruye y solo se transforma. Esta energía parte del instinto sexual y recibió el nombre de libido.

Durante la vida de Freud, su teoría de la libido sufre varios cambios, pero lo que persiste fue la base de esta, según la cual cada neurosis es un reflejo de la historia de las trasformaciones y fijaciones de la libido de cada neurótico. De esta manera, podemos decir que Freud destruye la base del postulado médico de ese tiempo, pero lo hizo pasando a un nivel más alto de leyes físicas y biológicas. Su postulado, resultó ser (hasta hoy en día) muy aceptado por los médicos, ya que el está muy relacionado con el postulado médico, ya que resulta consonante con el modelo médico, dado su inequívoco reduccionismo.

Pudiera rechazarse totalmente el modelo médico no solo se puede sino que ocurre siempre y, constantemente, incluyendo el caso de los psiquiatras practicantes. Resulta que “la libido o la energía psicológica”, no es más que una metáfora, detrás de la cual no existen realidades biológicas o físicas. Podemos radicalmente cambiar ese punto de vista a punto de partida los principios siguientes:

1. Existe una clase definida de sistemas, la función de los cuales es procesar la información.

2. La estructura y los procesos internos son necesarios, pero insuficientes para el trabajo de esa clase de sistemas.

3. Como condición indispensable surge la necesidad de un sistema externo que sirva de fuente de información, el que transforme dicha información respondiendo a los intereses del sistema.

4. Para los sistemas que cumplen la función de transformar la información y tiene existencia autónoma, el sistema-fuente de información es el medio ambiente que los rodea.

5. Existe una subclase de sistemas autónomos que transforman la información y son capaces de auto desarrollarse y auto perfeccionarse. El ejemplo más complejo de tales sistemas es la personalidad humana. Todas las tesis anteriores constituyen, en cierto sentido, la base de la psicología cognitiva.

6. Las neurosis y los estados neuróticos son el resultados de las diferentes relaciones entre individuo y el medio que lo rodea, en las diferentes etapas del desarrollo de dicho individuo. En gran medida, el estado del sistema nervioso no juega un gran papel en la aparición y desarrollo de las neurosis.

Por ejemplo, los elementos electrónicos del televisor son necesarios para que éste realice su función televisiva, para la cual ha sido fabricado, pero al mismo tiempo son necesarios los programas emitidos por los canales televisivos, sin los cuales el televisor se convierte en mueble. Pero los programas de televisión no se realizan dentro del televisor. Así como un programa de computador no es creado dentro del computador mismo, el cual debe recibir información continuamente desde afuera, sin la cual se convierte también en un mueble. Por lo anterior, no podemos culpar al televisor por los horribles programas que este transmite. Entre el individuo y su medio ambiente se establecen relaciones muy complicadas, y en ellas se establecen los programas y escenarios de conducta del individuo. La personalidad es reflejar el mundo exterior a cada momento, en calidad de campo psicológico (mundo interior, imagen del mundo, espacio interno).

El individuo es capaz durante el transcurso de su vida, producir sus propios programas de conducta y sus escenarios de vida, los que pueden ser adecuados y positivos, o patógenos y destructivos. En cada uno de los casos tiene lugar una definida e irrepetible historia de relación entre individuo y el medio que lo rodea. El campo psicológico del individuo se caracteriza por su parcialidad: cada elemento de dicho campo (imagen, idea, concepto, etc.) posee su valencia emocional par el individuo.

La teoría de las emociones hasta no hace mucho era la “cenicienta” de la psicología. Incluso muchos destacados autores han propuesto cambiar el termino “emoción” por el de “activación”, sin embargo, hay que tener en cuenta que el treinta por ciento de los afectados de cuales se habla en los párrafos anteriores, sufren de trastornos en el plano emocional, por lo que parece extemporáneo arrojar el concepto de emoción al vertedero, resultaría raro hablar de “enfermos de trastornos de la activación”. El hecho de que es difícil analizar las emociones sistemática y experimentalmente en condiciones de laboratorio, es problema de los métodos de investigación, y no es problema del objeto de investigación: la vida emocional del individuo. La aparición en la psicología de las emociones diferenciales ha apuesto las cosas en su lugar, destacando la participación de las emociones en cada una de las formas de vivencia y manifestación conductual del individuo.

La terapia cognitiva, las imágenes y las emociones

La psicología cognitiva apareció como reacción a la psicología del comportamiento, en el sentido de que los estudios comenzaron a probar la existencia de procesos psíquicos internos, lo que era totalmente opuesto a lo que profesaba la psicología del comportamiento. Por otro lado, la psicología cognitiva, en parte, es la heredera de la psicología del comportamiento Americana. El hecho consiste en que la psicología cognitiva tiene el carácter experimental del conductismo e incluso las estructuras cognitivas usadas en la creación de explicaciones, acá se usan solo en caso de hipótesis, que necesitan estrictas comprobaciones experimentales.

En lo que si la psicología cognitiva se adelantó a las demás orientaciones de la psicología, fue su rechazo metodológico de las metáforas físicas y fisiológicas en la teoría psicológica, y el comienzo del uso de esquemas explicativos, en los que se usan estructuras expresadas en términos de la información teórica. De esta manera, la psicología por primera vez, públicamente rechaza las inocentes explicaciones fisiológicas y físicas (basadas en las metáforas energéticas, libido de Freud, la tensión del campo psicológico de K. Levin).

Por otra parte, lamentablemente, la psicología cognitiva, la que podía pretender al nombre de psicología nueva con letra grande, se convirtió tan solo en la psicología de los procesos de conocimiento, excluyendo de su estudio aspectos importantes de la síquica humana. Las investigaciones cognitivas se centran en los procesos en los que las emociones son obstáculos para el individuo-operador (sistema de vigilancia y otros sistemas de hombre-máquina). En parte, esto se explica por el hecho de que dichas investigaciones “psico-tecnológicas” son bien financiadas, y, a la vez, por el hecho de que experimentar en el ámbito de la percepción y de la memoria es mas fácil que en el ámbito de reacciones neurótico-emocionales. Pero la psicoterapia necesita resolver problemas reales de gente real, y no tiene derecho de dejar de lado las preguntas difíciles, si la respuesta a estas pudiera ayudar a las personas que sufren.

Al mismo tiempo, cada escuela psicológica respetable se ve obligada a tener su propia psicoterapia y la psicología cognitiva no es excepción. Jorge A. Keli, uno de los fundadores de la psicología cognitiva, después de que promovió su teoría de la personalidad, la que influyo e influye aun significativamente en el desarrollo de toda la psicología en su conjunto, promovió una versión de psicoterapia, la que es algo parecido a una versión del psicodrama de Moreno, un poco echado a perder por un excesivo énfasis experimental. Hasta un científico tan importante como lo es A. Beck, quien es el fundador de la titulada psicoterapia cognitiva, creo una versión de la psicoterapia del sentido común, la cual es muy eficiente para la autoayuda de personas quienes tienen algunas inestabilidades psicológicas, pero resulta dudoso que pudiera ayudar en los casos de reales neurosis.

En todo caso, el método cognitivo abre nuevos horizontes en la psicoterapia y da posibilidad de crear nuevos métodos de intervenciones psicoterapéuticas que abarquen todos los métodos e ideas útiles creados por las diferentes escuelas psicoterapéuticas, dando así un gran paso hacia el desarrollo de la psicoterapia como ciencia. Para lo anterior se necesita:

1. Dejar de lado los intentos de crear una psicoterapia cognitiva exclusiva de ésta escuela, basada en las capacidades mentales y lógicas de las personas. Estos intentos surgen al ver la psicología cognitiva tan solo como psicología del conocimiento. En realidad, la psicología cognitiva la psicología que no tiene como principios explicativos las metáforas físicas o fisiológicas sino solo principios explicativos basados en la información.

2. Ampliar la comprensión del proceso de codificación de la información por el cerebro, incluyendo también la codificación de las emociones, símbolos, y de la información sensorial y motora.

3. También surge la necesidad de dejar de lado el esquema de la psíquica como un reflejo, surgiendo la necesidad de un mayor desarrollo de las investigaciones sobre la actividad y la auto organización de la personalidad.

Desde el momento en que apareció la psicología cognitiva, surgió la discusión sobre la forma de codificación de la información recibida. Existen dos hipótesis en relación con este hecho, una es la de la codificación doble y la otra de una codificación única. Según la primera hipótesis, la información sensorial es codificada como imagines sensoriales y a la vez como imagines generalizadas y abstractas. Las demás hipótesis aceptan tan solo una forma de codificación: o la información se codifica de forma sensorial o en forma abstracta, nunca ambas a la vez. Los brillantes experimentos de Peivio comprobaron la hipótesis dual de la codificación de la información (de la forma abstracta y sensorial) y la formación de la «imagen mental» a base de esta.

La experiencia psicoterapéutica muestra que la información del mundo es codificada tanto de la forma sensorial, como de la abstracta, y más aún, es interpretada en códigos propioceptivos e emocionales a la vez. Cada uno de los representantes del mundo animal se ve obligado a conocer (a través de alguna forma de descodificación) las características de los fenómenos del mundo exterior y lo que significan estos para el (son estos peligrosos, comestibles, etc.) y a la vez debe saber como el puede actuar ante ellos (si es que debe empujarlo, moverlo a un lado, agarrarlo, etc.) Ante los ojos de la persona aparece un mundo totalmente diferente al de los mapas geográficos o turísticos. Este mundo se caracteriza por su electiva inexactitud, pragmatismo y parcialidad. En el las emociones juegan el papel de “marcadores” de la importancia de todos los elementos para el individuo mismo. A.N. Leontiev precisamente destaca, que las emociones son una clase especial de procesos que signalizadores que señalan las relaciones entre el objeto y las necesidades del individuo. Si ver el término “objeto” en el sentido amplio de la palabra, la cual comprende también los objetos de la imaginación, entonces la definición de Leontiev es totalmente correcta.

Algunos de los autores niegan la existencia de una imagen interna del mundo, en calidad de componente necesario de la psíquica o cuestionan la necesidad de la tal imagen, y la clasifican como un epifenómeno innecesario; o en otros casos niegan totalmente la oportunidad de creación de la imagen de la realidad, la transformación y conservación de la información en calidad de imagines superaría la capacidad del volumen de memoria del cerebro. Si tomar en serio esta tesis, entonces resulta que la percepción misma no es posible, ya que, entonces, la más simple percepción superaría el volumen del cerebro.

Durante la percepción se reflejan, y en parte decodifican los detalles del mundo exterior y de alguna forma estos se transforman continuamente, mientras tiene lugar el proceso de percepción por la persona, y todo este proceso nunca supera el volumen del cerebro. Lo anterior quiere decir que las capacidades del cerebro son enormes. La teoría ingenua de los años sesenta del siglo anterior, según la cual la neurona es como un elemento eléctrico, el cual puede existir en dos estados: excitado no excitado (como una lámpara eléctrica y en total acuerdo con la lógica binaria), hay que destacar que el mecanismo de una neurona es totalmente diferente al funcionar de una simple lámpara eléctrica y mucho más complejo.

El individuo es un sistema capaz de auto organizarse, de actuar independientemente, de elegir los programas y escenarios de vida por si solo, de perfeccionarse y también es capaz de hacerse responsable de sus hechos. El individuo siempre elige las impresiones que quiere recibir del mundo exterior o interior, por lo que la imagen del mundo resulta parcial y en gran parte simbólica. El mundo interior no es solamente imagen, la cual nosotros vemos cuando nos ensimismamos, el mundo interior existe siempre, y no es solo un “mapa de la localidad”, sino un campo psicológico similar al referido por K. Levin, en el cual ocurre una constante búsqueda, interpretación, transformación de la información recibida del mundo interior u exterior. Se puede afirmar que no existe ningún muro de Berlín entre la experiencia exterior y la interior. Obviamente, existen claras diferencias entre la actividad del mundo exterior e interior del individuo, pero en algunos de los casos esa experiencia puede ser intercambiada mutuamente entre estos dos mundos.

Cuando el paciente esta sentado en el sillón de la recepción del psicoanalítico, y habla de “todo lo que se le viene a la mente sin ninguna critica” en ese mismo momento realiza una labor muy importante, la cual en muchos casos trae bastante información nueva y valiosa, esa experiencia puede conducir a algunos cambios positivos en el individuo mismo, y todo esto ocurre cuando el paciente se encuentra en un estado de máxima pasividad. Resultados más positivos aun se logran en las sesiones símbolo dramáticas, cuando el paciente se relaja, entra en si mismo y pasea por su mundo interior, formado por imagines y símbolos, mientras se encuentra en un estado de completa pasividad externa.

Se puede pensar que está comprobada la eficiencia de la psicoterapia del comportamiento y la sorprendente la eficiencia del símbolo drama, se consigue debe a que en ambos casos tiene lugar la acumulación sistemática de experiencia nueva por el paciente, en un estado especial en que tal experiencia se asimila con especial facilidad, lo que le permite al mismo, cambiar algunos de los programas y escenarios destructivos, por otros, mas adecuados para una vida exitosa y feliz.

El alto nivel de la abstracción del método cognitivo, el cual no está ligado a ninguna de las metáforas sicológicas existentes, puede ayudar a la creación de programas psicoterapéuticos generales, capaces de unir las partes positivas de la misma psicología cognitiva y conductista, y de la psicología humanista y, por qué no, del psicoanálisis y otras escuelas psicoterapéuticas. Todo lo anterior puede mejorar notablemente la eficiencia del trabajo psicoterapéutico y simplificar el proceso de formación de psicoterapeutas, y a la vez hacer más sencilla la aplicación de la psicoterapias de forma más o menos masiva; facilitando también la forma de medir cuantitativamente los resultados de la misma. Todo esto es un trabajo colosal, pero este es justamente el llamado al que hay que responder y el camino que hay que seguir.


  • ____________________________________________________
    Para citar este artículo:
    --------------------------------
    Pérez, R. (2004, 16 de septiembre ). Los trastornos de la ansiedad, como problema masivo del mundo actual y la búsqueda de programas terapéuticos específicos. PsicoPediaHoy, 6(39). Disponible en: http://psicopediahoy.com/trastornos-de-la-ansiedad-programas-terapeuticos/
    ____________________________________________________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *